Historia de la pasión, muerte y resurrección de Cristo contado para niños

La muerte y resurrección de Jesús es el pilar del cristianismo, una religión que cree en una vida más allá de la muerte. La historia que así lo demuestra es la pasión de Jesucristo: desde cómo y por qué fue juzgado por los poderosos de Jerusalén en aquel momento hasta por qué fue crucificado y cómo fue su resurrección. Aquí encontrarás la historia de esta parte esencial del catolicismo, contada para niños, y basada en la narración de los evangelistas.

La historia de la muerte y resurrección de Jesús contada para niños

Relatos de la Biblia para niños

Jesús ya contaba con 33 años desde aquel día en el que nació en un humilde portal de Belén. Una estrella había anunciado que Él era el rey que esperaban, el hijo de Dios. Y desde entonces, creció y se convirtió en portavoz de los mandatos y principales mensajes de su Padre. Su misión no era otra que la de predicar y dar ejemplo de cuáles debían ser los principales valores de convivencia entre las personas y por qué debían creer en Dios y en la resurrección.

Pero por entonces, existía un grupo de personas muy poderosas que no veían con buenos ojos a Jesús. Es más, le veían como un revolucionario muy peligroso, ya que se había hecho con muchos discípulos que le seguían y muchísimas personas que le adoraban.

– Es un peligro para nosotros- decían algunos- ¡Está consiguiendo que la gente se ponga en contra nuestra!

Por eso, idearon un plan para conseguir que el procurador, Poncio Pilato, le condenara a muerte.

Y así, los sumos sacerdotes, consiguieron convencer a uno de los discípulos de Jesús para que entregara a su maestro y les dijera dónde estaba a cambio de dinero. Su nombre era Judas Iscariote.

La última cena y el anuncio de Jesús a sus amigos de su inminente muerte

Jesús ya sabía cuál iba a ser su final. Sabía que debía entregarse a la muerte, que pronto le mandarían capturar. Todo lo que decía enfadaba a los más poderosos y era consciente de ello.

En plena Pascua, Jesús decidió celebrar con sus discípulos una última cena para despedirse de ellos. Así que invitó a sus amigos y todos se sentaron alrededor de una mesa. También estaba Judas Iscariote, el discípulo que acababa de decir a un sacerdote dónde encontrar a Jesús a cambio de 30 monedas de plata.

Durante la cena, Jesús les enseñó cómo debían celebrar la eucaristía en nombre de Dios, y después Jesús les dijo:

– En verdad os digo que esta noche uno de vosotros va a entregarme.

Todos se alteraron y comenzaron a preguntar:

– ¿Soy yo?

– ¿No seré yo, Jesús?

Hasta que preguntó Judas:

– ¿Soy yo acaso?

Y Jesús contestó, mirándole:

– Eres tú quien lo ha dicho.

Después de la cena, se retiraron a una zona repleta de olivos. Allí, Jesús les dijo:

– Pronto moriré, pero después resucitaré y me encontraré con vosotros en Galilea.

– Jesús, yo no te dejaré nunca- le dijo entonces Pedro.

– Pedro- contestó Jesús- Te aseguro que tú también me negarás. Antes de que cante el gallo, me habrás negado tres veces.

– No, eso nunca- protestó Pedro.

El arresto de Jesús en Getsemaní y el primer juicio ante los sacerdotes

Jesús se dirigió entonces con sus discípulos a una finca llamada Getsemaní. Allí les pidió que estuvieran orando con él hasta que le apresaran, pero los discípulos, muertos de cansancio, se durmieron, y Jesús se quedó solo y angustiado hasta que comprendió que era así como debían cumplirse las escrituras.

En plena madrugada, llegó Judas Iscariote, acompañado de un grupo de gente armada con palos y espadas. Entonces se acercó y le dio un beso diciendo:

– Saludos, maestro.

El beso era la señal para indicar a la muchedumbre quién era Jesús.

Llevaron a Jesús hasta el Sanedrín (Consejo supremo de los judíos) ante el sumo sacerdote, Caifás, y Pedro les siguió para sentarse junto a varias personas y ver lo que sucedía.

Los sacerdotes le increparon, buscando la forma de condenarlo a muerte. Cuando Jesús aseguró que era el Mesías, el hijo de Dios, los sumos sacerdotes lo consideraron una ofensa muy grave y comenzaron a escupirle. Acordaron entonces llevarle ante Poncio Pilato.

Las tres negaciones de Pedro

En medio de la algarabía, una mujer reconoció a Pedro, pero éste negó conocer a Jesús, porque tenía mucho miedo. Una segunda mujer dijo:

– Ese de ahí está con Jesús. Yo le conozco…

Y él volvió a decir:

– Me confundes con otro. Yo no conozco de nada a ese Jesús.

Y ya cuando iba a salir por la puerta, otros le dijeron:

– ¿No eres tú uno de los discípulos de Jesús?

– Os juro que no le conozco de nada- volvió a decir Pedro.

Justo en ese momento se escuchó el canto del gallo, y Pedro, que recordó lo que le había dicho Jesús en el monte de los olivos, rompió a llorar amargamente.

El juicio de Poncio Pilato a Jesús

Los sacerdotes llevaron maniatado a Jesús ante el procurador, Poncio Pilato.

– Dicen que tú mismo te presentas como rey de los judíos. ¿Es eso cierto?- preguntó el procurador.

– Sí, lo soy- contestó Jesús.

Pero desde esa respuesta, por más que Poncio Pilato preguntaba a Jesús, Él no respondía nada, y el procurador no encontraba razones de peso para crucificarle. Entonces, recordó que según mandaba la tradición, durante esos días debía perdonar a un preso.

Tenía a Barrabás, un asesino muy conocido en la zona. Así que se acercó a la muchedumbre que se agolpaba fuera del recinto y les preguntó:

– ¿A quién queréis que perdone la vida, a Jesús que dice ser el rey de los judíos o al asesino Barrabás?

Los sacerdotes incitaron a la gente para que gritará:

– ¡A Barrabás! ¡Suelta a Barrabás!

Poncio Pilato no estaba conforme y siguió preguntando:

– ¿De verdad queréis que crucifique al que dice llamarse Jesús?

Y todos contestaron:

– ¡Crucifícale!

Entonces, Poncio Pilato mandó traer una vasija con agua y, lavándose las manos dijo:

– Vosotros lo habéis decidido. Yo me lavo las manos porque no tengo nada que ver con la ejecución de este inocente.

Y entregó a Jesús a los soldados para que le crucificaran.

De cómo Jesús fue crucificado

Los soldados azotaron a Jesús, le cubrieron con un manto púrpura e hicieron una corona de espinas para reírse de Él:

– Salve, rey de los judíos- decían burlándose y riendo.

Después le hicieron cargar con su pesada cruz hasta el Gólgota un monte que estaba a las afueras de Jerusalén y que también se conocía como ‘Monte de las calaveras’. Y allí fue crucificado Jesús entre dos ladrones, con un cartel que decía: ‘Rey de los judíos’.

De los dos ladrones que le acompañaban a los lados, uno le increpó:

– ¿Por qué no te salvas? ¡Todo lo que dices son mentiras!

Sin embargo, el otro ladrón le dijo:

– ¡Déjale en paz! Señor, acuérdate de mí cuando estés en el cielo.

Y Jesús le contestó:

– En verdad te digo que hoy mismo estarás conmigo.

Muchas personas se acercaban a insultarle y a reírse de Él:

– Vamos, baja de la Cruz si tanto poder tienes.

– ¿No eres el hijo de Dios? ¿Cómo dejas que te maten?

Cuando Jesús murió, le bajaron de la cruz y le llevaron hasta un sepulcro que había preparado para él un miembro ilustre del sanedrín que no apoyaba a sus compañeros y era justo y noble: José de Arimatea.

El sepulcro fue cerrado con una enorme piedra y algunos soldados de Poncio Pilato vigilaron su entrada para evitar que ningún discípulo de Jesús se llevara el cuerpo.

Cómo fue la resurrección de Jesús

Pero al tercer día, un estruendo parecido al de un terremoto, sacudió la tierra. Y un ángel se posó sobre la piedra que tapaba el sepulcro de Jesús, anunciando a todos que había resucitado.

Los soldados palidecieron al ver aquello y dijeron: ‘En verdad era el hijo de Dios’.

Allí estaban dos mujeres: María madre de Santiago y Salomé y María Magdalena, y ambas comprobaron que el sepulcro estaba vacío. A mitad de camino de vuelta se encontraron con Jesús, ya resucitado, quien les dijo:

– Id y avisad a todos. La palabra de mi Padre se ha cumplido. Me encontraré con todos en Galilea.

Y ya allí, en Galilea, se encontró con sus 11 discípulos (ya que Judas, preso de remordimientos por entregar a Jesús, se había quitado la vida). Sus discípulos apenas podían creer lo que veían: su maestro estaba frente a ellos, tres días después de muerto. Aún tenía las heridas de los clavos en las manos y pies, y la que dejó una lanza de un soldado romano en su costado.

El apostol Tomás tocó sus heridas para cerciorarse que eran reales. Y Jesús dijo entonces:

– Tú, Tomás, necesitas ver para creer. Dichosos aquellos que crean sin ver.

Jesús les indicó que su misión ahora era la de predicar sus enseñanzas. Después de este encuentro, Jesús ascendió al cielo.

Reflexiones sobre la Pasión de Cristo para los niños

La Pasión de Cristo es sin duda la parte más importante de la Biblia, ya que anuncia la existencia de la vida después de la muerte. La religión católica cree en la resurrección, tal y como vino a demostrar Jesús. Esta historia resume para los niños cómo fue el arresto y la muerte de Jesús en la cruz, pero sobre todo, cómo fue su resurrección.

Cada año, durante la Semana Santa que sigue a la Pascua, se escenifica este momento tan importante, que sirve de reflexión sobre los valores y el testimonio que Jesús dejó en vida y sobre todo sobre la noticia tan importante que tenía que dejarnos sobre la vida más allá de la muerte.

También podemos sacar todas estas reflexiones de la historia que acabas de leer:

La humildad en la figura de Jesús: A pesar de que Jesús era un joven rebelde ante las normas que imperaban en la época, siempre tuvo clara su misión y su papel ante Dios, su Padre. Su humildad le hizo acatar una difícil decisión, que al principio no conseguía entender:la de entregar su vida en la cruz. Jesús era poderoso y sin embargo, escogió la sencillez y la humildad como forma de vida y como ejemplo ante los hombres.

El miedo del hombre en la negación de Pedro: Pedro era uno de los grandes seguidores de Cristo, uno de los más fieles. Y sin embargo, ala hora de la verdad, cuando tenía la oportunidad de mostrar ante todos sus ideales, tuvo miedo, y prefirió negar su amistad con Jesús. El miedo es una emoción presente en todas las personas. Es difícil dar la cara por otra persona si existe el riesgo de perder la vida por ello.

La avaricia de los hombres en la figura de Judas: Judas prefirió unas cuantas monedas de plata antes de salvar a Jesús. La avaricia le pudo y pensó que la carga no sería después tan grande. Sin embargo, cuando se dio cuenta de que había vendido una vida tan valiosa a cambio de unas míseras monedas, se sintió tan miserable que decidió acabar él mismo con su vida.

Jesús tuvo miedo, pero siguió adelante, en una muestra de amor y entrega absoluta: Jesús tuvo que vivir un momento realmente horrible. Sabía que iba a morir, y tenía la opción de huir, de esconderse, pero no lo hizo, sino que se entregó, de forma valiente, venciendo a su angustia, su miedo y sus dudas. Y todo porque sabía que era lo que su Padre quería que hiciera. Confió al final en Él y tuvo su recompensa.

Vídeo para niños sobre la muerte y resurrección de Jesús

Si lo prefieres, puedes mostrar a tu hijo este vídeo que resume cómo fue la Pasión de Cristo: