Una fábula de Esopo sobre la sinceridad y la honestidad

‘La zorra y el leñador’ es una conocida fábula de Esopo que habla de honestidad, sinceridad y de bondad. También explica a los niños por qué deben aprender a desconfiar de las palabras, ya que las personas a veces mienten. Utiliza las fábulas como recurso educativo: tienen mucho que enseñarnos.

Una fantástica fábula sobre la honestidad para niños: ‘La zorra y el leñador’

Fábula sobre la honestidad para los niños

Unos cazadores perseguían a una pequeña zorra, que asustada, llegó corriendo hasta una zona del bosque en donde trabajaba un leñador. La zorra, al ver al leñador, le pidió ayuda:

– Por favor, leñador, escóndeme en tu cabaña. Me persiguen unos cazadores. ¿Puedes ayudarme? 

-Claro que sí, dijo asombrado el leñador- y abrió la puerta de su cabaña para que la zorra pudiera entrar. 

Entonces llegaron los cazadores, y al ver al leñador, le preguntaron:

– Perdone usted, buen hombre… ¿no habrá visto por casualidad un zorro corriendo por aquí? 

Y el leñador contestó:

– ¿Un zorro? Pues no, la verdad… 

Sin embargo, mientras decía esto, señalaba con la mano a su cabaña, indicando con gestos a los cazadores que se encontraba allí. Pero los cazadores no entendieron muy bien qué quería decir con la mano, así que continuaron su camino y se alejaron, mientras que la zorra, que lo había visto todo a través de una rendija, salió de la cabaña y se puso a andar en la dirección contraria a la que habían tomado los hombres.

– ¡Eh, zorra!- dijo entonces el leñador- ¿No me vas a dar las gracias por haberte ayudado?

La zorra, un tanto apenada, se dio la vuelta y contestó:

– Si tus manos hubieran obedecido a tus palabras, te las daría. 

Moraleja: ‘Cuidado: no siempre los actos acompañan a las palabras’

Escucha la fábula ‘La zorra y el leñador’ con este audio relato

Si lo prefieres, puedes escuchar la fábula. Sólo tienes que dar al play de este Podcast:

Valores que puedes trabajar con esta fábula de Esopo

Con esta fantástica fábula corta podrás trabajar con tu hijo todos estos valores:

El valor de la honestidad, que es aquel que nos lleva a cumplir nuestra palabra.

La prudencia como un valor necesario para protegernos de los peligros.

– Qué es la bondad y lo que ésta implica.

– Con quién debemos mostrar gratitud

Reflexiones sobre la fábula de la Zorra y el leñador para niños y mayores

Parece mentira que en una fábula tan corta podamos abordar tantos puntos, pero en este caso, con tan solo unas cuantas palabras, la fábula nos está hablando de todo esto:

Cumple tus promesas: Las promesas están para cumplirlas, y las palabras para ser acompañadas por los actos. No puedes decir una cosa y hacer otra distinta. No es honesto. Equivale a una mentira y a una traición.

No confíes en todo lo que te dicen: Muchas personas hablan mucho y prometen mucho y luego no cumplen sus promesas. La vida nos enseñar a usar la prudencia y a desconfiar hasta cierto punto de algunas personas, para garantizarnos que no nos van a engañar.

A quién mostrar gratitud: Agradecer un favor es un valor esencial necesario. Pero evidentemente, no puedes agradecer un acto que partió de una mentira, como en este caso. La gratitud nace del corazón y llega hasta los actos buenos que también partieron del corazón. Quien miente o no cumple sus promesas, no merece gratitud.

A los mentirosos seles pilla rápido: La zorra había visto lo que el leñador estaba haciendo, y le pilló mintiendo. A ella le había prometido protección y sin embargo, la estaba entregando a los cazadores. Y es que al final, las mentiras acaban por ser descubiertas y el mentirosos, desenmascarado. Y ya sabes que los mentirosos al final son rechazados por los demás.

Algunas preguntas de comprensión lectora para tu hijo

Puedes usar esta fábula de Esopo para mejorar la atención y la comprensión lectora de tu hijo. Para ello, puedes hacerle unas preguntas sobre el texto al finalizar la lectura. Por ejemplo, puedes usar estas preguntas:

1. ¿De quién huía la zorra?

2. ¿Qué le pidió la zorra al leñador?

3. ¿Cumplió el leñador su promesa?

4. ¿Por qué no le dio las gracias la zorra al leñador?

Tal vez también te interese...

TU COMENTARIO

Pin It