La novia del príncipe errante. Cuento popular

Si te gustan los cuentos de hadas más clásicos, este de ‘La novia del príncipe errante’, te encantará. Es un cuento popular europeo cuyo contexto lo encontramos de forma muy parecida en otros cuentos: tres príncipes hermanos que se disputan el trono de su anciano padre y tres pruebas que el monarca impone para determinar quién merece el título. Por medio, por supuesto, una hermosa princesa y un encantamiento…

El cuento para niños La novia del príncipe errante

El cuento infantil La novia del príncipe errante
El cuento ‘La novia del príncipe errante’

Hace mucho tiempo, en un lejano reino, vivía un anciano rey con sus tres hijos. Cerca de allí, en un reino limítrofe, una anciana vivía con su hermosa hija de nombre, Margarita.

Un día el rey le dijo a sus hijos que partieran por los reinos cercanos a comprobar cómo era la vida más allá de sus fronteras, y al llegar al reino en donde vivía Margarita, la vieron asomada a la ventana.

– ¡Mirad qué muchacha tan hermosa!- dijo uno de los jóvenes.

Los tres hermanos se quedaron prendados de ella al instante. Tal es así, que comenzaron a luchar por ver quién hablaría con ella.

Justo en esa calle vivía un brujo, que, alertado por los golpes de las espadas, salió a ver qué sucedía.

– ¡Tres hermanos peleándose por una dama! ¿Cómo es posible? Por muy hermosa que sea… ¿Y si no lo fuera?

El brujo, enfadado, encantó a la princesa y la transformó en rana. Solo aquel que le demostrara amor a pesar de su nuevo aspecto, podría casarse con ella y romper aquel hechizo.

Los tres príncipes, al ver que la joven había desaparecido, dejaron de luchar y siguieron su camino. Pocos días después, regresaron junto a su padre.

La novia del príncipe errante: La decisión del rey

Un tiempo después, el rey, que ya estaba muy cansado, decidió ceder el trono a uno de sus hijos. Pero… ¿a cuál de ellos? Y pensando y pensando, decidió poner tres pruebas para determinar cuál de sus amados hijos sería el próximo rey.

– Creo que es hora de que uno de vosotros herede el trono, hijos míos, pero no puedo decidirme por ninguno, así que he pensado en que debéis pasar tres pruebas..

De esta forma se lo comunicó el rey a los príncipes un buen día. La primera prueba sería la siguiente:

– Debéis traer una tela tan fina, que pueda caber en el anillo de mi dedo meñique.

Los tres hermanos partieron en busca de la tela. Fueron juntos hasta que el camino se dividió en tres: dos de ellos eran caminos hermosos, con mucha vegetación, y muy anchos. El otro, era estrecho y árido.

Los hermanos mayores fueron por los caminos más hermosos, y el hermano pequeño, por el más complicado. Y mientras que los hermanos mayores encontraron reinos en donde pudieron comprar muchas telas, y muy hermosas, el hermano pequeño tuvo que andar muchísimo hasta llegar a un río. Allí se sentó a descansar mientras se lamentaba.

– ¡No lo conseguiré nunca!

La pequeña rana del río

De pronto, una pequeña rana asomó la cabeza:

– ¿Qué te pasa, príncipe?

– Mi padre nos ha pedido que llevemos la tela más fina que encontremos y nunca lograré encontrar ninguna. Debe caber por un diminuto anillo que él tiene…

– No te preocupes, si confías en mí… Yo podré ayudarte.

– Claro, ¿por qué no iba a confiar en ti?- respondió el príncipe.

Aquella rana, sin saber muy bien por qué, le gustaba. La rana se zambulló en el agua y apareció a los pocos segundos con un trozo de tela lleno de barro. El príncipe la agarró con un poco de pudor, pero decidió fiarse de aquel animal.

Cuando llegó al castillo, ya habían llegado sus hermanos. El rey intentó pasar la tela de los mayores por el anillo, pero no cabía. Y luego tomó la de su hijo menor. A pesar de ser un trozo de tela vieja y sucia.. ¡pudo entrar por el anillo!

– Bien, – dijo el rey- ya tenemos el ganador de la primera prueba. La segunda prueba es la siguiente: tenéis que traer un perro tan pequeño que pueda caber en la cáscara de una nuez.

Sin duda, era una prueba muy complicada. Los dos hermanos mayores fueron por los mismos caminos y el menor, de nuevo, llegó hasta el río, en donde esperaba su amiga la rana.

– ¿Qué tienes que hacer ahora?- le dijo el animal.

– Uff… No sé si vas a poder ayudarme, rana… Tengo que llevar un perro tan pequeño que pueda caber en una cáscara de nuez…

– ¿Confías en mí?

– Claro que sí.

– Toma esta bellota y ábrela cuando llegues al castillo.

La novia del príncipe errante y la última prueba

La rana le mostró una bellota muy pequeña que él guardó en el bolsillo. Aunque aquello le parecía algo realmente increíble, no dudó de la rana, y en el momento en el que llegó al castillo, vio cómo sus hermanos también llegaban con numerosos perros muy pequeños. Pero ninguno de ellos era lo suficientemente pequeño como para meterse en una cáscara de nuez.

Cuando le tocó el turno al hermano pequeño, sacó la bellota que le había dado la rana, la abrió con delicadeza y de su interior saltó a su mano un diminuto perro blanco. El rey, asombrado, dijo:

– Ya tenemos vencedor de la segunda prueba, aunque la última prueba será la que más valga. Se trata de traer hasta aquí a la mujer más hermosa.

– Vaya- pensó con tristeza el menor de sus hijos- En esto mi amiga la rana no podrá ayudarme… ¿Dónde encontraré a una mujer hermosa?

Aún así, fue hasta el río, allí le esperaba la rana.

– Dime, príncipe, ¿cuál es la tercera prueba que os puso vuestro padre?

– Ya lo siento, amiga rana, pero no creo que me puedas ayudar. Tengo que regresar con la mujer más hermosa… Y no sé ni dónde empezar a buscar, pues la mujer más hermosa la conocí hace muy poco en un reino cercano. Margarita, creo que se llamaba… Me enamoré nada más verla. Pero desapareció de pronto y nunca más se volvió a saber de ella…

– ¿Confías en mí?- preguntó entonces la rana.

– Claro, pero…

– Debes regresar a casa de tu padre. La hermosa princesa te seguirá y saldrá a tu encuentro.

La novia del príncipe errante y su encantamiento

La novia del príncipe errante, un cuento de hadas popular
El precioso cuento para niños La novia del príncipe errante

El príncipe decidió hacer caso a la rana y comenzó a andar. A mitad de camino, vio que le adelantaba una calabaza tirada por pequeños ratones. La llevaban dos enormes sapos y tras ellas más ratas seguían el carruaje. Dentro, le saludó su amiga la rana. Él devolvió el saludo, extrañado de verla dentro de esa calabaza, pero sonrió. La verdad es que ese pequeño animal le hacía feliz.

Siguió caminando, y al girar una curva del camino, se encontró de pronto con un hermoso carruaje tirado por caballos negros. Dos donceles como conductores del carro, y dentro, la mujer más hermosa del universo… ¡Margarita!

El joven se quedó petrificado, sin saber qué decir.

– Sube, acompáñame y lleguemos juntos al castillo- dijo Margarita.

Cuando llegaron, sus hermanos, acompañados por hermosas damas, no podían creer lo que veían: ¡Su hermano pequeño había encontrado a Margarita! Sin duda, era de entre todas la más hermosa.

El rey no tuvo dudas: su hijo menor heredaría el trono y la nueva reina sería su prometida. Margarita pasó a ser reina y ambos vivieron muy felices el resto de sus vidas.

Qué temas puedes trabajar con el cuento La novia del príncipe errante

Puedes usar este cuento popular para hablar de:

  • La verdadera belleza.
  • El valor de la bondad.
  • La confianza.
  • El esfuerzo y la perseverancia.

Reflexiones sobre el cuento La novia del príncipe errante

Ya sabemos que la belleza está en el interior, pero… ¿qué significa eso exactamente? Que valores como la bondad, la generosidad, la empatía… es lo que realmente nos hace bellos por encima de la belleza superficial:

  • La belleza de la bondad: El príncipe de menor edad no sabía explicar por qué se sentía tan bien al lado de esa pequeña rana de aspecto un tanto repulsivo. Era amable, generosa… Le ayudaba a resolver sus problemas y mostraba compasión. La pequeña rana enseñó al príncipe a mirar la belleza con otros ojos. Y sí, recordaba la belleza de Margarita, pero en realidad admiraba aún más la otra belleza, la de la rana.
  • Las recompensas tras el camino más árido: El hermano menor escogió el camino menos hermoso, el más difícil, pero aquel que más merecía la pena, porque después de tanto esfuerzo, al final conseguiría una gran recompensa. Y es que a veces el mejor regalo se consigue con esfuerzo y salvando obstáculos. Puede que el camino más feo y complicado nos lleve al final al éxito, mientras que el camino aparentemente más sencillo, no nos de lo que realmente necesitamos. Así en la vida, al final lo que más valor tiene para nosotros es lo que hemos conseguido con mayor esfuerzo, aquello que logramos tras muchos obstáculos y dificultades. Mientras que eso que nos dieron de forma casi gratuita, no tiene tanto valor al fin y al cabo.

«A menudo el camino menos sencillo y con más obstáculos es el que al final nos ofrece lo que realmente buscamos»

Reflexiones sobre el cuento La novia del príncipe errante
  • El regalo de tener cerca a alguien en quien confiar: La pequeña rana fue en sí misma el gran regalo que el príncipe menos recibió al final del camino. Él no sabía que era Margarita y en cambio se quedó prendado de su generosidad y bondad. Esto hizo que confiara en ella plenamente. Y esta confianza, a su vez, hizo que la rana quisiera seguir ayudándole. ¿Qué hubiera pasado si el joven no hubiera confiado en la rana? Ella no le hubiera podido ayudar. Y por supuesto, el maleficio del brujo no se habría deshecho.

Otros preciosos cuentos de hadas para niños

¿Te gustan los cuentos de hadas? Aquí tienes alguna sugerencia más:

  • Al este del sol y al oeste de la luna: Un cuento noruego muy hermoso, lleno de fantasía y de imaginación, que nos habla de esfuerzo y perseverancia. Y sí, también de amor.
  • La hojita de abedul cantante y tintineante: Este curioso cuento alemán nos habla de que debemos pensar muy bien las promesas que hacemos antes de comprometernos, porque las promesas, luego hay que cumplirlas…
  • La novia arbusto: De nuevo tenemos un cuento noruego, muy original, que nos habla de las recompensas a la bondad y la generosidad.

Y por supuesto, encontrarás muchos más entre la selección de cuentos de los hermanos Grimm. ¡Echa un vistazo!

Y recuerda que también podrás escuchar alguno de estos maravillosos cuentos narrados gracias a los podcast:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 3

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

2 respuestas

  1. Mmm, me encanta cada cuento que encuentro aquí, tienen romance, valores y sobre todo un trama, necesarios para llamar el interés ¡Gracias por compartir!!! :))

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *