Cuento infantil con valores

Aquí tienes un hermoso cuento para niños con valores, de la escritora Georgia Travels: ‘La historia de Kattor’. Esta es la historia de un pequeño tigre un tanto vanidoso al que su madre termina enseñándole el significado de la humildad.

Un bello cuento para niños sobre la humildad: La historia de Kattor

El cuento de la historia de Kattor, un cuento para niños con valores
‘La historia de Kattor’, un cuento para niños sobre la humildad

Kattor era un pequeño tigre, muy hermoso, de piel suave y rayada y ojos brillantes. Vivía con su madre en una cueva, y le encantaba saltar entre las ramas y juguetear con las hojas caídas de los árboles. Cada noche, preguntaba a su madre:

– ¿Verdad que soy un tigre grande y fuerte?

Y su madre, le respondía:

– Sí, Kattor, eres un pequeño tigre muy fuerte.

Y aplastaba con dulzura las hojas de su cama para que pudiera dormir más a gusto.

Poco a poco, su madre comenzó a dejarle salir más tiempo fuera de la cueva. Kattor se dio cuenta de que cada vez se sentía más fuerte y poderoso. Podía rasgar las hojas de un solo zarpazo e incluso, arañar la corteza de los troncos.

El pequeño tigre creció y se convirtió en un apuesto y joven tigre, preparado para aprender a cazar. Su madre le enseñó el arte de la caza y un día regresó a la cueva con su primera presa. Esa noche, volvió a preguntar a su madre:

– Mamá, ¿verdad que soy un tigre grande y muy fuerte?

Y ella respondió:

– Sí, hijo, eres un tigre joven muy fuerte.

– Conquistaré el planeta para ti- le dijo a su madre.

La historia de Kattor y el viento

Kattor se sentía el amo del mundo. Era fuerte, poderoso. Los animales pequeños salían corriendo en cuanto le veían. Muchos, chillaban asustados. Solo tenía que rugir para que hasta los árboles se estremecieran.

Pero un día, el cielo se oscureció. Asustado, se metió en la cueva y preguntó a su madre:

– Mamá, ¿qué pasa, porque no hay luz?

– Es una tormenta, hijo- respondió su madre.

– ¿Y es fuerte esa tormenta?

– Sí que lo es, sí…

– Pues la conquistaré para ti- dijo él.

Y Kattor salió de la cueva. El viento comenzó a azotarle con fuerza y la lluvia se metía en sus ojos. El joven tigre estaba muy enfadado y gruñía sin parar, lanzando inútiles zarpazos al aire. Pero la tormenta no se asustaba y su viento soplaba cada vez más fuerte.

Kattor estaba agotado, pero permaneció ante ella desafiante. Y de pronto, la lluvia cesó y empezó a salir el sol.

Kattor regresó a la cueva muy contento:

– ¡Mamá! ¡He vencido a la tormenta!

Su madre solo le dijo:

– Hijo, haz solo lo que deben de hacer los tigres y serás feliz.

El encuentro con la montaña

Al día siguiente, Kattor se topó con una montaña. Nunca había visto nada igual.

– ¡Aparta, que me molestas!- le dijo el tigre a la montaña.

Pero ella no contestó, ni se movió. Así que el tigre comenzó a arañarla, pero se hacía daño. Aún así, siguió y siguió, hasta que no pido más de puro agotamiento. El sol comenzaba a ocultarse, así que le dijo:

– Está bien, te venceré. Mañana regresaré y seguiremos luchando.

Esa noche, le contó a su madre que quería conquistar para ella un trozo grandísimo de roca. Y volvió a preguntar:

– Mamá, ¿a que soy un tigre grande y muy fuerte?

Y ella respondió:

– Sí, hijo, eres un tigre joven muy fuerte.

Al día siguiente, Kattor buscó la montaña, pero como se guió por el sol, se fue sin querer en la dirección contraria. Al no encontrar la montaña, pensó:

– ¡Lo sabía! ¡La vencí! ¡Soy el tigre más poderoso del mundo! ¡Conquisté la montaña para mi madre!

Kattor y el mar

Y andando un poco más, se encontró con el mar. Nunca había visto algo así. ¡Tanto agua junto! Pero… ¿qué hacía? ¿Por qué le rugía de esa forma e intentaba acercarse hasta él?

– ¿Te crees más fuerte que yo?- preguntó Kattor desafiante.

Y comenzó a intentar arañar al mar con sus poderosas zarpas. Gruñía, se lanzaba contra la espuma del mar. Pero el agua le golpeaba con fuerza, se metía en sus ojos, le mojaba por completo. Y a él no le gustaba nada estar mojado.

Después de un rato de infructuosa pelea, se retiró, muy enfadado, pero según se alejaba, al darse la vuelta, vio que el agua se había retirado un poco de la orilla. Él no conocía el significado de la marea y pensó que había vencido al mar.

– ¡Lo sabía! ¡Te vencí!

Y muy orgulloso, esa noche le dijo a su madre:

– Mamá, he conquistado para ti la mayor extensión de agua que habrás visto jamás. Al principio se resistía, pero luego se retiró. ¿Ves como soy el tigre más grande y fuerte? ¡Todos me temen!

Y su madre contestó:

– Hijo, eres un tigre joven muy fuerte, pero haz solo lo que deben hacer los tigres para ser feliz. Mañana saldré contigo.

Y Kattar, sin entender muy bien, se durmió.

La historia de Kattor y la lección de su madre

Al día siguiente, el joven tigre salió con su madre. Ella le llevó hasta el lugar en donde estaba la montaña. El joven tigre se desilusionó mucho al verla.

– Pero… la había vencido…

– Esto, Kattor- dijo su madre- es una montaña.

Subieron la montaña y el viento comenzó a soplar con fuerza. Al joven tigre le molestaba mucho.

– Esto- dijo entonces su madre- es el viento.

Después, su madre lo guió hasta el lugar en donde estaba el mar. De nuevo estaba crecido y Kattor se sonrojó.

– Esto, hijo, es el mar- le dijo su madre.

Los dos regresaron ya por la tarde a la cueva.

– ¿Verdad que soy un tigre grande y fuerte?- preguntó de nuevo Kattar.

– Sí, hijo, eres un tigre grande y fuerte, pero hace falta algo más para vencer al viento, mover una montaña o ganar la batalla al mar.

Y Kattor cerró los ojos mientras pensó en aquella frase de su madre:

– Haz solo todo lo que deben hacer los tigres y serás feliz.

Qué valores puedes trabajar con La historia de Kattor

Con este hermoso cuento podrás trabajar estos temas:

– El valor de la humildad.

– La frustración.

– El aprendizaje.

– La felicidad.

– El amor de una madre.

– La vanidad.

Reflexiones sobre este precioso cuento con valores

Es normal que intentemos ser los mejores, pero nunca debemos perder de vista quiénes somos y dónde están nuestras limitaciones:

No eres ni el mejor ni el peor: cada uno es quien es y como es. No intenten ser el más poderoso, sino simplemente feliz. Y esto se consigue aceptándonos como somos, con nuestras virtudes y nuestros defectos, sin intentar ser quienes no somos.

En esta historia, Kattar quería ser el más poderoso: tener la fuerza del viento, el poder de la montaña o la bravura del mar. Quería ser como todos ellos sin darse cuenta de que debía ser un tigre, sin más, y hacer las cosas que hacen los tigres. Querer ser quienes nunca podremos ser solo nos llena de frustración.

Ese terrible sentimiento de frustración: la vanidad y el orgullo nos llena muchas veces de frustración, porque elegimos una meta demasiado alta a nuestras posibilidades o porque deseamos algo que no podemos tener en un momento dado. La humildad y la paciencia son las herramientas más útiles contra ese terrible sentimiento que nos llena de rabia y dolor.

La humildad no es sumisión: muchas veces confundimos humildad con sumisión. No, no es lo mismo. La humildad consiste en llegar a un punto equilibrado en el cual seamos conscientes de todas nuestras virtudes y defectos.

La sumisión es doblegarse ante una persona que se cree más poderosa y renunciar incluso a nuestras virtudes con tal de agradar y hacer más fuerte al dominador. La sumisión nos hace infelices. La humildad, no. Aprende a diferenciarlos bien.

Otros maravillosos cuentos para niños con valores

¿Quieres más cuentos con valores o que hablen de emociones básicas? Aquí tienes otros buenos ejemplos:

Las nubes: el miedo es una emoción básica que nos acompaña durante toda la vida. Es una emoción que nos protege de los peligros, pero que también puede jugarnos ‘una mala pasada’. Descubre este maravilloso cuento sobre ese miedo que nace de la imaginación y que nos paraliza.

El duro invierno: descubre la aventura por la que pasó una familia de conejos ante un invierno muy duro que llegó casi por sorpresa. Un cuento que nos habla de empatía y solidaridad.

Valentina y la luna: este dulce cuento nos habla de empatía y gratitud, un valor esencial que no debemos olvidar. Ah… ¡y es un cuento musicado!