Un precioso cuento infantil sobre la empatía y la gratitud

Había una vez una niña ala que le gustaba contemplar la luna. Y al ver que estaba sola, decidió entablar amistad con ella. ‘Valentina y la luna’ es un cuento para niños musicado, narrado y cantado, que además realiza un viaje a través de la ternura, la soledad, la amistad y que abre ventanas a la esperanza con la música como perfecta compañera. Ideal para los niños más pequeños.

Un cuento para niños lleno de ternura: Valentina y la luna

Valentina y la luna, cuento infantil con canción
Valentina y la luna (Aram Delhom)

Era tarde, y de noche y desde la habitación de Valentina solo se escuchaba algún que otro búho ulular por los alrededores de su jardín. En todo ese silencio y en quietud, Valentina se asomaba a su enorme ventana para observar a la Luna en compañía de su gato cascabel. ¡Le fascinaba!

Un día al contemplarla se dio cuenta que la Luna estaba sola, muy sola. Estaba ahí, flotando en el inmenso cielo negro y sin ninguna compañía. Todas las estrellas, por lo visto… se habían apagado.

 Valentina, muy extrañada se preguntaba: ¿Aquellas lucecitas brillantes se habrían enfadado con su fiel compañera?

Preguntó al cielo varias veces ¿qué podría haber ocurrido?; pero la luna no le respondía, ¡no decía ni mu! permanecía callada y resplandeciente. Pensó que tal la luna no la estaría escuchando y se le ocurrió una genial idea:

 ¡Cantarle una canción!

CanciónLuna, ¿por qué estás sola? En el cielo estrellas no hay, canto para llamarlas y verás, triste no estarás

Canción de Valentina y la luna ?

Valentina y la luna …. ¡algo cambia!

 A la noche siguiente, Valentina miró de nuevo por la ventana, y qué sorpresa; ¡esta vez la luna estaba acompañada

Valentina repitió su canción y más estrellas se agruparon a su alrededor. Ilusionada, cantó con más fuerza para así atraer a más estrellas al lado de su amiga.

Canción:  Luna, ¿por qué estás sola? En el cielo estrellas no hay, canto para llamarlas y verás, triste no estarás

Canción de Valentina y la luna ?

A la noche siguiente, de nuevo, Valentina salió a cantar.  De repente y para su asombro vio como las estrellas se movían fugazmente de un lado a otro formando una palabra:

– ¡VALENTINA!

¡Su nombre, habían formado su nombre, no se lo podía creer! ¡Su nombre estaba en el cielo, brillando en la oscuridad! ¡Qué regalazo le hizo la Luna a Valentina!

Ahora, y cada día Valentina mira al cielo en busca de otra sorpresa. Valentina canta, y la Luna y las estrellas su luz le regalan.

Y así noche tras noche se dan el mayor de los regalos, sentirse siempre acompañadas.

Canción:  Luna, ¿Ya no estás sola? ¿Al cielo estrellas habrá? Ellas quieren cuidarte y cada noche escucharme cantar

Canción de Valentina y la luna ?

Autora del texto y de la canción: Yvette Delhom, creadora del método Batucado

?? (Si te interesa adquirir el libro de Cuentos musicados de Batucado, lo puedes conseguir aquí. )

Escucha aquí la narración completa del cuento mediante este podcast

También puedes escuchar el texto completo del cuento de Valentina y la luna gracias a este reproductor de podcast:

Qué valores puedes trabajar con el cuento Valentina y la luna

Utiliza este precioso cuento para niños musicado para trabajar también estos valores:

– El valor de la amistad.

– La empatía.

– El valor de la gratitud.

– La generosidad.

Reflexiones sobre este cuento para niños musicado

La amistad engloba muchos otros valores, como el de la empatía y por supuesto, el de la generosidad o la gratitud:

Sentir lo que otros sienten es una virtud: Valentina sintió un hondo pesar al ver que su amiga la luna estaba sola. Y sintió esa misma soledad en su corazón, un sentimiento al que llamamos empatía. La empatía no solo nos hace más humanos, sino mejores y por supuesto, más felices, porque la empatía nos mueve a ser generosos, a buscar soluciones y sobre todo, a ayudar a quien lo necesita. Nos hace útiles y consigue cosas asombrosas. La amistad movió a Valentina a sentir empatía y esta empatía, a buscar la forma de ayudar a su amiga.

Todo lo que das, te será devuelto: la luna se sintió tan agradecida al abandonar la soledad gracias a la canción de Valentina, que buscó la forma de agradecérselo, y lo hizo dedicándole una hermosa sorpresa. Y es que al final, los actos generosos hacia los demás, antes o después terminan recibiendo un ‘regalo’ en forma de gratitud.

Lo que es capaz de hacer la música: la música es capaz de tantas cosas… puede transformar un corazón, atraer a muchas personas, hasta cambiar una emoción que nos asusta por otra que nos tranquiliza. La música tiene un poder extraordinario que podemos aprender a utilizar. Y por supuesto, siempre nos hace compañía en los momentos de soledad.

Otros preciosos cuentos cortos para los más pequeños

Aquí tienes otros increíbles cuentos cortos pensados para los más pequeños:

La tortuga Manuelita: el sentimiento de enfado y frustración es natural. ¡A todos nos pasa! Lo único que debemos aprender es a a manejarlo para no hacer daño a otros ni hacernos daño a nosotros mismos. Este cuento te enseña cómo hacerlo.

El niño que pudo hacerlo: todos podemos hacer lo que nos propongamos. Solo necesitamos creer en nosotros mismos. Creer que podemos…

Verdemoco: los insultos y las burlas pueden hacer mucho daño. Descubre qué le pasó a Verdemoco y cómo recuperó su confianza en sí mismo.