La boda del coyote. Cuento infantil sobre la resolución de problemas

Cuidado con los más pícaros, que saben mentir a las mil maravillas. Es la moraleja de este cuento mexicano, ‘La boda del coyote’, una divertida historia que nos advierte del peligro de creer todo lo que nos cuentan, por inverosímil que parezca. Pero este relato también nos habla desde otra perspectiva, la de la resolución de problemas mediante el ingenio. Aquí encontrarás el cuento y reflexiones finales sobre los mensajes que transmiten.

TIEMPO DE LECTURA: 3 MINUTOS

El cuento de la boda del coyote

La boda del coyote, cuento popular mexicano para niños
El cuento ‘La boda del coyote’

Una viejecita vivía del frijol que plantaba junto a su casa, en el campo. Cada mañana se levantaba para observar su cosecha y siempre se encontraba algunas de sus plantas mordisqueadas. Ella sabía que el culpable era un conejo, porque ya lo había visto algunas veces cerca de sus frijoles.

– ¡Condenado conejo! ¡Verás cuando te atrape! Pienso cocinarte al ajillo… – dijo malhumorada la anciana.

Ese mismo día, la anciana fabricó un espantapájaros con ropa de hombre, lo embadurnó bien con cera y lo puso en medio del campo sembrado.

A la mañana siguiente, el conejo acudió como de costumbre a desayunar hojas de frijol. Ya se relamía los bigotes cuando levantó la cabeza y se encontró con el espantapájaros, del tamaño de una persona, ahí en medio de las plantas. Pero no se asustó. Desafiante, le dijo:

– ¿Qué haces ahí parado en medio del campo? ¿Por qué no te mueves ni dices nada? Como no te quites de ahí en medio, te morderé.

El conejo, enfadado, se acercó al muñeco y lo golpeó con una de sus patas… Y su pata se quedó pegada a la cera.

– ¡Suéltame! ¿Cómo te atreves?- gritó aún más enfadado el conejo.

Se puso tan nervioso, que empezó a patear al espantapájaros, y todas sus patas se fueron quedando pegadas a la cera.

– ¡Tendré que darte un buen cabezazo!- dijo entonces.

Y ¿qué pasó? ¡Que su cabeza también se quedó pegada al muñeco! Menuda imagen daba el conejo, pegadito al espantapájaros, sin poder moverse…

La boda del coyote: el ‘truco’ del conejo

Por si eso fuera poco, en esto que llegó el coyote, que estaba hambriento y buscaba alimento.

– ¡Menuda suerte la mía!- dijo al ver al conejo- ¡Ya tengo desayuno!- dijo mientras se relamía.

Pero al llegar a su lado, el conejo, muy astuto, le dijo:

– ¡Espera, coyote! No me comas aún, que tengo algo que contarte. Verás… estoy aquí porque la dueña de este sembrado se empeña en casarme con su hija, la joven más hermosa del lugar… Me tendió esta trampa porque yo me negué una y otra vez. Ya tengo esposa, hijos… No pienso casarme con ella, aunque me ha ofrecido comida diaria y toda una herencia…

– No me digas, conejo. Pues si tú rechazas esa oferta, yo la aceptaré gustoso. ¿Qué debo hacer?

– Ayúdame a despegarme y ponte tú en mi lugar. Ella entenderá que tú sí quieres casarte con su hija.

El coyote hizo lo que el conejo le dijo. La anciana, que ya había visto al conejo antes pegado al muñeco, corría hacia allí con una sartén ardiendo en la mano. Al llegar, se encontró al coyote en lugar del conejo, y dijo enfadada:

– ¡Conejo dejé y coyote encontré! ¡Me las pagará ese conejo!

Del enfado, le quemó al coyote la cola con la sartén. El pobre animal se despegó del muñeco dando un alarido y salió corriendo hacia el río para poner a remojo su cola achicharrada.

– Este conejo tramposo… ya me vengaré, ya… Aunque con esa suegra tan enojona, ¡qué bueno que no hubo boda!

  • OBSERVACIONES: Este tiene otro cuento a continuación. El coyote intenta vengarse del conejo, pero éste se le resiste… Si quieres saber cómo continúa la historia, no dejes de leer este cuento: El coyote y el conejo.

Qué temas puedes trabajar con ‘La boda del coyote’

Utiliza este popular cuento mexicano, ‘La boda del coyote’, para reflexionar acerca de:

  • La resolución de problemas.
  • Uso del ingenio y la inteligencia para salir de un apuro.
  • Las mentiras, los engaños.
  • La prudencia.

Reflexiones sobre el cuento de ‘La boda del coyote’

Si te fijas, en esta divertida historia, existen dos puntos de vista: la postura del conejo, que debe buscar una solución a un problema, y la situación del coyote, engañado por el astuto conejo.

  • Busca resolver los problemas con ingenio: Si nos metemos en la piel del conejo, en esta historia de ‘La boda del coyote’, nos daremos cuenta de su tremenda inteligencia y astucia a la hora de escapar de las situaciones difíciles y los problemas. El conejo sabía que estaba haciendo algo que no debía y de riesgo. Pero se sentía seguro al ser astuto e inteligente. Y a pesar de caer en una trampa y estar a punto de ser devorado por el hambriento coyote, no perdió los nervios y pensó la mejor manera de salir de esa situación vivo y salvo. Se inventó rápidamente una historia falsa que el coyote creyó al instante. Gracias a eso, el conejo pudo salvar su vida y el pobre coyote fue mentido y castigado, a pesar de no haber hecho nada malo…

«En momentos delicados, el ingenio y la inteligencia son las mejores herramientas para salir airoso del problema»

(Reflexiones sobre ‘La boda del coyote’)

La otra reflexión del cuento de ‘La boda del coyote’

  • La postura del incauto engañado: En este cuento de ‘La boda del coyote’, el otro animal protagonista, el coyote, representa al ingenuo que se cree todo porque desea con todas sus fuerzas que aquello sea cierto. Se deja tentar con facilidad y evidentemente, termina siendo blanco fácil para los más pícaros. El coyote es engañado con facilidad y este engaño además tiene un castigo. Pensarás que no es justo, que el pobre coyote solo quería comer porque estaba hambriento y deseaba conseguir un beneficio de una historia que se creyó.

¿Es una víctima del engaño? Sí. Pero entonces, ¿por qué además recibe un sartenazo? Precisamente por ingenuo. Por dejarse engañar con una historia tan poco verosímil. Por no ser prudente y apostar por no creer las mentiras del conejo. La falta de prudencia, la inocencia excesiva… la ingenuidad tiene consecuencias. Si nos dejamos engañar, automáticamente caemos en trampas y nos metemos en problemas. Ese ‘sartenazo’ que el coyote recibe de la anciana malhumorada es una advertencia que viene a decir: ‘despierta y no te dejes engañar nunca más o lo lamentarás’.

«Si crees todo lo que te dicen, sin cuestionar nada, no tardarás en ser engañado»

(Reflexiones sobre ‘La boda del coyote’)

Otros fantásticos cuentos mexicanos para niños

Si te gustó este divertido cuento de ‘La boda del coyote’, no te puede perder tampoco estas otras historias:

  • La mujer que compró un cerdo: Vale más el ejemplo que una imposición. Esta es la historia de una mujer cuyo cerdo, muy cabezota, se negaba a obedecer una orden. Descubre qué hizo la mujer para convencer al animal.
  • La guerra del grillo y el león: No puede más el más fuerte, sino el más ingenioso. Más aún si cuenta con ayuda. Fantástico cuento que nos habla de cooperación y humildad.
El cuento de la guerra del grillo y el león
La guerra del grillo y el león
  • El conejo y el lagarto: Coraje e ingenio son dos caballos ganadores. Juntos, hacen un tándem fantástico. Nuestro protagonista es un conejo que puede presumir de poseer estas dos grandes virtudes.

Y si buscas cuentos narrados para escuchar, recuerda que encontrarás muchos aquí:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 4

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.