Este relato, ‘El gitano que esquiló un perro’, es un cuento popular español, un cuento muy corto y divertido para los niños. Los cuentos cortos pueden cumplir muchas funciones diferentes. Entre ellas, está la de divertir o entretener. En este caso, descubrirás una historia cómica que realmente también nos habla de la necesidad de preguntar y pedir más información antes de lanzarse a hacer algo.

Un divertido cuento para niños: ‘El gitano que esquiló un perro’

El divertido cuento popular El gitano que esquiló un perro
‘El gitano que esquiló un perro’, un divertido cuento para niños

Estaba un carpintero puliendo y cortando madera a la puerta de su carpintería. Tumbado a su lado había un perro de aguas, de largo pelo enmarañado.

Pasó por allí entonces un gitano que, al ver al perro desgreñado, dijo:

– Compadre, ¿quiere usted que esquile al perro?

El carpintero, sin dejar de trabajar y encogiéndose de hombros, respondió:

– Pues vale.

Así que el gitano sacó unas tijeras que guardaba en una bolsa y comenzó a cortar el pelo al perro.

– ¿Y quiere usted que le deje un poco de patillas a los lados?

El carpintero, sin mirarle, se volvió a encoger de hombros y dijo:

– Pues vale.

Continuó con su trabajo el gitano, y preguntó:

– ¿Y si le dejo una bolita en la cola, que estará tan gracioso?

De nuevo, el carpintero se encogió de hombros y dijo:

– ¡Pues vale!- y dijo esto a modo de ‘me importa un comino’.

Y el gitano se afanó en dejar la bolita perfecta en la cola y preguntó de nuevo:

– ¿Le dejo algunos pelos largos en las patas?

Y, ¿qué respondió el carpintero?

– ¡Pues vale!

Y así, el gitano terminó de esquilar al perro y contempló su obra maestra. Ciertamente, el perro de lanas parecía otro. ¡Había quedado muy bien!

– Mire usted qué guapo está ahora el perro- dijo el gitano.

– Sí que lo está, mucho mejor que antes, sí- dijo el carpintero mirando al perro, que salió disparado por la calle y le perdió de vista.

– Bien, pues ahora tendrá que pagarme algo por el trabajo- dijo el gitano.

– ¿Pagar yo? ¿Y por qué? ¡Si ese perro no es mío!

La versión del cuento ‘El gitano que esquiló un perro’ en verso

Aquí tienes esta otra versión del cuento, escrita en forma de fábula en verso, y titulada ‘El carpintero y el gitano’, una obra de José Andrés del Valle:

Trabajando en su rústico banco

y empleando filoso cepillo,

desbastaba unas tablas un hombre,

con feliz continente y estilo.

A la sombra del banco y durmiendo,

estaba un perrito.

Un perrito lanudo, pequeño,

gracioso y tranquilo.

Un gitano que entonces pasaba,

al feliz carpintero le dijo:

“Yo esquilo ese perro

y verá que lo dejo bonito.”

Añadiendo, después, insinuante:

“¿Lo arreglo,?…mi amigo”

“Como quiera”, le dijo el buen hombre,

manejando, a la vez, el cepillo.

Y el gitano comienza a trabajar…

Empezó a trabajar el gitano

con sus utensilios

y después de llevar un buen rato

trasquilando al paciente perrito

“¿Quiere ‘uste’ que le deje patilla,

le afeite el hocico

y le arregle, además las orejas?”,

sonriendo le dijo.

Respondió el carpintero al instante,

sin dar tregua un momento al cepillo:

“Haga como guste;

que me da lo mismo.”

Y volvió a preguntar el gitano

después de un ratico:

“¿Quiere ‘uste’ que le deje una mota

en cada codito?”

“Bueno”, dijo el hombre,

en su ruda faena abstraído.

-¿Verá bien que le deje otra mota

rematando y ornando el rabito?’

Y lanzó el carpintero otro bueno”

semejante a: “me importa un comino”.

El final del trabajo de ‘El gitano que esquiló un perro’

Una vez terminado el trabajo,

“¡vea ‘uste’ mi faena, mi amigo! “

El gitano exclamó con los humos

del que sabe y domina su oficio

y en poder demostrarlo se goza,

y el hombre le dijo:

“En verdad que era feo ese perro,

y hay que ver que ha quedado bonito”

Diole al perro el gitano en el anca

suave golpecito

con los dedos y el perro largose

por la calle a galope tendido.

Y el gitano , volviéndose al hombre,

“págueme”, le dijo.

¿Que le pague?… Gritó el carpintero.

¡Si ese perro no es mío!

Moraleja: «antes de hacer cualquier cosa, pregunta bien y no des las cosas por sentado»

Qué temas puedes trabajar con el cuento ‘El gitano que esquiló un perro’

Utiliza este cuento corto para hablar con los niños de:

– El sentido del humor.

– Los impulsos que nos llevan a cometer errores.

– La necesidad de preguntar más y no dar las cosas por supuestas.

Reflexiones sobre este cuento corto para niños

¿Cuántas veces no nos habrá pasado lo mismo que al protagonista de este cuento? Sacamos nuestras propias conclusiones y tomamos decisiones antes de estar bien seguros de lo que vamos a hacer:

Si el gitano hubiera preguntado… : antes de comenzar con el trabajo, el gitano tenía que haber preguntado al carpintero si ese perro era suyo, y no dar por supuesto que al estar tumbado a su lado, él era el dueño. Nos pasa muy a menudo, que ‘atamos cabos’ y damos por hecho cosas que pueden llevarnos a cometer errores. Está claro que el gitano se hubiera ahorrado todo ese trabajo si antes de comenzar hubiera hablado algo más con el carpintero y sobre todo, si hubiera preguntado si el perro era suyo.

Antes de lanzarse, dejar las cosas claras: cuando se trata de un trabajo, debemos tener claras las condiciones antes de empezar. ¿Qué me darán por este trabajo? ¿Qué conseguiré con él? El gitano tenía que haber preguntado al carpintero cuánto le iba a pagar por cortar el pelo al perro. Así se hubiera ahorrado el disgusto posterior. Pero muchas veces vamos tan acelerados que nos lanzamos a hacer algo sin preguntar cuáles van a serlas consecuencias. Es como cuando hablamos sin pensar, y contamos lo primero que se nos pasa por la cabeza. Antes hay que parar un segundo y pensar bien qué vamos a decir.

El carpintero no mintió: tal vez pienses que el carpintero se portó mal… que le podía haber advertido al gitano antes de que comenzara a cortar el pelo al perro. Pero en realidad, él solo contestó a las preguntas que le hacía el gitano. Esto dio al final a una cómica situación y a una buena lección para el gitano.

Otros fantásticos cuentos divertidos para niños

Si te gusta este tipo de cuentos, cortos y divertidos, prueba a leer también estos otros:

La aventura de Don Quijote y los molinos de viento para niños
Don Quijote de la Mancha y los molinos de viento
Cuento de Francisca y la muerte con sus reflexiones para los niños
Francisca y la muerte
Guión de la obra de teatro para niños El zapatero y las brujas
El zapatero y las brujas

– La divertida aventura de Don Quijote de la mancha y los molinos de viento: disfruta de esta divertida y popular historia en la que el caballero andante más peculiar confunde unos molinos de viento con enormes gigantes. ¡Descubre qué sucede cuando intenta luchar con ellos!

– La alocada historia de Francisca y la muerte: para la muerte no siempre es tan fácil encontrar a la persona que busca. Más aún cuando esa persona es doña Francisca.

El zapatero y las brujas: este cuento en realidad es una obra de teatro pero muy, pero que muy divertida. Disfruta de la historia de estas traviesas brujas.

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 0 / 5. Votos: 0

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *