Más de 30 frases de Don Quijote explicadas para los niños

El libro más importante de la lengua castellana, El Quijote, está repleto de refranes muy conocidos, que aún hoy son utilizados. También de frases y dichos populares muy antiguos. Aquí encontrarás una selección de refranes del Quijote para niños, explicados para que puedan entenderlos. También de frases que aparecen a lo largo del libro.

Los mejores refranes del Quijote para niños

Refranes y frases de Don Quijote explicados para niños
Los mejores refranes del Quijote para niños (ilustración de Néstor Alonso)

Descubre qué tienen que decirnos los refranes y dichos populares que tanto Sancho Panza como Don Quijote utilizan a lo largo del gran libro de Cervantes. Encontrarás sus explicaciones para entenderlos mejor.

1. ‘La codicia rompe el saco’: también habrás escuchado este refrán como ‘La avaricia rompe el saco’. Viene a decirnos que el deseo de tener más y más, sin ningún tipo de freno, puede terminar haciéndonos perder absolutamente todo.

2. ‘Dime con quién andas y te diré quién eres’: normalmente tendemos a juntarnos con quien compartimos ideales, valores o algún estilo de vida determinado. Nos agrupamos con otras personas por afinidad. Por eso, si observas un grupo de amigos, con conocer a uno de ellos, podrás ‘adivinar’ cómo es el resto.

3. ‘La lengua queda y los ojos listos’: menos hablar y más observar. Antes de decir algo, observemos y pensemos bien. A veces las palabras nos meten en problemas porque la lengua es más rápida que el pensamiento.

4. ‘Una golondrina sola no hace verano’: por algo que veas una sola vez, no podrás sacar conclusiones globales, ya que puede tratarse de algo aislado o una excepción. Hasta que no observes un mismo patrón que se repite, no podrás sacar una conclusión general.

5. ‘El que a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija’: si te acercas a personas con valores fuertes, te beneficiarás de sus ‘bondades’. No hay nada como saber elegir bien una buena compañía.

Otros refranes del Quijote explicados para niños

6. ‘Las heridas que se reciben en la batalla, antes dan honra que las quitan’: no has perdido si perdiste una batalla, porque al menos peleaste… lo que viene a decir que si te esfuerzas en algo, no importa que no consigas tu objetivo. Esa batalla que libraste, esa lucha, ese esfuerzo por conseguirlo, te honran y te ayudan a aprender para la siguiente ‘batalla’.

7. ‘A quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga’: lo que sea ‘deseo divino’, a San Pedro no le queda otra que aceptarlo. Es decir, si alguien que manda toma una decisión, al subalterno, al que está por abajo, no le queda más remedio que aceptar la decisión de su superior. Por ejemplo, si el director de un colegio da una orden, el maestro, aunque no esté de acuerdo, tendrá que acatarla.

8. ‘El dar y el tener, seso ha menester’: debemos ser caritativos, sí, pero sin olvidar cuáles son nuestras necesidades. Lo que viene a recordarnos que seamos equilibrados en el dar y el tener. Si tienes mucho, podrás dar más que si tienes poco.

9. ‘El gato al ratón, el ratón a la cuerda, la cuerda al palo’: esta frase la utiliza Don Quijote para describir el caos que se organizó en una batalla. Por eso, se puede aplicar para expresar desorden o caos en un momento o lugar determinado.

10. ‘Quien canta, sus males espanta‘: la música anima al alma y serena al nervioso. La música es como un antídoto cuando nos sentimos nerviosos y por supuesto, cuando tenemos miedo. Por eso, se puede utilizar como una medicina para el espíritu.

Más frases increíbles del Quijote

11. ‘Quien busca el peligro, perece en él’: si buscas el riesgo, puede que en algún momento no puedas evitar sus consecuencias. Hay una frase muy popular que también se utiliza en este sentido: ‘quien juega con fuego, se quema’.

12. ‘La experiencia es la madre de la ciencia’: por mucho que estudies, es en realidad la práctica y las experiencias que vayas atesorando a lo largo de la vida las que en realidad forjarán tu sabiduría.

13. ‘El diablo, que no duerme, todo lo añasca’: el mal está a nuestro lado en todo momento, no descansa, no duerme. Es una tentación que acecha a nuestra vera y que aparecerá en cuanto le dejemos un ‘hilillo’ para entrar.

14. ‘Si da el cántaro en la piedra, mal para el cántaro, y si la piedra da en el cántaro, mal para el cántaro’: una piedra lastima a un cántaro, y no importa quién haya iniciado la pelea, si al final es el cántaro el que sale dañado. Mide bien tus fuerzas antes de iniciar una pelea o antes de enfrentarte a un desafío, ya que la piedra siempre será más poderosa que el cántaro, al igual que siempre encontrarás personas que puedan hacerte daño. El débil siempre saldrá perdiendo.

15. ‘Tantas veces va el cántaro a la fuente, que al final se rompe’: no tientes a la suerte, porque si te arriesgas una y otra vez, al final, terminarás perdiendo.

Más refranes y dichos populares del Quijote para niños

Refranes de Don Quijote explicados para niños
La mejor selección de refranes del Quijote para niños (Ilustración de Néstor Alonso)

16. ‘Deja de andar de ceca en meca y de zoca en colodra’: que viene a decirnos ‘deja de ir de aquí para allá’ y céntrate en algo en concreto.

17. ‘En tu casa cuecen habas, y en la mía a calderadas’: una cosa es cocer unas habas sin nada más y otra elaborar una calderada, con sus legumbres y su carne, algo mucho más completo y suculento. Esta frase se utiliza para ‘presumir’ de que en nuestro hogar todo es mejor.

18. »No hay memoria a quien el tiempo no acabe, ni dolor que muerte no le consuma’: a todo le llega un final, hasta al dolor y a esa ‘mala racha’ que a veces nos visita. Esta frase se la dijo Don Quijote a Sancho ante una queja porque llevaban una ‘mala racha’ de batallas perdidas en las que Sancho terminaba siempre ‘muy mal parado’. Don Quijote le vino a decir que lo malo termina pasando.

19. ‘Los duelos, con pan son menos’: el dolor pasa mejor si no hay nada que lo agrave, como el hambre o una dificultad económica, por ejemplo. Cuando hay dinero y comida, el dolor es ‘más llevadero’ que si además tenemos que añadir otros problemas.

20. ‘No es un hombre más que otro, sino hace un hombre más que a otro’: no es lo que seas, sino lo que hagas, lo que te hace buena o mala persona. Son los actos los que nos encumbran o no se sepultan, los que nos dan fama o nos la quitan.

Otras frases muy populares del Quijote para niños

21. ‘Júntate a los buenos, y serás uno de ellos’: la bondad ‘se contagia’, o eso al menos asegura Don Quijote, que aconseja tan bien a Sancho para que aprenda a escoger sus amistades.

22. ‘Váyase el muerto a la sepultura y el vivo a la hogaza’: o como se dice comúnmente… ‘el muerto al hoyo y el vivo al bollo’. Está bien sentir dolor ante alguien que muere, pero la vida sigue y no podemos detenerla. Sigamos trabajando y viviendo sin detenernos.

23. ‘Ir por lana y salir trasquilado’: ay, la de veces que nos habrá pasado esto, que emprendemos algo con gran ilusión, con un objetivo y un sueño, y terminamos ‘trasquilados’, derrotados, y frustrados. No siempre se cumplen los sueños ni conseguimos un empeño, por mucho esfuerzo que pongamos. Y de ahí este refrán.

24. ‘No es la miel para la boca del asno’: se dice esto cuando alguien no es capaz de valorar algo (por falta de conocimiento) y termina quedándose con lo que menos vale o con lo peor.

25. ‘Quien yerra y se enmienda, a Dios se encomienda’: el arrepentimiento ante un error es vital. También recibir el perdón. A veces el remordimiento de algo que hicimos mal nos impide avanzar. Por eso es mejor reconocer aquello en lo que nos equivocamos para aprender de nuestros propios errores.

Otros fantásticos dichos de Don Quijote y Sancho Panza

26. ‘Predicar en desierto, sermón perdido‘: si no hay nadie que realmente te escuche cuando hablas, será tiempo perdido. Esta frase se utiliza cuando por ejemplo hay un grupo de personas escuchando pero distraídas o que en ese momento no atienden. O bien cuando hablas con personas que no entienden lo que dices ni el mensaje que intentas transmitir.

27. ‘A Dios rogando y con el mazo dando’: puede implorar a Dios que te ayude a conseguir algo, pero si no te esfuerzas y trabajas para lograrlo, lo más seguro es que no lo consigas. Ambas cosas son complementarias. Y ya sabes que sin trabajo y esfuerzo, no hay recompensas.

28. ‘La letra con sangre entra’: aunque suene terrible, hoy en día no significa que el aprendizaje necesite de castigo físico, sino de esfuerzo. Si te esfuerzas, aprenderás.

29. ‘Quien bien te quiere, te hará llorar’: no, no es una apología al maltrato. El amor con maltrato nunca será amor. Sin embargo, todos hemos llorado por amor, por muchas causas diferentes. Por ejemplo, porque no siempre el amor es correspondido, o bien porque la otra persona, porque nos quiere, nos impone un límite o norma porque sabe que nos hará bien (como los límites que unos padres ponen a sus hijos) o en el caso de que una pareja, en libertad, tome decisiones que nos ‘duelen’.

30. ‘A buen pagador, no le duelen prendas’: quien de verdad desea cumplir lo que prometió o a lo que se comprometió, no le importará dar una señal o pagar algo en prenda como garantía.

Los últimos refranes de Don Quijote explicados para niños

31. ‘Cada oveja con su pareja’: es decir, que deberíamos buscar como compañía alguien que comparta nuestros mismos gustos e intereses.

32. ‘Al hijo de tu vecino, límpiale las narices y mételo en tu casa’: muestra caridad por aquellos que tienes cerca. Todo lo que hagas por tu prójimo, te será devuelto.

33. ‘Viva la gallina, aunque sea con pepita’: un refrán muy similar a ‘más vale pájaro en mano que ciento volando’. Es decir, es preferible quedarse con algo aunque no sea lo mejor que dejar pasar el tiempo y quedarse al final sin nada.

34. ‘Dijo la sartén a la caldera’: no critiques a otro cuando tú careces de eso que criticas. Tendemos a fijarnos en los defectos de otros sin darnos cuenta de los nuestros.

35. ‘Donde una puerta se cierra, otra se abre’: no te derrumbes ante un fracaso. Cuando algo no sale bien, puede que sea porque otra cosa mejor te espera. Si alguien te rechaza, otro encontrarás que te valore.

36. ‘Pagar justos por pecadores’: suele pasar muy a menudo… unos pocos incumplen una norma o hacen un mal, y al final los que no lo hicieron, tienen que pagar igualmente las consecuencias. Una injusticia, sí, pero real como la vida misma.