Una nueva y divertida aventura de Don Quijote de la Mancha

Don Quijote de la Mancha vuelve a vivir una extraña experiencia en esta Aventura de los batanes. Su coraje (y en cierta manera su exceso de imaginación) le llevan de nuevo a vivir una asombrosa historia con un final… sorprendente. ¿Quieres saber qué pasó? ¡No te pierdas este relato! (Adaptado a los niños).

Don Quijote y la increíble Aventura de los Batanes

La aventura de los Batanes, de Don Quijote para niños
‘La aventura de los batanes’, de Don Quijote para niños

Caminaban Sancho y Quijote en mitad de la oscuridad en busca de un río para beber, cuando de pronto escucharon a lo lejos el sonido del agua.

– ¡Qué suerte la nuestra, señor!- dijo Sancho- ¡Que tenemos un río cerca para aplacar nuestra sed!

Pero entonces, según avanzaron un poco más, escucharon un sonido terrorífico: era una mezcla del ruido de la corriente del agua y de cadenas y hierros arrastrándose. Chirriaban en mitad de la noche y llegaban como un escalofrío de los que hielan la sangre.

Sancho se detuvo y comenzó a temblar. A Don Quijote, sin embargo, se le abrieron aún más los ojos:

– Sancho, ¿oyes eso?

– Vaya que si lo oigo, señor. Ojalá no lo oyera…

– ¡Es una oportunidad para cubrirme de gloria! ¡Una dicha que me espera! Honraré el recuerdo de los grandes caballeros. Podré al fin conseguir mi primera victoria como caballero andante.

– Pero señor… ¿en mitad de la noche? Mire vuestra merced que aquí nadie nos ve y podemos estar seguros hasta que pase quién demonios quiera que sea eso..

– No, Sancho, debo ir con Rocinante y descubrir qué sucede. Tú espera aquí tres días. Si no he regresado en ese tiempo, te ruego que vuelvas al pueblo para dar el mensaje del final de mis días y después cabalgues hasta el Toboso para explicar a Dulcinea que su caballero murió como un héroe por ella…

Sancho sintió entonces que los ojos se le humedecían. Y entonces pensó en el modo de hacer que su señor esperada con él hasta el amanecer:

– Señor, deje aquí a Rocinante y yo me encargaré de atarle para que vaya en su busca. Pero mientras, antes de que parta, me gustaría contar una historia, un cuento, para intentar deshacerme de este miedo que aún siento cada vez que escucho esos terribles sonidos…

– De acuerdo, Sancho- dijo entonces Don Quijote- Empieza con tu cuento

La aventura de los batanes y el cuento de Sancho

– Verá usted… en un lugar de Extremadura, más bien un pueblo extremeño… vivió un pastor cabrerizo. De los que cuidan las cabras… Y este pastor de cabras se llamaba Lope Ruiz. Y estaba enamorado de una pastora que se llamaba Torralba. Torralba era pues la enamorada…

– Mira, Sancho- interrumpió Don Quijote- Si cuentas así los cuentos, acabaremos en un par de días… ¿Quieres contarlo todo seguido sin repetir cada idea un par de veces?

– Pues a mi favor he de decir, señor, que en mi tierra es así como se cuentan los cuentos. Y no sé otra manera de hacerlo…

Don Quijote suspiró:

– Está bien, continúa. Al fin y al cabo, ya siento interés por esa historia.

– Bien, pues Torralba, la pastora, lo único que hacía era dar celos al pobre de Lope. Hasta tal punto que el pastor comenzó a sentir odio por ella. Y al pasar de los días la aborreció tanto, que pensó en irse definitivamente del pueblo.

Así que un día, el pastor Lope se fue camino de Portugal con sus trescientas ovejas. Pero Torralba, que del odio que Lope sentía ahora hacia ella, se había enamorado de él perdidamente, decidió seguirlo. Agarró un pequeño espejo y un peine, eso sí, porque era muy presumida, y comenzó a seguir sus pasos.

Lope al sentirlos tras de sí, aceleró la marcha, hasta que al llegar a un tramo del río Duero, vio que para cruzarlo solo había una pequeña barca regentada por un pescador. En ella solo cabía una persona y una cabra, así que pidió al hombre que le llevara hasta la otra orilla y que recogiera una a una a sus animales. Así que fue contando una y otra y otras…

El final inesperado del cuento de Sancho

– Sancho, no cuentes todas, que estaremos aquí dos o tres días al menos…

– Perdone vuestra merced pero es esencial en esta historia. ¿Cuántas cabras cruzaron ya?

– No lo sé…. no las conté.

– Lo mismo me pasó a mí, que perdí la cuenta. Y perdí de hecho el hilo del resto de la historia.

– ¿Qué quieres decir, que el cuento acaba aquí?

– Eso mismo.

– De verdad te digo que es el peor cuento que escuché nunca. Anda, trae a Rocinante…

No se sabe si es por la humedad creciente, o por los sonidos horribles que se seguían escuchando o porque algo de lo que comió le sentó mal, que a Sancho le entraron entonces unos terribles retortijones. Y como tenía tanto miedo que no quería soltarse del brazo de su amo, ahí mismo se desabrochó el pantalón e intentó disimular mientras se agachaba un poco para hacer de vientre.

Pero no había manera, el miedo le tenía paralizado, y no era capaz de conseguir evacuar si hacer cierto ruido… Así que intentó hacer a su vez ruidillos para disimular.

– ¿Qué es eso que haces, Sancho?- preguntó Don Quijote.

– Nada, intento no escuchar esos ruidos de hierro haciendo mis propios sonidos.

Pero Don Quijote tenía buen olfato, y no tardó en oler lo que en verdad Sancho estaba haciendo a su lado.

– Me parece que lo que tienes es un miedo atroz que se huele a buena distancia…

– ¿Yo? ¿Por qué lo dice, señor?

– Porque tu miedo no huele precisamente a ámbar…

– Bien podrá ser, pero yo no tengo la culpa, sino usted por traerme por estos lugares…

– Anda, Sancho, apártate un poco y suelta a Rocinante para que pueda por fin librar mi aventura.

El final de la aventura de los batanes

Y de esta forma, poco a poco, la noche había pasado, y el cielo empezaba a clarear anunciando la mañana.

Don Quijote comenzó a ver dónde estaban. Unos altos árboles les rodeaban y que eran espesos castaños. Volvió a repetir Don Quijote a Sancho que le esperara tres días y de no volver, que no se preocupara, que había hecho testamento a su favor para pagarle todo lo que había hecho por él, y que de volver, conseguiría la ínsula prometida.

Se enterneció tanto Sancho que al final decidió acompañarlo a pie. Se adentraron por el bosque de castaños en dirección al misterioso ruido. Llegaron hasta un salto de agua junto al que se levantaban unas cuantas casas. Junto de una de ellas provenía aquel espantoso ruido.

Iba Sancho agazapado tras Rocinante y se acercaban a la casa con cautela. Y al entrar, al fin descubrieron qué producía aquel ruido espantoso…. ¡seis mazas de batán! Las mismas mazas movidas por la corriente del agua que se encargaban de golpear y encurtir pieles.

Sancho de pronto sintió que sus mofletes se hinchaban en un intento desesperado de aguantar la risa, pero al mirar a su señor y ver su cara de desconcierto, no pudo resistirlo más y arrancó en un torbellino de risas que le tiraron de golpe al suelo.

Reía Sancho con sarna y desenfreno y Don Quijote, enfadado, le dio unos golpes con la lanza.

– Pero señor, sé que no está bien reír así, pero no me negará vuestra merced que después del miedo que hemos sentido, bueno, al menos yo, que sé que usted no siente nunca miedo alguno, y la noche temerosa que hemos vivido por unos ruidos que nos parecían de demonios o salvajes, no es de risa que fueran simples mazas de batán…

– Puede que sea digno de risa, Sancho, pero no de contarlo jamás. Y es más, te diré que de ahora en adelante debemos mostrarnos más respeto, tal y como mostraban los escuderos de caballeros andantes de otras épocas. Pues si es conocedor de todos que se ha de respetar a los padres, también debe de hacerse con los amos. Y yo por mi parte sabré recompensar tu respeto.

Asintió Sancho en señal de entendimiento, mientras seguía aguantando por lo bajo alguna que otra risa.

(Adaptación de Estefanía Esteban)

Qué valores puedes trabajar con La Aventura de los Batanes

Con este capítulo XX del Quijote, puedes reflexionar sobre todos estos temas:

El miedo.

– La prudencia.

– El sentimiento de burla y el respeto como valor esencial

– A dónde nos puede llevar el engaño de los sentidos.

Reflexiones sobre este capítulo de Don Quijote para niños

Esta divertida historia nos habla de todos estos interesantes temas:

El miedo a lo desconocido nos atenaza: el miedo que sentía Sancho era en realidad el miedo a lo desconocido. Además, con la noche añadida. Todos sentimos miedo y nos sentimos más indefensos cuando no podemos ver. Es lógico, ya que el sentido de la prudencia nos avisa y no dice ‘cuidado, que estás en inferioridad de condiciones ante un peligro, que puedes ser un ‘blanco’ fácil ‘.

Este miedo es el miedo bueno, el que nos protege y evita algún daño. En realidad, el miedo que sentía Sancho es un miedo protector que llega de la mano de la prudencia, un miedo bueno del que no nos tenemos que avergonzar.

Dejarse llevar por los sentidos… un gran error: lo malo de perder unos sentidos a favor de otros es que nos podemos dejar llevar por la imaginación de lo que un sonido nos sugiere. Tanto Sancho como Quijote habían pensado que ese ruido era de algún malhechor o algún monstruo. Y es que los sentidos muchas veces nos llevan a engaño. Es mejor razonar y esperar a poder confirmar que imaginar qué puede ser.

El sentimiento de burla: cuando Sancho se dio cuenta de que la imaginación les había jugado una mala pasada, no pudo aguantar la risa. Pero para Don Quijote esta risa era una burla. Mucho cuidado con reírnos del mal ajeno, o de ‘meteduras de pata’ de otros, porque estas risas se tornan con facilidad en burlas que hieren y hacen mucho daño. Debemos mostrar empatía e intentar mostrar respeto por el otro, tal y como después le pide Don Quijote.

Otros fantásticos relatos de Don Quijote para niños

¿Verdad que las aventuras de Don Quijote son muy divertidas? Descubre también qué le sucedió al caballero andante en estas otras:

Don Quijote y los molinos de viento: esta es tal vez una de las aventuras de Don Quijote más famosas, aquella en la que el caballero andante confundió a unos molinos de viento con gigantes. No dejes de leerla.

Don Quijote en la venta que él creía castillo: la imaginación jugó una mala pasada a nuestro caballero andante, quien pensó que una humilde venta era un fabulosos castillo… embrujado. Descubre qué sucedió en su interior.

Don Quijote es armado caballero: esta es la presentación de Don Quijote y además nos cuentan cómo fue armado caballero andantes, antes de conocer a Sancho.