Un cuento budista sobre la emoción de la ira para reflexionar

Este cuento, ‘El bote vacío’, es un cuento budista que nos invita a reflexionar acerca de una emoción: la ira. Una historia muy corta pero profunda, ideal para adolescentes y adultos, pero apta también para los niños.

Un increíble cuento budista para reflexionar sobre la ira: El bote vacío

El bote vacío, un cuento budista sobre la ira para adultos y adolescentes

Un monje al que le gustaba meditar en silencio, decidió un día subirse a un bote y remar hasta el centro de un lago. Allí estaría mucho más tranquilo y podría meditar mejor. Ya estaba en el centro del lago y cerró los ojos. ¡Qué paz se respiraba!

Pero de pronto, cuando estaba en la fase más profunda de sus reflexiones, algo golpeó su barca y le desconcentró. Le molestó tanto que pensó:

– “En cuanto abra los ojos, se va a enterar la persona que me golpeó”.

Estaba tan furioso… Sin embargo, al abrir los ojos, solo vio una barca vacía, que seguramente arrastró el viento a la deriva hacia allí. Entonces de dio cuenta de que la ira no venía del exterior, sino que residía en él.

– “Cada vez que me enoje con alguien- pensó- recordaré que ese enfado está dentro de mí“. 

Reflexiones sobre el cuento El bote vacío

La ira nace dentro de nosotros, por mucho que pensemos que el culpable está fuera…

La paz interior que algo externo perturbó hace que pienses que ese algo es el culpable: Tal vez pienses que existe un culpable para la ira, que algo hizo que te enojaras y que es precisamente el culpable de que te sientas así. Pero en realidad eres tú quien escogió la ira como forma de expresión de tu turbación. Las emociones nacen dentro de nosotros, y debemos ser capaces de controlarlas. ¿Por qué enfadarnos con alguien si es una emoción que creamos nosotros mismos?

Tú eliges cómo canalizar esa emoción: es natural sentir enfado. ¿Cómo no enfadarnos cuando estamos concentrados en algo y de pronto por causas externas perdemos la concentración? Sin embargo, está en nuestras manos decidir cómo gestionar ese contratiempo. Podemos enfadarnos en un primer momento pero pensar.. “no pasa nada, son cosas que pasan” o bien intentar “castigar” a quien pensamos que originó nuestro enfado (de forma injusta).

Otros relatos que hablan de la ira

Si quieres profundizar más en esta emoción, aquí tienes otros relatos muy interesantes que también pueden gustarte…

Las tres pipas: esta leyenda india nos explica cómo alejar la ira de nosotros. No se trata de luchar contra un sentimiento o una emoción natural que nace dentro de nosotros, sino de darle tiempo para que se vaya diluyendo… No te pierdas esta increíble historia.

Cuma y las entrañas de la Tierra: a veces la ira es necesaria. Todas las emociones lo son. Puede que te sirva para darte cuenta de qué cosas te molestan y por qué no, puede hasta resultar positiva. Y si no, presta atención a esta leyenda del Caribe. La ira de su protagonista logró algo bueno para otros…

Invisible: la ira a veces nace del dolor acumulado, de la frustración o del miedo. La ira puede ser una forma de escape a otras emociones que te ahogan. No te pierdas esta historia, de la película ‘Un monstruo viene a verme’.

TU COMENTARIO