Poesía corta de Rudyard Kipling o nana

Algunas poesías son perfectas para utilizar como nana o canción de cuna con los bebés, como esta ‘La foca blanca’, una preciosa poesía corta escrita por el británico Rudyard Kipling (1865-1936).

Una preciosa poesía corta o nana para niños pequeños: La foca blanca

La foca blanca, poesía para niños de Rudyard Kipling
La foca blanca, una preciosa poesía para niños de Rudyard Kipling

Fíjate bien en la letra de esta poesía corta. Puedes añadir una melodía y cantarla como canción de cuna o simplemente usarla con los niños para mejorar su atención y comprensión lectora y hacer ejercitar la memoria:

Duérmete, mi niño, duerme,

que la noche va a llegar.

Las aguas se han vuelto negras,

pues el sol se ha puesto ya,

y la luna quiere vernos

entre las olas del mar.

Una almohada tan blanda

como la espuma tendrás,

donde las olas se encuentran

y se abrazan sin cesar.

Tus cansadas aletitas

allí podrás descansar,

sin miedo a los tiburones

ni a la feroz tempestad,

y dormirás arrullado

en los brazos de la mar.

(Rudyard Kipling)

Cómo utilizar la poesía ‘La foca blanca’ con los niños

Puedes utilizar esta poesía corta de todas estas formas:

Como canción de cuna: la letra de esta poesía es ideal para cantársela a los bebés y ayudarles a conciliar el sueño. Solo tienes que buscar una melodía que pueda ir bien y probar. ¿Te atreves?

Para hacer trabajar a la memoria: con niños más mayores, puedes usar esta preciosa poesía para trabajar la memoria. Solo tienen que memorizarla para después poder recitarla.

Mejora la atención: pide al niño que esté muy atento porque luego le harás alguna pregunta sobre lo que dice la poesía. De esta forma estarás trabajando su atención. Después de leer la poesía, puedes hacerle una serie de preguntas sencillas como estas para comprobar si de verdad estuvo pendiente:

1. ¿De qué color se han vuelto las aguas al anochecer?

2. La almohada será muy blanda… ¿con qué la compara?

3. ¿A qué dos cosas dejará el niño que duerme de tener miedo?

4. ¿Qué brazos arrullarán y mecerán al pequeño?

Más utilidades de esta hermosa poesía infantil

Mejora su comprensión lectora: la poesía es en realidad una preciosa metáfora. Aunque utiliza el recurso de una pequeña foca blanca, en realidad se refiere a un bebé. Para que los niños lo entiendan mejor, puedes ayudarles explicándoles el significado de algunas metáforas y comparaciones que aparecen en el poema.

1. Cuando el poeta habla de la pequeña foca blanca, en realidad se refiere a un bebé.

2. Los brazos del mar que mecen a la foca blanca son en realidad los brazos de la madre del bebé.

3. Las alitas de la foca, que descansan, son las piernas y brazos del bebé.

4. La comparación de la almohada con la espuma del mar es porque es blanca y la espuma es suave y ligera.

Incentiva su imaginación: también puedes usar esta poesía para imaginar la escena, a un bebé mecido por las olas del mar. ¿Quiénes le visitan? ¿Hay animales a su alrededor? ¿Cómo es la cuna donde viaja entre las olas? ¿Tiene forma de barco? Crea todo un mundo de fantasía alrededor de esta tierna historia y estarás incentivando la imaginación de tu hijo.

Otras poesías cortas para niños pequeños o nanas

Existen muchas poesías de este tipo, que pueden ser utilizadas para dormir al bebé. Prueba también con estas otras:

La madre triste: esta es una poesía de Gabriela Mistral que puede ser utilizada como canción de cuna para dormir al bebé. Descubre la ternura que encierran los versos y atrévete a crear para ella una melodía.

Canción de la madre: esta preciosa poesía de Antonio de Trueba y de la Quintana habla de una madre entregada a su bebé, que no puede dormir, y al que ella mece y consuela. ¡Te encantará!

Madre, llévame a la cama: descubre este bello poema escrito por Miguel de Unamuno que también puede ser utilizado como canción de cuna.

Author

Estefanía Esteban es periodista y escritora de literatura infantil. Ha publicado el libro 'Cebricornio' con la editorial Babidibú.

TU COMENTARIO