Una fábula que nos invita a reflexionar sobre la apropiación indebida de algo que no nos pertenece

Este relato,‘El pescador que se casó con una foca’, es mitad leyenda mitad fábula. De origen celta, sirve para reflexionar acerca de algunos temas importantes, como la apropiación indebida de algo que no nos pertenece y la libertad que debemos dar a la Naturaleza.

Una fábula corta de origen celta: El pescador que se casó con una foca

El marinero que se casó con una foca, fábula celta para niños
El pescador que se casó con una foca, una fábula celta para niños y mayores

Un pescador se disponía a salir con su barca a faenar cuando de pronto vio en la orilla, a lo lejos, a dos bellas mujeres. Entonces pensó:

Me las llevaré conmigo a mi casa.

Las muchachas jugaban alegres, ajenas a la presencia del pescador. Tenían a su lado dos pieles de foca.

Al acercarse el pescador, una de ellas se dio cuenta y actuó con rapidez: se puso la piel del animal sobre el cuerpo y se lanzó al agua. Sin embargo, la otra muchacha no supo reaccionar a tiempo, y cuando quiso darse cuenta, el pescador ya la había agarrado con fuerza por la muñeca y la arrastraba hacia él. Lo que sí pudo coger la joven es su piel de foca.

El pescador que se casó con una foca sin saberlo

El pescador encerró a la muchacha en su cabaña, se casó con ella y allí encerrada, le llevaba comida cada día. Al irse a faenar, cerraba la puerta de la casa con llave para que la chica no se escapara.

Pero un día olvidó echar la llave a la puerta, y la chica aprovechó para huir. Tomó su piel de foca y se dirigió corriendo hacia la orilla.

El pescador la vio correr y fue hacia ella, pero cuando llegó, solo vio un par de focas en el mar, mirándole con intensidad. Luego, se alejaron y nunca más volvió a verlas.

Moraleja: “Debemos aceptar lo que la Naturaleza nos ofrece y no intentar robarle lo que no nos pertenece”

Qué temas podemos tratar con esta fábula de ‘El pescador que se casó con una foca’

Utiliza esta fábula para reflexionar acerca de estos interesantes temas:

La libertad.

– La apropiación indebida de cualquier cosa.

Reflexiones sobre esta fábula celta para niños y mayores

La Naturaleza es libre y así debe permanecer. Los hombres no deben interferir en ella ni interponerse en su camino. Es uno de los principales mensajes de esta fábula celta, pero hay más:

No robes lo que no te pertenece: ya sea de la Naturaleza o no, el acto de intentar apropiarnos de lo que no es nuestro está muy ligado a la codicia, a ese sentimiento de deseo de lo ajeno, de lo que no tenemos y deseamos tener a toda costa. Un deseo que en ninguna ocasión nos aporta bienestar, sino todo lo contrario. La codicia nos lleva a cometer grandes errores y por supuesto, grandes injusticias.

La libertad como un derecho universal: toda persona y animal tiene un derecho innegable y este es el de la libertad. Cada ser nace y es libre y nadie puede poseerlo a la fuerza. Es algo que se debería respetar, pero muchas veces no es así. Hay quien intenta poseer algo (o a alguien) a la fuerza. De nuevo entran aquí sentimientos negativos, como los celos, la envidia, la codicia… Emociones que no nos aportan sin embargo nada bueno.

La Naturaleza une: la unión entre parejas la establece la Naturaleza y es algo que no se puede forzar. Tampoco robarle nada a la Naturaleza. Al menos deberíamos recordar esto y respetarla.

Otros relatos fantásticos para hablar de libertad

Si quieres hablar del tema de la libertad más en profundidad, también puedes utilizar estas otras fábulas:

El lobo y el perro: esta fantástica fábula de La Fontaine nos pregunta lo siguiente: ¿qué prefieres, tener una vida plácida y segura pero encerrado y sin libertad o pasar penurias pero ser libre? ¡Fantástica!

La prueba: no solo podemos ser prisioneros a manos de otras personas. También podemos ser esclavos de nosotros mismos. Este cuento nos habla de la conciencia, ese vigilante que puede llegar a ser nuestro verdugo.

El mito de la caverna: con este texto de Platón podrás reflexionar acerca de cómo podemos ver realidades diferentes en libertad y en esclavitud. Podemos entender la metáfora de la esclavitud como una vida marcada por el adoctrinamiento. Si alguien nos obliga a ver siempre una misma realidad… ¿no terminaremos creyendo que es la realidad que todos ven? Solo al volver a la libertad nos damos cuenta del error.

Author

Estefanía Esteban es periodista y escritora de literatura infantil. Ha publicado el libro 'Cebricornio' con la editorial Babidibú.

TU COMENTARIO