Poesía en forma de romance para incentivar la memoria de los niños

El ‘Romance del prisionero’ puede ser una herramienta muy útil para incentivar la memoria de los niños. Además, con ella podrás reflexionar con tu hijo acerca del concepto de libertad. No dejes de leer la reflexión para entender mejor el mensaje de este romance anónimo del siglo XVI con el que más tarde se compuso una canción.

Una poesía para hablar con los niños de libertad: Romance del prisionero

Poesías explicadas para niños: Romance del prisionero
‘Romance del prisionero’, una poesía sobre la libertad

Presta atención a las palabras de este romance anónimo muy antiguo que ya hablaba del concepto de libertad.

Que por mayo era, por mayo,

cuando hace la calor,

cuando los trigos encañan

y están los campos en flor,

cuando canta la calandria

y responde el ruiseñor,

cuando los enamorados

van a servir al amor;

Sino yo, triste, cuitado,

que vivo en esta prisión;

que ni sé cuándo es de día

ni cuándo las noches son.

Sino por una avecilla

que me cantaba el albor.

Matómela un ballestero;

déle Dios mal galardón.

Matómela un ballestero;

déle Dios mal galardón.

Reflexiones sobre el Romance del prisionero para los niños

Este romance data de 1511 y es anónimo. Sin embargo, a pesar de ser muy antiguo, supo captar como ninguno el sentimiento de agonía y desamparo de un prisionero, que cuenta cómo un pequeño ave que le visita cada día es el único contacto que tiene con la vida, hasta que el ave muere a manos de un ballestero.

El romance describe el momento en el preso escribe este poema: En plena primavera, cuando la vida comienza a florecer y el sol alarga los días, la soledad y angustia del preso que no puede disfrutar de todo este espectáculo, se agudiza. El romance describe un paraíso tras los barrotes, hogar para la vida y los enamorados, los campos en flor y las aves cantoras. El preso imagina con nostalgia todo lo maravilloso que es aquello de lo que le privaron.

La vida del preso en cuatro versos: El romance solo dedica cuatro versos a describir la situación en la que se encuentra el preso. No tiene nada y por ello no necesita muchas palabras para describirlo. Basta con decir que no es capaz de diferenciar el día de la noche, porque en esa prisión nunca es de día.

Pero las desgracias aún pueden aumentar: Cuando el preso pensaba que ya nada podía ir a peor, llega la tragedia.. El único contacto que tenía con el exterior era un pequeño ave que se posaba en su ventana cada día. Un ballestero mató con una flecha al ave y el preso se quedó totalmente solo.

Recuerda que también puedes usar este romance para incentivar la memoria. Pide a tu hijo que lo memorice y después lo recite. Es una gran ejercicio para el cerebro.

El vídeo del Romance del prisionero en forma de canción

Este romance anónimo del siglo XVI tiene varias versiones en canciones que han sido interpretadas por numerosos cantautores y músicos, desde Pablo Ibáñez o Amancio Prada hasta el grupo de folk ‘Alalumbre’. Con este nos quedamos. En su versión utilizan solo algunos de los versos del romance. El castillo de las imágenes es el de Fuensaldaña (Valladolid, España).

Otras poesías para adolescentes y adultos sobre la libertad

Aquí tienes otros preciosos poemas que hablan de libertad o de las reflexiones que surgen cuando sentimos que nos falta:

En Tiempo de pandemia: esta poesía de Kitty O’Meara se ha hecho famosa tras la situación a la que nos llevó la crisis por el coronavirus. Millones de personas fueron confinadas en sus casas para evitar la propagación del virus. La forma de relacionarse cambió por completo.

La princesa está triste: una princesa que no está encerrada pero se siente prisionera por una tristeza que la atenaza. No dejes de leer este precioso poema de Rubén Darío.

La canción del pirata: Nadie como este pirata conoce lo que es la libertad. Un sentimiento muy bien tratado en estos versos tan conocidos de Espronceda.

Tal vez también te interese...

Author

Estefanía Esteban es periodista y escritora de literatura infantil. Ha publicado el libro 'Cebricornio' con la editorial Babidibú.

TU COMENTARIO