El mito de Lilith, la mujer ‘endemoniada’ predecesora de Eva. Historia y reflexiones

Existen muchas teorías sobre la primera aparición de Lilith. Pero en todas, se describe como una mujer que encarna ‘el mal’, las ‘fuerzas oscuras’ y endemoniadas. El mito de Lilith se remonta a la cultura mesopotámica, aunque su leyenda más popular parte del judaísmo y concretamente, del Génesis, en su interpretación rabínica. Es, supuestamente, la primera mujer de Adán, que poco después le abandona y repudia, para unirse a los seres malignos.

TIEMPO DE LECTURA: 3 MINUTOS

Índice de contenidos

El espeluznante mito de Lilith

El mito de Lilith
‘El mito de Lilith’ – Lilith con serpiente, John Collier (1892)

Si bien es cierto que la figura de Lilith (unida al mundo oscuro) ya aparece junto al árbol del Edén en el famoso escrito acadio de Gilgamesh (se menciona en su tablilla XII), la historia más popular de esta mujer data del Génesis, y su origen en este caso es judío.

Al parecer, Lilith fue la predecesora de Eva, la primera mujer de Adán. Él, que había sido creado del polvo por Dios, le había rogado que creara una pareja acorde a su forma, ya que veía que todos los animales tenían una, menos él… Fue entonces, según la tradición judía, cuando apareció Lilith, una mujer creada también del polvo de la tierra, de la misma forma en que Dios creó a Adán, igual a él, muy hermosa, erótica, pero rebelde e indomable.

De hecho, Lilith se negó a ser la pareja de Adán, rechazó tener que estar bajo su marido, y prefirió abandonar el paraíso. Ella se quejó, nombrando el nombre verdadero de Dios (algo por entonces prohibido).

El mito de Lilith: los demonios

Adán intentó hacerse con ella a la fuerza, pero Lilith escapó y se encaminó al Mar Rojo, en donde se encontró con el demonio Lucifer, con quién tuvo cientos de hijos. Sus criaturas eran malignas y según cuenta el mito, sus hijas se encargaban de molestar a las mujeres durante el parto y raptar a sus hijos cuando nacían.

Cuentan que el mismo Dios intentó recuperar a su ‘hija’ descarriada. Le pidió que volviera con Adán, mandando como mensajeros a tres de sus ángeles: Senoi, Sansenoi y Semangelof. Pero ella se negó, y Dios, como castigo, ordenó que cien de sus hijos murieran cada día hasta el fin de los tiempos.

Lilith quiso vengarse de este castigo, haciendo el mal a todas las parturientas y niños que nacían. Desde entonces, muchas madres usan un amuleto con los nombres de los tres ángeles que Dios envió en búsqueda de Lilith, para protegerlos de la oscura fuerza de esta mujer.

Una curiosidad más sobre el mito de Lilith

El nombre de Lilith también aparece en la Biblia, aunque solo se menciona una vez, en en Isaías 34:14. Dice lo siguiente: «Se juntarán las fieras salvajes con las hienas, el macho cabrío llamará a su pareja; allí descansará Lilith, se hará con una guarida, su lugar de reposo».

Viene a ser una descripción de animales que cuentan con parejas, menos Lilith, que está sola, porque decidió abandonar a Adán.

Claves para entender el mito de Lilith

  • ¿Quién era Lilith?: Según el mito judío, la primera mujer, predecesora de Eva.
  • ¿Por qué representa al mal?: Lilith decidió abandonar a Adán y se ‘alió’ con los demonios y fuerzas oscuras.
  • ¿Regresó alguna vez al Edén?: Dios le pidió que regresara, pero ella no quiso. Su odio hacia Adán le llevó a querer matar a todos los descendientes el primer hombre.
  • ¿Qué tiene que ver Lilith con una leyenda sobre una mujer que rapta recién nacidos?: Entre las ‘maldades’ que se le atribuyen a Lilith, están también las de hacer pasar terribles dolores a las parturientas y dar muerte o secuestrar a los recién nacidos.

Reflexiones sobre el mito de Lilith

La historia del mito de Lilith
Lady Lilith. (1866) – Dante Gabriel Rossetti

En realidad, el mito de Lilith se puede interpretar de varias maneras, no únicamente como la mujer que encarna el mal. De hecho, la figura de Lilith viene del acadio (su nombre procede del acadio, ‘Lil’, que significa viento), y en esta cultura era más bien una mujer rebelde y libre.

  • Lilith ‘la rebelde’: Los acadios no contemplaban tanta maldad en Lilith, sino que la presentaban como una mujer rebelde, osada, una diosa con una gran fortaleza. En la tablilla de Gilgamesh Lilith establece su morada junto al árbol sagrado, en cuyas raíces la serpiente ha creado su hogar. Y Lilith abandona el árbol y aquel lugar.

En Gilgamesh, Lilith formaba parte a la vez del inframundo (como serpiente), de la Tierra (como mujer) y del cielo (como ave). Pero al abandonar el Edén, Lilith se describe más bien como un demonio o espíritu del inframundo, relacionado con la hechicería, con la oscuridad, pero también es una diosa relacionada con la fertilidad.

Desde la visión del siglo actual, más de 2.000 años después de que se describiera el mito de Lilith, vemos a una mujer valiente que decide imponer sus derechos frente al hombre dominador. Adán, que quiere poseer a Lilith a su antojo, se topa de pronto con el rechazo. Intenta violarla y ella se escapa de sus garras.

En este aspecto, Lilith era una mujer de nuestro tiempo, totalmente incomprendida en su época.

  • El mito de Lilith ‘la malvada’: En la mayoría de las versiones sobre el mito de Lilith, esta mujer encarna el mal, la soberbia, la tentación y el odio. Se cree que fue la culpable de que Caín finalmente matara a su hermano.

Eva es sin embargo su contraposición, una mujer más inocente y bondadosa, que sí, tentó a Adán, pero según esta creencia, por culpa de Lilith, que le incitó a hacerlo. De hecho, muchos expertos y estudiosos del Génesis creen que la imagen de la serpiente que incita a Eva a ofrecer la manzana a su esposo, es en realidad Lilith. Mientras que Eva representa la bondad y el arrepentimiento, Lilith, por contra, engendra la osadía y el mal.

Otros mitos que tal vez desconocías

Si te gustó el mito de Lilith, también te encantarán estas otras historias míticas:

  • El mito de Pigmalión: ¿Te suena eso del método Pigmalión? Los psicólogos lo describen como el poder y persuasión que tienen unas personas sobre otras, tanto para conseguir algo positivo en los demás, como algo negativo. Lo entenderás mejor después de leer esta increíble historia.
  • Mito de Casandra: Fue la primera adivina o pitonisa de la historia, pero cometió un terrible error que pagó bien caro. Descubre su tremenda historia aquí.
El mito de Casandra con explicaciones
El mito de Casandra
  • La diosa Cibeles: ¿Quién podría imaginar que tras esa dulce apariencia se esconde una diosa castradora? Pues sí, la historia de la diosa Cibeles va a sorprender. Ni imaginas de lo que es capaz de hacer…

¿Sabías que también puedes escuchar alguna de estas historias narradas mediante podcast? Busca aquí:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 7

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.