Muchos expertos asemejan las aventuras del rey Gilgamesh con la famosa Odisea de Homero (que narra las aventuras del guerrero Ulises), y con algunos extractos del Génesis. Este, por supuesto, es mucho más antiguo. De hecho, se considera la obra épica más antigua de la humanidad. Está escrito sobre doce tablillas de arcilla, y compuesto a partir de cinco poemas sumerios. Analizamos esta aventura de la mitología sumeria sobre la búsqueda de la inmortalidad por parte del hombre y la explicamos.

Resumen del famoso poema de Gilgamesh

Poema de Gilgamesh
La epopeya de Gilgamesh

Gilgamesh, rey de Uruk, era un monarca déspota, cruel, tirano. Forzaba a las mujeres y tenía todo lo que deseaba en el momento. Sus súbditos, hartos de este comportamiento, imploraron ayuda a los dioses. Y los dioses decidieron enviar a la Tierra a un hombre salvaje con el objetivo de enfrentarse al rey. Su nombre era Endiku. En la Tierra, fue ‘humanizado’ por Shamhat, una prostituta sagrada.

Endiku deseaba dar muerte al tirano, pero las cosas no salieron como los dioses habían imaginado. Tras un terrible combate, Gilgamesh y Endiku se hicieron amigos, y decidieron emprender juntos un viaje. Entre muchas otras aventuras, consiguieron matar al gigante Humbaba, guardián del Bosque de Cedros por donde paseaban muchos dioses en la Tierra, para cortar algunos de los árboles. Con su madera hicieron una puerta y una balsa para regresar a Uruk.

El rey de Uruk rechazó allí el amor de una diosa: Ishtar, diosa del amor, de la guerra y encargada de proteger la ciudad de Uruk.

«No eres más que un brasero que se apaga con el frío; una puerta trasera que no detiene la ráfaga ni el huracán; (…) ¡Calzado que oprime el pie de su propietario! ¿A cuál amante amaste siempre?»– le dijo.

Ella, enfadada, pidió a su padre (Anu), el rey del cielo, que enviara como castigo al Toro del Cielo, junto con siete años de hambre. Pero Gilgamesh y su nuevo amigo también le dan muerte.

El desenlace de Gilgamesh

La ira de los dioses no podía ser mayor. Todos sus intentos para castigar a Gilgamesh, salían mal. Pensaron entonces en aquello que más dolor le podía causar al rey de Uruk, algo que no podría evitar. Hicieron que su mejor amigo, Endiku, muriera de forma repentina, en plena juventud.

«Porque el Toro del Cielo mataron, y a Humbaba mataron; por consiguiente», dijo Anu, «uno de ellos, aquel que taló los montes del cedro, debe morir»

Impresionado ante esta pérdida, Gilgamesh emprendió la búsqueda de la inmortalidad. Esta le llevó a los confines del mundo, en donde encontró a los únicos supervivientes del Diluvio: Utnapishtim y su mujer. Ambos poseían el don de la inmortalidad, concedido por los dioses. Pero no pudieron ayudar a Gilgamesh… Aunque sí le contaron un secreto: el paradero de una planta capaz de devolver la juventud.

Gilgamesh partió en su búsqueda, pero justo cuando consiguió llevársela, una serpiente se la robó. Es entonces cuando entendió que la inmortalidad es exclusiva de los dioses. Y regresó a su ciudad con las manos vacías, pero mucho más sabio.

Claves para entender el Poema de Gilgamesh

  • ¿Quién fue Gilgamesh?: El rey de Uruk, antigua ciudad de Mesopotamia.
  • ¿Quién escribe el poema de Gilgamesh?: Es anónimo.
  • ¿Cuándo se escribe?: Se calcula que sobre el año 2.500-2.000 a. C
  • ¿En qué idioma?: Está escrito en babilónico antiguo, con versiones posteriores en acadio. Es un poema sumerio.
  • ¿En dónde lo escribieron?: A partir de poemas independientes sobre 12 tablillas. Juntas, forman la epopeya, aunque con partes incompletas, que se conservó en Babilonia.
  • ¿Qué significa el Poema de Gilgamesh?: El poema trata de la búsqueda por parte del hombre de la inmortalidad. Es la primera vez que los hombres escriben sobre este tema. La conclusión es que solo los dioses pueden ser inmortales.
  • Principales personajes: Gilgamesh (rey de Uruk), Endiku (su mejor amigo), Utnapishtim (superviviente del Diluvio Universal)

Comentarios sobre el poema de Gilgamesh

La estatua de Gilgamesh
Estatua de Gilgamesh

La historia de Gilgamesh es la aventura literaria más antigua que se conserva hasta ahora, en donde además se incluye un extracto sobre el Diluvio Universal que más tarde recogería el Génesis. El poema comienza con estas palabras (que fueron descubiertas en un fragmento guardado en el Museo Británico):

«El que lo vio todo, que fue el fundamento de la tierra, que supo (todo), fue sabio en todos los asuntos: Gilgamesh».

El poema podría dividirse en cuanto a su temática en dos partes:

  1. Presentación de Gilgamesh y la búsqueda de la Gloria
  2. Pérdida de Endiku y la búsqueda de la inmortalidad
La presentación de Gilgamesh

La primera parte es un camino de gloria y consecuciones para el rey de Uruk, Gilgamesh, capaz de desafiar y vencer a los dioses. Incluso consigue transformar a su enemigo potencial, Endiko, en su mejor amigo.

Gilgamesh es descrito en estos primeros versos como un ‘semidiós’, formado por dos tercios de dios y un tercio humano. Sin embargo, esa parte humana es la que le condena a la mortalidad. Es consciente de ello al ser testigo de la muerte prematura de su mejor amigo. Y es esto lo que hace que la muerte se convierta en una obsesión.

Al comienzo, Gilgamesh crea una hermosa ciudad, Uruk, rodeada de altos muros y repleta de huertos y bellos jardines. Y él era un rey sabio, fuerte y de hermosos rasgos. Sin embargo, era arrogante, cruel y despiadado, soberbio y caprichoso. Y esto desencadenó el enfado de súbditos y dioses.

«Gilgamesh es descrito como dos tercios de dios y un tercio de hombre»

(Comentarios del poema de Gilgamesh)
La importante figura de Endiku

Endiku representa la justicia, el equilibrio. Un equilibrio que nace de la Naturaleza, ya que los dioses le envían sin conocimientos, salvaje, para que aprenda de los hombres. Ellos, los súbditos de Gilgamesh son los que le hacen ver los defectos de su rey y quienes encienden en él la llama de la ira. Desea matarlo para librar a su pueblo de la tiranía. Es un auténtico héroe destinado a liberar a su pueblo. Sin embargo, todo cambia tras una dura batalla. Aquel a quien tanto odiaba se transforma ante sus ojos en un hombre leal, y todos sus prejuicios se desvanecen. Es entonces cuando se forja una gran amistad entre ambos.

«Endiku representa la justicia, el equilibrio. Sin embargo, Gilgamesh logra hacerse con su amistad y cambiar su destino»

(Reflexiones sobre el poema de Gilgamesh)
La segunda parte de Gilgamesh

La segunda parte narra la búsqueda de la inmortalidad, hasta que Gilgamesh se da cuenta finalmente de que es algo a lo que el hombre no puede aspirar.

La muerte de Endiku por una enfermedad enviada por los dioses golpea con dureza el corazón de Gilgamesh, quien no entiende por qué el hombre debe morir. Es lo que le lleva a buscar esa inmortalidad vetada. El rey de Uruk lo intenta. Hasta el único superviviente del Diluvio, Utnapishtim, lo pone a prueba. Le pide aguantar sin dormir una semana, para saber si estaría preparado para vivir eternamente. Y no lo consigue.

Utnapishtim le explica que él es inmortal por los remordimientos del dios que envió el Diluvio sobre la Tierra.

«¿Quién por ti convocará los dioses a la asamblea, para que encuentres la vida que buscas?»-le dice. Aún así, le da otra oportunidad, y le explica dónde encontrar la planta de la inmortalidad.

Gilgamesh también fracasa en su intento de robarla. Y es al regresar a su ciudad, Uruk, cuando se da cuenta de que el hombre no vive por siempre, pero sí aquello que deja en vida. Entiende que su ciudad, a la que llegó a repudiar, era la que le daría inmortalidad tras su muerte.

«El rey de Uruk finalmente entiende que la inmortalidad del hombre reside en sus actos y en aquello que deja en la Tierra antes de partir»

(Reflexiones sobre el poema babilónico)

Similitud entre el Poema de Gilgamesh y la Biblia

Algunos expertos creen que Gilgamesh pudo inspirar otros relatos posteriores, como los de la Ilíada y la Odisea de Homero, que narran las aventuras (y desventuras) de Odiseo (Ulises), durante un largo viaje de regreso a su tierra, y durante el cual debe librar numerosos obstáculos y un castigo constante de algunos dioses.

Aunque las similitudes que más atraen a los estudiosos del tema es la relativa al Génesis de la Biblia, en donde aparece el Diluvio Universal (que se narra antes en Gilgamesh), y en donde también se hace referencia a una ‘planta’ de la inmortalidad, el árbol del Edén, en donde de nuevo aparece la figura de una serpiente. Las similitudes y diferencias entre Gilgamesh y ciertos relatos del Génesis o de otras religiones monoteístas, son aún debate entre los expertos.

El Diluvio Universal se narra en Gilgamesh como el castigo de uno de los dioses, Enlil, señor del Cielo y la Tierra. Cuenta cómo fue un cuervo (y no una paloma) la que indicó a Utnapishtim que al fin habían encontrado tierra.

En las religiones monoteístas no solo se destaca la inmortalidad de Dios, sino que también se hace referencia a los defectos de los humanos y los castigos de Dios. El hombre debe respetar una serie de valores y principios para ‘ganarse’ la inmortalidad en otra vida tras la muerte.

Otros relatos muy interesantes

Si te gustó la historia de Gilgamesh, prueba a leer también estos otros interesantes y antiguos relatos:

  • Historia de las trece cosas: Según esta interesante leyenda maya, los dioses crearon trece importantes cosas para los hombres. ¿Quieres saber cuáles fueron?
  • Enuma Elish: Escrito sobre tablillas de arcilla, como el poema de Gilgamesh, y en acadio, este poema explica cómo fue la creación del universo y la humanidad.
Enuma Elish explicado, poema babilónico de la Creación
Enuma Elish, poema babilónico de la creación
  • El mito o alegoría de la caverna: Una interesante metáfora de Platón sobre la realidad a la que nos acostumbramos y la que imaginamos. Sobre cómo nos engañan los sentidos y lo difícil que es llegar al conocimiento de la verdad.

Y recuerda que también puedes escuchar interesantes relatos narrados mediante todos estos podcast:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 6

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.