Un cuento con un texto muy divertido para animar a los niños a jugar con las palabras

‘Una vaca y un edificio’ es un texto muy popular, que ha pasado de generación en generación gracias a la cultura oral. El objetivo de este cuento es jugar con las palabras. Las frases comienzan siempre con la última palabra de la frase anterior, de forma que se crean comparaciones muy curiosas que persiguen dar respuesta ala primera pregunta. Lo mejor es que lo leas para entenderlo. Disfruta de este fantástico cuento infantil para jugar con las palabras.

El popular y divertido cuento de ‘Una vaca y un edificio’ para niños

Una vaca y un edificio: un cuento infantil para jugar con las palabras

El texto tal vez te traiga recuerdos de tu infancia, ya que ha sido utilizado durante muchísimos años en colegios de todo el mundo. Es un fantástico juego de palabras que anima a los niños a divertirse al tiempo que incentiva en ellos el amor por la lectura. Con este texto podrás mejorar el vocabulario de tu hijo y potenciar su razonamiento lógico. Aquí lo tienes. ¿Juegas?:

¿En qué se parece una vaca a un edificio?

No sé, no sé…

En que la vaca es un animal muy bruto,

Bruto es el que mató a César,

César sin acento es cesar,

cesar es no hacer nada,

nada el que tiene la sangre pesada,

pesada se divide en dos: pez y hada,

pez es un animal acuático

y hada es una mujer muy buena

que nos trae juguetes todos los años,

como los trenecitos,

los trenecitos caminan por las vías,

las vías son de acero,

el acero se saca de las minas,

en las minas hay oro,

el oro sirve para hacer los anillos,

los anillos sirven para ponerse en los dedos,

los dedos sirven para sacar piojos,

piojo se divide en dos: pío y ojo,

pío es el canto de los pájaros

y ojo es un órgano visor

que nos indica que una vaca y un edificio

no se parecen en nada.

Qué consigues con este juego y cómo usarlo con los niños

Lo más divertido de este peculiar cuento es el juego de palabras que propone, encadenando la última palabra de una frase con el comienzo de la frase siguiente. Con él, podrás conseguir todo esto:

Mejorar la atención de tu hijo: los textos cortos y divertidos atraen poderosamente la atracción de los niños. Son fantásticos para mejorar la atención, que ya sabes que a muy corta edad es mucho menor. Busca despertar en tu hijo la curiosidad y conseguirás que se concentre por más tiempo en algo.

Que sienta curiosidad por las palabras: El mundo de las palabras puede ser muy divertido. Tu hijo puede jugar con ellas mientras mejora su vocabulario y aprende nuevas palabras. Una opción fantástica para aprender jugando.

Mejorar su capacidad de razonamiento lógico: Como hay que crear similitudes, tu hijo deberá razonar con cada frase, como sucede en las adivinanzas. Esto le ayudará a potenciar su inteligencia lógica.

Que se interese más por la lectura: los textos de cuentos originales y divertidos, como este, demuestran al niño que la lectura no es nada aburrida, sino todo lo contrario. Verás como de esta forma, se sentirá mucho más atraído por la literatura y los cuentos.

Cómo inventar un cuento parecido para jugar con las palabras con tu hijo

Ahora, intenta jugar creando vuestro propio cuento. Es fácil:

1. Inventa una pregunta comparando dos objetos muy diferentes. Por ejemplo… ‘¿En qué se parecen un pulpo y una manguera?’.

2. Ahora debes usar la primera palabra de esta comparación para crear a partir de ahí, el cuento. La palabra sería ‘pulpo’. Podrías decir algo así como: ‘En que el pulpo vive en el mar‘.

3. A partir de ahora, debes dejar volar tu imaginación, y crear frases a partir de la última palabra que citaste. En el caso anterior, sería ‘mar’, con lo cual, la siguiente frase debe empezar por ‘mar’: ‘Y en el mar hay muchos peces que nadan’… ‘Y el que nada no se ahoga’… ‘Porque ‘ahoga’ lleva ‘hache’… ‘ Y hache también lleva hacha’…

4. Crea todas las frases que quieras, y cuanto más divertidas, mejor. Con este juego además estarás incentivando la imaginación de tu hijo.

Tal vez también te interese...

TU COMENTARIO