Un cuento infantil muy divertido para incentivar la memoria

Este cuento corto para niños tradicional es ideal para los más pequeños. ‘Doña Carmen’ es un cuento muy divertido con el que los niños además de divertirse, podrán jugar a imitar a diferentes animales. ¡Aquí lo tienes!

Un cuento para niños muy divertido: Doña Carmen

Doña Carmen, cuento corto infantil
Doña Carmen, un cuento para niños muy divertido

Doña Carmen tenía un perro debajo de la cama. El perro ladraba (guau, guau), pero doña Carmen no se despertaba.

Doña Carmen tenía un gato debajo de la cama. El gato maullaba (miauu, miauu), el perro ladraba (guau, guau), y la anciana no se despertaba.

Doña Carmen tenía un ratón debajo de la cama. El ratón chillaba (iii, iii), el perro ladraba (guau, guau), el gato maullaba (miau, miau), pero doña Carmen no se despertaba.

Doña Carmen tenía un gallo debajo de la cama. El gallo cantaba (kikirikiii, kikirikii), el perro ladraba (guau, guau), el gato maullaba (miau, miau), el ratón chillaba (iii, iiii), pero ella no se despertaba.

Doña Carmen tenía una oveja debajo de la cama. La oveja balaba (beee, beee), el perro ladraba (guau, guau), el gato maullaba (miau, miau), el ratón chillaba (iii, iiii), el gallo cantaba (kikirikiii, kikirikiii), pero doña Carmen no se despertaba.

Doña Carmen tenía un buey debajo de la cama. El buey mugía (muuu, muuuu), el perro ladraba (guau, guau), el gato maullaba (miau, miau), el ratón chillaba (iii, iiii), el gallo cantaba (kikirikiii, kikirikiii), la oveja balaba (beee, beee), pero doña Carmen no se despertaba.

Doña Carmen tenía un cerdo debajo de la cama. El cerdo gruñía (oinggg, oinggg), el perro ladraba (guau, guau), el gato maullaba (miau, miau), el ratón chillaba (iii, iiii), el gallo cantaba (kikirikiii, kikirikiii), la oveja balaba (beee, beee), el buey mugía (muuu, muuu), pero la anciana no se despertaba.

Doña Carmen tenía un burro debajo de la cama. El burro rebuznaba (ioooo, ioooo), el perro ladraba (guau, guau), el gato maullaba (miau, miau), el ratón chillaba (iii, iiii), el gallo cantaba (kikirikiii, kikirikiii), la oveja balaba (beee, beee), el buey mugía (muuu, muuu), el cerdo gruñía (oinggg, oinggg), y doña Carmen por fin se despertó.

Cómo utilizar este divertido cuento para niños

Verás que este cuento es fantástico para los más pequeños, y lo es por muchos motivos. Puedes utilizarlo para incentivar y mejorar la atención de los más pequeños y también, como no, para trabajar la memoria y la interpretación:

Haz trabajar a la memoria: la memoria debe ejercitarse desde bien pequeños, porque de esta forma estaremos ayudando a desarrollarla y a su vez será un excelente ejercicio para el cerebro. A los niños pequeños les cuesta menos memorizar este tipo de historias tan repetitivas, que además van aumentando poco a poco el número de elementos a memorizar. Para ellos es un juego, y para su cerebro un fantástico ejercicio.

Mejora su atención: los niños pequeños son los lectores más exigentes. Y esto es porque su tiempo de atención aún es bastante reducido. Por eso debemos apostar or poemas cortos y cuentos que consigan captar su interés. Sin duda, si añadimos onomatopeyas como en este caso, será mucho más entretenido y les ‘enganchará’ con más facilidad.

¡A interpetar!: no leas el cuento tal cual… ¡interprétalo! La idea es imitar los sonidos y alguna característica de los animales que se van nombrando. A los niños les llamará mucho más la atención y permanecerán atentos hasta el final. Después pide la colaboración del niño para que él también intente imitar a los animales que se van mencionando a lo largo del cuento. ¡Verás cómo se divierte!

Aviva su imaginación: ¿te imaginas a todos los animales que se mencionan en el cuento debajo de la cama de la anciana? ¡Menuda risa! pues los niños pueden imaginarlo, e incluso, por qué no, añadir algún animal más. Juega con ellos a imaginar más animales debajo de la cama de la mujer… ¡verás qué divertido! Para ellos supone un excelente ejercicio para su imaginación. ¿Y si además hubiera un pato debajo de la cama? ¿O un elefante?

Otros divertidos cuentos para niños pequeños

Si lo que buscas son cuentos como este, cortos y destinados al público más pequeño, estos otros también pueden gustarte:

Los animales cantores: otro divertidísimo cuento de animales para imitar sonidos con el que los más pequeños se lo pasarán en grande.

El peine quitavirus: dentro de la sección ‘Las historias de Miguel’, encontrarás cuentos cortos tan divertidos como este. ¡Y llenos de imaginación!

Vamos a contar los números: este es un cuento muy original, para niños con mucha imaginación. ¿Te atreves a inventar números? ¡Prueba!