Los rebaños de Helios. Relato mitológico para niños

Este relato, ‘Los rebaños de Helios’, narra una de las extrañas aventuras que Ulises vivió a lo largo de su viaje hacia su casa, Ítaca. El guerrero recuerda mediante esta anécdota vivida en la isla de Helios que hay normas que deben respetarse. De no hacerlo, existen consecuencias. Traspasar los límites puede ser peligroso.

TIEMPO DE LECTURA: 2 MINUTOS

La historia de Ulises y los rebaños de Helios

Los rebaños de Helios, una aventura de Ulises
La aventura de Ulises y los rebaños de Helios

Cuentan que Ulises y sus hombres consiguieron seguir navegando hacia Ítaca después de haber sorteado el peligroso y abrupto canal de Escila y Caribbis. A pesar de que uno de estos monstruos se llevó a alguno de los hombres de Ulises, el mal podía haber sido mayor, así que estaba contento de haber logrado salvar a la mayor parte de su tripulación.

Las mareas les llevaron hasta una isla, la isla de Helios. Era realmente hermosa, y Ulises decidió amarrar allí los barcos y parar a descansar.

Llegaron hasta un prado en donde pastaban las vacas de Helios. Pero Ulises recordó uno de los consejos de su amiga Circe. Le advirtió de no tocar ninguno de los animales del rebaño.

– Tened mucho cuidado con estas vacas. No toquéis a ninguna. Son sagradas, y nadie debe molestarlas… – advirtió Ulises a sus hombres.

Pero su tripulación estaba realmente hambrienta. El primer día obedecieron las órdenes de Ulises, pero al siguiente, aprovecharon un momento en el que él se ausentó para agarrar algunas reses y asarlas. ¡Menudo festín se dieron!

El castigo por apoderarse de los rebaños de Helios

Cuando Ulises llegó y vio lo que había pasado, presintió que una terrible tragedia estaba a punto de llegar, así que ordenó a sus hombres salir inmediatamente hacia los barcos, y zarpar lo antes posible. Ni siquiera su rápida reacción les libró de la furia de Helios.

El dios se enfadó tanto, que pidió a Zeus que los castigara con dureza. Así que, estando ya en alta mar, el cielo se oscureció y comenzó a caer una fuerte tormenta.

El viento soplaba con furia y la lluvia caía sin parar. La tempestad era terrible, tanto, que el viento rompió en dos el aparejo del barco de Ulises. Un rayo terminó por partir el casco en dos. Lo mismo ocurrió con el resto de barcos.

Murieron todos sus compañeros. Pero él, Ulises, consiguió agarrarse a algunos de los restos de su barco. Después de varios días de lucha incansable contra las olas, el guerrero llegó. exhausto, a una hermosa isla, la isla de la diosa Calipso.

Qué temas podemos trabajar con Los rebaños de Helios

Utiliza esta historia de una de las aventuras de Ulises, ‘Los rebaños de Helios’, para reflexionar acerca de:

  • Las normas y los límites.
  • Consecuencias de desobedecer e infringir las normas.
  • El instinto de supervivencia.
  • La justicia.
  • Los deseos, las tentaciones.
  • Las emociones y su control.

Reflexiones sobre el relato de ‘Los rebaños de Helios’

Esta historia es clave en la odisea de Ulises por llegar a su hogar. La desobediencia y ofensa al dios Helios por parte de su tripulación estuvo a punto de poner fin a su aventura. Murieron todos sus hombres. Pero él, el único que no había violado la prohibición del dios Helios, fue el único en salvarse:

  • ¿Es un justo castigo?: Esta historia de ‘Los rebaños de Helios’ nos advierte del peligro de traspasar ciertos límites, de saltarnos prohibiciones que pueden ser dañinas no solo para otros, sino también para nosotros mismos, por las consecuencias que pueden tener. Existía una única prohibición en la hermosa isla de Helios y la tripulación de Ulises la violó. Evidentemente, tendría un castigo. Pero, ¿fue demasiado severo?
  • El riesgo y sus consecuencias: Muchas veces nos ‘arriesgamos’ y decidimos transgredir ciertas normas, pensando que ‘controlamos la situación’ y que las consecuencias no serán tan graves. Sin embargo, nunca podemos estar seguros de cuáles van a ser las consecuencias. El castigo del dios Helios en esta historia de ‘Los rebaños de Helios’ podría haber sido menor, sí, pero siempre hay que tener en cuenta el peor de los escenarios.

La tripulación de Ulises sabía que había una norma sagrada, que no debía romperse. Y debían ser conscientes de que traspasar esa norma podría conllevar un terrible castigo. Aún así, se arriesgaron. Las consecuencias, ya las conocemos. Esto nos recuerda que antes de tomar una decisión que nos pueda poner en peligro, debemos valorar las posibles consecuencias, incluidas las peores que podamos imaginar.

«Saltarnos una prohibición no solo nos hace daños a nosotros. Las consecuencias también pueden dañar a otros»

(Reflexiones sobre ‘Los rebaños de Helios’)

Más reflexiones sobre el relato de Los rebaños de Helios

  • El problema del impulso: Estaba claro que en ‘Los rebaños de Helios’, la tripulación sabía que no podía tocar esas vacas sagradas, pero tenían hambre, y no fueron capaces de controlar su impulso, su deseo de comer carne después de tanto tiempo alimentándose a base de pescado. Una tentación tan grande, que sucumbieron a ella. ¿Imposible decir ‘no’ a esa tentación? Ulises controló su deseo y supo apartar esa tentación, templar sus emociones y detener sus impulsos más primarios. Era posible hacerlo, pero solo aquellos que tienen un gran dominio de sus emociones, pueden conseguirlo. De ahí la importancia de conocer y aprender a encauzar cada una de nuestras emociones.
  • Por qué se salvó Ulises: Si pensabas en este momento que el dios Helios fue demasiado duro e incluso injusto con su castigo, recuerda que dejó vivir al único que no traspasó los límites, al único que obedeció la prohibición y respetó a las vacas sagradas del dios del sol. En ‘Los rebaños de Helios’, solo fueron castigados aquellos que infringieron las normas. Quien la respetó, se salvó. En cierta manera, esta historia nos habla de justicia: solo pagan por sus ‘pecados’ quienes los cometen. Aunque en este caso, a punto están los que se saltan las normas de llevarse por delante a un inocente. Con ello también se advierte del peligro que supone para otros que unos pocos desobedezcan una norma. Pueden llegar a ‘pagar’ injustamente el mal que cometieron otros.

Otras sorprendentes historias de Ulises

Si te gustó el relato de ‘Los rebaños de Helios’, prueba a leer también alguna otra de las aventuras de Ulises:

  • El cíclope Polifemo: Este enorme gigante con un solo ojo en la frente, mantiene cautivos a Ulises y sus hombres. Pero el guerrero encuentra mediante la astucia una forma de escapar.
  • Ulises y las sirenas: ¿Cómo deshacerse de una terrible tentación? Los deseos a veces nos traicionan, pero son los sentidos los que nos ciegan. Descubre cómo consiguió el guerrero de Ítaca resistirse a los cantos de las sirenas.
Ulises y las sirenas, mitología griega para niños
El relato de Ulises y las sirenas
  • La isla de los lotófagos: Una extraña flor hace que los hombres de Ulises olviden quiénes son y de dónde. No te pierdas esta increíble historia con moraleja final…

Y recuerda que también puedes escuchar infinidad de relatos narrados para niños, adolescentes y adultos. Los encontrarás en el canal de podcast, que es gratuito:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 4

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.