Ulises en la isla de los feacios, una historia con valores

Aquí encontrarás uno de los viajes de Ulises, en su última etapa antes de llegar a su tierra, Ítaca. Se trata de la isla de los feacios, un lugar en donde el guerrero al fin encontró una mano tendida para ayudarle en su penosa vuelta a su país. Un relato breve adaptado de la historia que Homero narra del canto VI al XIII de la Odisea y que nos habla de bondad y caridad.

TIEMPO DE LECTURA: 3 MINUTOS

La historia de Ulises en la isla de los feacios

La historia de Ulises en la isla de los feacios
La aventura de Ulises en la isla de los feacios

El dios Poseidón seguía enfadado con Ulises por dejar ciego a su hijo Polifemo en uno de los primeros viajes del guerrero. Por eso desató una tempestad que hizo naufragar su balsa. Pero Ulises consiguió llegar hasta la orilla de una isla, la isla de los feacios, y andar hasta un río, en donde cayó desplomado.

El rey de este lugar se llamaba Alcínoo. Tenía una hija muy hermosa, Nausícaa, que precisamente fue quien encontró al guerrero de Ítaca. Aunque en realidad fue Minerva, diosa de la sabiduría y la justicia, quien acudió a ella. Le explicó que sus ropajes estaban sucios, y debía lavarlos.

La princesa, convencida de lo que Minerva le había dicho, pidió a sus padres un carro grande para llenarlo de vestidos y acudió al río junto a unas sirvientas para lavar la ropa.

Al terminar su trabajo, y antes de regresar, comenzaron a jugar con una pelota. Minerva hizo que la princesa fallara uno de los tiros, y la pelota cayó en un remolino de agua. Gritó de tal manera Nausícaa, que Ulises se despertó. Al abrir los ojos, su mente parecía un torbellino de pensamientos y su corazón, una batalla de emociones:

– ¿Dónde estoy? ¿Quién habitará esta tierra? ¿Serán violentos o justos? ¿Terminarán aquí mis días?

El oleaje le había arrancado la ropa, y pensó en cómo taparse antes de presentarse ante las mujeres. Encontró un olivo y usó una de sus ramas.

¡Menudo susto se dieron las sirvientas al verlo aparecer entre las ramas de los árboles! Sin embargo, la princesa, alentada con un soplo de valor por la diosa Minerva, no se inmutó.

La amabilidad de los reyes de esa isla

Ulises estaba anonadado ante tanta belleza. Las jóvenes eran realmente hermosas, con sus largas trenzas y sus vaporosos vestidos de suave gasa.

Nausícaa dejó que Ulises se lavara y ordenó a las sirvientas que le dieran ropa y comida. Después, la princesa le condujo hasta el palacio sentado en el carro, junto a los vestidos.

Cuando Ulises entró en la sala del trono, Minerva lo cubrió con una nube de niebla. Los reyes, Alcínoo y su esposa Arete, quedaron mudos de admiración ante aquel apuesto y misterioso guerrero.

En presencia de los reyes, Ulises se arrodilló y suplicó su ayuda para regresar a su hogar.

– Ruego a los reyes de los feacios y a los dioses que me permitan regresar a mi patria, de la que llevo tanto tiempo alejado, y por cuyo regreso he vivido tantos infortunios…

Conmovidos ante aquel hombre, el rey prometió ayudarle, y Ulises les contó toda su historia. Les habló de la isla de los cíclopes, de su aventura tras el regalo de Eolo… De cómo perdió a todos sus hombres y de por qué permaneció siete años con la bella Calipso. Les explicó cómo llegó hasta esa isla y todo lo que vivió hasta entonces.

– ¡Jamás oí una historia igual!- exclamó sorprendido el rey de de los feacios- Eres un auténtico superviviente, sin duda… Haré todo lo posible por que consigas llegar a tu tierra y puedas al fin reencontrarte con tu esposa, Penélope.

Dicho y hecho. El rey Alcínoo ordenó entregarle a Ulises un resistente barco. Le acompañarían algunos marineros. En cuanto el guerrero entró en el navío, cayó en un placentero sueño. ¿Llegaría al fin a su hogar, a Ítaca?

Las claves de la aventura de Ulises en la isla de los feacios

¿Qué cuenta la historia de la isla de los feacios? ¿Quiénes habitan esta isla? ¿Qué ofrecen a Ulises? Aquí tienes un breve resumen de esta aventura:

  • ¿Qué personajes aparecen en la isla de los feacios de Homero?: Ulises, los reyes de la isla, Alcínoo y Arete y su hija, la princesa Nausícaa. La diosa Minerva (diosa de la sabiduría y la justicia) y algunos sirvientes y esclavos.
  • ¿En qué parte de la Odisea sale la historia de Ulises en la isla de los feacios?: Entre los capítulos VI y XII.
  • ¿Quién encuentra a Ulises en la isla de los feacios?: La bella princesa Nausícaa, junto con sus sirvientas.
  • ¿Qué Ulises al ver a los reyes de la isla de los feacios?: Les pide ayuda para regresar a Ítaca, y narra ante todos sus aventuras e infortunios hasta llegar allí.
  • ¿Qué mensaje transmite esta aventura de Ulises?: Habla de empatía, caridad y generosidad hacia el extranjero.

Qué temas se pueden trabajar con la historia de Ulises en la isla de los feacios

Utiliza esta corta pero agradable aventura de Ulises en la isla de los feacios para trabajar:

  • La hospitalidad.
  • El valor de la amabilidad.
  • La compasión y la caridad.
  • El valor de la empatía.

Reflexiones sobre la aventura de Ulises en la isla de los feacios

Este corto relato de Ulises en la isla de los feacios nos habla de hospitalidad, caridad y compasión. Nos habla de empatía y de la necesidad de ayudar a quien lo necesita. También de redención y esperanza:

  • La caridad hacia el desconocido: No es fácil confiar en quien no se conoce. La vida nos enseña a ser prudentes, desconfiados y a veces, injustos por miedo a ser heridos. Pero en esta historia de Ulises en la isla de los feacios, el mensaje es totalmente contrario. Aquí se nos habla de caridad, compasión y confianza. Los reyes de este lugar creen las palabras de Ulises y confían en él. Le ofrecen hospitalidad desde el principio, sin conocerle, y le brindan toda su ayuda. Cobijo, comida y hasta un barco para que pueda regresar a su hogar.

Hablamos de caridad y generosidad, de empatía y bondad. Algo que el guerrero echaba en falta en sus viajes. También en la última parada, en donde Calipso le trató como a un rey, sí, aunque la bella reina confundió el amor con la posesión, y eso hizo que el palacio se transformara en prisión. Al fin Ulises se encuentra con personas que le comprenden y le dejan libre. Y no solo eso, sino que además le ayudan a alcanzar su meta.

Otra reflexión sobre esta aventura de Ulises

  • La penitencia antes de la gloria: Ulises repasa ante los reyes de la isla de los feacios todas sus aventuras e infortunios hasta llegar allí. Se da cuenta de las terribles pruebas que ha tenido que superar, de las pérdidas humanas, del dolor, del sufrimiento… En realidad todos estos viajes están entrelazados y suman una larga penitencia. Una vez superada, alcanzará el perdón y el premio, el regreso a su querida Ítaca. Una especie de muerte y resurrección, comparando el perdón tras la penitencia con el comienzo de una nueva vida.

«La caridad también implica empatía y confianza. No hay lugar para el miedo a ser decepcionados»

(Reflexiones sobre Ulises y la isla de los feacios)

No olvides repasar estos otros viajes de Ulises

Ulises vivió muchas otras aventuras antes de llegar a la isla de los feacios. Estos son algunos ejemplos de todo lo que tuvo que sufrir durante su larga travesía hacia Ítaca:

  • El caballo de Troya: Tras esta batalla comienza todo. Ulises parte en un largo viaje tras conseguir recuperar a la reina griega, Elena.
  • Escila y Caribdis: Antes dos fatales destinos, Ulises tuvo que escoger uno de ellos. Un buen líder es aquel capaz de decidir en momentos clave sin dudar ni un segundo. ¿lo hará? No te pierdas esta trepidante aventura.
Escila y Carbdis: Los viajes de Ulises
Ulises y la aventura de Escila y Caribdis
  • Los rebaños de Helios: En esta aventura, Ulises cuenta cómo pierde a todos sus hombres como castigo por vulnerar la única prohibición que existía en una paradisíaca isla.

Y recuerda que algunas de estas aventuras las podrás escuchar narradas en el canal de podcast de Tucuentofavorito.com. Búscalas aquí:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 4

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.