Poesías trabalenguas para niños para aprender divirtiéndose

¿Te gustan las poesías? ¿Y los trabalenguas? Pues entonces te encantarán estas poesías trabalenguas para niños, que además les ayuda a mejorar la dicción de forma divertida. Son poemas que pueden memorizar e intentar repetir, utilizándolo además como trabalenguas.

Las mejores poesías trabalenguas para niños

Poesías trabalenguas fascinantes para niños
Las mejores poesías trabalenguas para niños

Si te interesa mejorar la dicción de ciertos fonemas o mejora la vocalización al leer o al hablar en público, nada como esta selección de poesías trabalenguas, muy entretenidas, divertidas y didácticas. Los niños mejorarán la dicción de forma amena, y de paso se beneficiarán de todas las ventajas de las poesías. ¿Quieres probar? Aquí encontrarás un índice con algunas poesías trabalenguas. Más abajo, encontrarás un breve resumen de qué tipo de poesía es cada una de ellas.

1. La matraca traca2. El cotorro de Cascorro3. Cuento sin ton pero con son
4. Altazor y la golondrina5. La perra de Parra6. Cuéntico bóbico para una nénica aburrídica
Las mejores poesías trabalenguas para niños

La matraca traca: Poesías trabalenguas para niños para jugar

La matraca traca, una poesía para niños
La matraca traca, una poesía para niños

Una poesía de la poeta mexicana Gilda Rincón que puede convertirse en una excelente herramienta para practicar la dicción de la ‘erre fuerte’. El poema describe la carraca, ese instrumento musical que se utiliza (o utilizaba) en muchos pueblos para hacer un sonido que sonaba algo así como ‘traca, traca, traca…’. Descubre el poema AQUÍ.

El cotorro de Cascorro: Poesías trabalenguas de grandes poetas

El cotorro de Cascorro, poesía para practicar la 'r'
El cotorro de Cascorro, un poema de Gloria Fuertes

Sí, hasta la mismísima Gloria Fuertes creó poesías que son fantásticos trabalenguas para los más pequeños. La ‘erre fuerte’ es un fonema que puede resultar muy difícil para los niños hasta los cinco años. Por eso, practicar con palabras que lleven ‘erre’, es un excelente ejercicio para ellos. Esta poesía además es muy divertida. Trata de una cotorra (en este caso, cotorro) muy particular… ¿Quieres saber más acerca de este poema? LEER AQUÍ.

Cuento sin ton pero con son: el trabalenguas más loco y divertido

Poesías para niños divertidas
Cuento sin ton pero con son para niños

Intentar repetir palabras imposibles (o más bien, inventadas) puede convertirse en todo un reto. Un ejercicio además divertidísimo para los niños. Pues esto es lo que nos propone la genial Elsa Isabel Bornemann con este extraño pero desternillante poema. ¿El desafío? Leerlo o recitarlo lo más deprisa que puedas sin equivocarte. Y no es fácil… ¿Quieres probar? AQUÍ lo tienes.

Altazor y la golondrina: Poesías trabalenguas para niños más mayores

Altazor, una poesía trabalenguas para niños
Altazor y la golondrina, una poesía para niños de Vicente Huidobro

Esta poesía de Vicente Huidobro es fantástica para los niños algo más mayores. Incluso, para los adultos. ¿Podrías imaginar cuántos nombres puede tener una golondrina? No imagines… lee el poema y lo sabrás. Con versos que incluyen palabras que tal vez no hayas escuchado nunca, y te resulten algo difíciles de pronunciar. Es fantástica para poner a prueba nuestra dicción y para mejorar la vocalización. Un consejo: lee primero muy despacio este poema y después, intenta leerlo cada vez más deprisa (sin equivocarte, claro). PINCHA AQUÍ.

La perra de Parra: ¡Viva la ‘erre’!

Trabalenguas con la r: La perra de Parra
La perra de Parra, poesía para niños con la letra r

Sí, está claro cuál es el objetivo de este poema: dejar que la ‘erre’ sea un problema. Pero… ¿quién será Parra? ¿Te atreves a contar cuántas erres lleva esta poesía? ¿Y serás capaz de recitarla entera sin ‘tropezar’ ni una sola vez? Todo un desafío, para niños y mayores. AQUÍ la tienes.

Cuéntico bóbico para una nénica aburrídica: Poesías trabalenguas muy originales

Una divertidísima poesía de Elsa Bornemann para niños: Cuéntico bóbico para una niña aburrídica
Cuéntico bóbico para una nénica aburrídica, una poesía para niños de Elsa Isabel Bornemann

La imaginación de la poeta Elsa Isabel Bornemann no tiene límites… ni la de los niños tampoco. Por eso les gusta tanto estos poemas que se convierten en todo un reto para pronunciar cada palabra de forma correcta. En este caso, la dificultad llega por el cambio de acentos y tildes en palabras que se han transformado para hacernos la lectura algo más difícil. Aunque a base de leer la poesía un par de veces, seguro que no resulta ningún problema. ¿Te atreves? PINCHA AQUÍ.

Trabalenguas que también puedes utilizar

Si quieres seguir mejorando o practicando la dicción, recuerda que también puedes contar con trabalenguas clásicos. Aquí tienes algunos buenos ejemplos:

  • Trabalenguas con la C: Si lo que te interesa es practicar con el fonema de la ‘C’, prueba con todos estos textos…
Trabalenguas para niños con la letra C
Trabalenguas con la letra C para los niños
  • Te proponemos también escuchar la narración de cuentos y relatos fascinantes, tanto para niños como para adolescentes y adultos. Los encontrarás aquí:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 2

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.