Los Reyes magos, de Jacinto Benavente, para adolescentes y adultos

Este breve relato de ‘Los Reyes Magos’, basado en el texto de Jacinto Benavente publicado en un periódico estadounidense en 1925, nos habla de la inocencia de los más pequeños, la fe, la ilusión y la confianza. Una fe ciega y fuerte que perdemos según vamos creciendo. Una ilusión que se desvanece con los años. Este texto retrata el día de los Reyes magos en el hogar compuesto por un matrimonio y sus dos hijos.

TIEMPO DE LECTURA: 4 MINUTOS

La historia de los Reyes Magos, basada en el relato de Jacinto Benavente

El cuento de Los reyes magos, de Jacinto Benavente
‘Los Reyes magos’, de Jacinto Benavente

Se despertó nervioso, mucho. Había dormido mal, tan inquieto como estaba, impaciente porque estaba a punto de llegar el día.

Había soñado con la regia cabalgata, presidida por tres hermosos caballos ataviados con bridas de oro y piedras preciosas. Sobre las sillas de montar, sus majestades los reyes de Oriente, vestidos con finos y lujosos trajes y capas bordadas con hilo de plata. Tras ellos, tres camellos cargados de sacos y sacos repletos de regalos.

Apenas vislumbró los primeros rayos de sol, saltó de la cama de un brinco y fue corriendo hacia el balcón, movido como un resorte por la curiosidad y la esperanza. Era tan pequeño que no llegan al pomo de la puerta. Daba pequeños saltitos, hecho, como estaba, un manojo de nervios. Era flacucho y muy moreno. De piel lisa y brillante. Nariz respingada y ojos grandes y despiertos, que no se paraban de abrir y cerrar con insistencia.

Al ruidoso forcejeo del niño acudió la criada dando gritos:

– ¿Qué es ese ruido? ¡Qué demonio de niño! ¡Vete a la cama, que es muy temprano!

– ¡Los Reyes! ¡Quiero ver lo que han traído los Reyes!- gritaba el pequeño.

– ¡Eres tonto! ¡Los reyes no existen!- se oyó decir al hermano mayor desde su cuarto ¡Tonto, más que tonto! Yo ya tengo mi regalo- le dijo, mostrándole un duro resplandeciente que guardaba en el bolsillo del pantalón de pijama- Me lo dio papá anoche. Me preguntó ¿tú crees en los reyes? Pues no existen, me dijo, y me dio la moneda.

¡Mentiroso! Han venido los Reyes y a mí me han traído muchas cosas. A ti nada, porque siempre me haces rabiar…

– ¡Tonto, más que tonto!- seguía diciendo el hermano mayor.

Los Reyes magos y el consuelo de la madre

El pequeño se puso a llorar, y en esto que acudió el padre:

– ¿Qué pasa aquí? ¿Qué es este escándalo?

Él, que era un hombre racional y positivista, dio la razón al mayor en cuanto le contaron lo que sucedía:

– Tu hermano tiene razón… los hombres no creen en esas cosas.

– ¿Lo ves, lo ves?- decía triunfante el mayor.

El pequeño miraba aterrado, ante las duras palabras de su padres, y siguió llorando. Llegó la madre:

– ¿Qué pasa? ¿Por qué llora el niño?

Miró con severidad al padre y él decidió no decir nada.

– Porque me dicen que los Reyes Magos no existen…- explicó entonces el pequeño.

– ¿Eso te han dicho? ¿Que no existen los reyes? Eso lo dicen para hacerte rabiar. Claro que existen los Reyes Magos, unos reyes muy buenos que te quieren mucho… – dijo la madre con dulzura abrazando al pequeño.

Y besando a su hijo, volvió a contarle la historia de los Reyes magos, mientras el niño se aferraba a su cálido pecho. Y con un hipo entre llanto y risa, desafiaba a su padre y a su hermano:

– ¿Veis como sí existen los Reyes Magos? ¿Veis como sí es verdad todo?

Reflexiones sobre el relato de los Reyes magos, de Jacinto Benavente

El pequeño protagonista de este relato del escritor madrileño Jacinto Benavente representa esa ilusión, esa fe y esa esperanza que desafía a la crudeza de la realidad y un mundo que se aferra a lo racional frente a aquello que no se puede ver ni explicar mediante la ciencia. Creer o no creer. No hay más.

  • La fe que mueve montañas: Este cuento tan breve de los Reyes Magos contrapone dos visiones del mundo. Una de ellas es cruda y racional. De aquellos que solo creen en lo que se puede ver y demostrar. Son personas realistas, pero toscas y sin escrúpulos. No dudan en hacer daño con tal de decir lo que piensan… Otra, es la que confía y cree en cosas que aún sin poder ser demostradas por la ciencia, llenan el mundo de ilusión y esperanza. Sí, los que tienen fe.

En este relato de los Reyes Magos, el pequeño desea ver los regalos que le traen, y a pesar de la insistencia de su hermano mayor y su padre, sigue creyendo en ellos. Más aún cuando su madre, amorosamente, le da la razón. La madre, asertiva, cariñosa y empática, prefiere alimentar la ilusión y los sueños, la visión romántica y amorosa de la vida.

  • La ilusión, tan necesaria: Junto al concepto de fe está el de la ilusión del pequeño, que apenas pudo dormir por los nervios de estar a punto de comprobar qué regalos le traerían los Reyes Magos. Esa ilusión que nos anima a creer, no solo en otros, sino también en nosotros mismos. Esa ilusión tan necesaria para enfrentarnos a la vida con más fuerza, con más deseos. El pequeño de esta historia retrata esa ‘resistencia’, aquellos que deciden creer en lo que no se puede ver. Tampoco es visible el amor, y sabemos que existe. Como ya dijo en su día el autor del Principito, ‘lo esencial es invisible a los ojos’.

«La ilusión es necesaria para enfrentarnos a la vida con más fuerza.»

— (Reflexiones sobre ‘Los Reyes Magos’)

Otros relatos de los Reyes magos para adolescentes y adultos

Descubre muchas otras interesantes historias sobre sus majestades los Reyes de Oriente. Aquí tienes algunos ejemplos:

  • Artabán, el cuarto rey mago: Cuenta una antigua leyenda que en realidad no fueron tres, sino cuatro, los Reyes Magos. Pero a Belén solo llegaron tres. ¿Sabes qué le sucedió a Artabán, el cuarto rey mago? ¡Te lo contamos!
  • El regalo de los tres Reyes magos: Esta es una historia del escritor estadounidense O. Henry. Narra la historia de una pareja muy humilde, que busca la forma de hacer un regalo de reyes muy especial…
El regalo de los Reyes Magos, un cuento de Navidad para jóvenes
El regalo de los Reyes Magos, cuento de Navidad para jóvenes y adultos
  • Las castañas: ambientado en la víspera de la llegada de los Reyes Magos, este cuento español de Teodoro Baró y Sureda nos habla de caridad frente al egoísmo y la avaricia. ¡Precioso!

Y recuerda que también puedes escuchar narrados muchos cuentos navideños. Los encontrarás aquí:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 2

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.