La reina Batata. Una poesía muy divertida de María Elena Walsh

Si te gustan las poesías divertidas y necesitas una para leer con los niños, esta de ‘La reina Batata’ es ideal. Podrás utilizarla de muchas formas: para leerla, interpretarla, pedir a los niños que la memoricen… Aquí encontrarás el poema de la genial María Elena Walsh y algunas ideas para usarlo con los más pequeños.

La divertida poesía de ‘La reina Batata’

Poesía infantil La reina Batata
La poesía ‘La reina Batata’, de María Elena Walsh

Aquí tienes la letra del poema ‘La reina Batata’. No son muchos versos, así que no resultará muy difícil hacerse con la atención de los niños. De todas formas, recuerda en vocalizar bien al leerla y enfatizar en algunas palabras para que presten más atención:

‘Estaba la Reina Batata

sentada en un plato de plata,

el cocinero la miró

y la reina se abatató.

La reina temblaba de miedo,

el cocinero con el dedo,

que no que sí, que sí que no…

de malhumor la amenazó.

Pensaba la Reina Batata:

“Ahora me pincha y me mata”

y el cocinero murmuró:

“Con ésta sí me quedo yo”.

La reina vio por el rabillo

que estaba afilando el cuchillo

y tanto tanto se asustó

que rodó al suelo y se escondió.

Entonces llegó de la plaza

la nena menor de la casa,

cuando buscaba su yoyó

en un rincón la descubrió.

La nena en un trono de lata

la puso a la Reina Batata

colita verde le brotó…

(a la Reina Batata, a la nena, no)

Y esta canción se terminó’.

(‘La reina Batata’- María Elena Walsh)

Cómo utilizar esta poesía con los niños

‘La reina Batata’ es un poema muy divertido y nos ofrece muchas posibilidades para jugar con los niños y usar la poesía en el plano educativo. Aquí tienes algunas sugerencias:

  • Mejorar la atención de los niños: Sin duda, la poesía infantil es la mejor forma de ir aumentando la atención de los niños con la práctica. Suelen ser poemas cortos, divertidos y que dejan jugar con la entonación y hasta las onomatopeyas. Con cambios de voz y recalcando algunas palabras ‘clave’, podemos conseguir la plena atención de los niños, incluidos los más pequeños.
  • ¡A interpretar!: Ya sabes que el teatro y la interpretación tienen infinidad de beneficios. Pero sobre todo, es muy útil para mejorar la autoestima y la confianza en uno mismo. Permite expresar sentimientos y perder el miedo a expresarlos delante de los demás. Puedes usar este poema de ‘La reina Batata’ para ayudar a los niños más tímidos a perder el miedo a hablar en público.
  • A ejercitar la memoria: Esta poesía es fantástica para memorizar. Cuenta una historia divertida y es sencilla. Los niños pueden usarla como una excelente herramienta para practicar la memoria. Los más pequeños pueden empezar por una estrofa y después ir aumentando la dificultad poco a poco.

Más ideas para usar con los niños esta poesía

  • ¿Jugamos con las palabras?: Seguramente los niños no entiendan algunas de las palabras que se mencionan en el poema. Eso es porque a la poetisa María Elena Walsh le encanta jugar con las palabras e inventarse alguna. Sin embargo, no es difícil averiguar su significado si nos fijamos en el contexto. Por ejemplo, cuando María Elena dice ‘el cocinero la miró y la reina se abatató’… Al leer estos versos junto a los demás, nos damos cuenta de que en realidad se refiere a que la reina comenzó a sentir mucho miedo. Y cuando ya al final del poema habla de la reina Batata rescatada por la niña más pequeña de la casa, cuenta que le salió una ‘colita verde’. Se refiere a las raíces que echan las patatas cuando pasa un tiempo.
  • Habla del miedo: Cuesta reconocer las emociones cuando somos pequeños. El miedo es una emoción básica que no siempre es malo. De hecho, gracias al miedo, la reina Batata salvó su vida. Y es que el miedo es un mecanismo de defensa que, aliado con la prudencia, nos evita muchos riesgos y peligros. Habla de todo esto con los niños. ¿Qué miedos tienen ellos? ¿Son útiles, les ayudan o más bien son miedos que paralizan e impiden disfrutar de una experiencia?

Preguntas para mejorar la comprensión lectora

Por supuesto, este poema de ‘La reina Batata’ también nos ofrece la oportunidad de mejorar la comprensión lectora. ¿Habrán entendido los niños todos los versos? ¿Se acordarán de lo más importante? Para comprobarlo y ayudarles a recordar, nada como plantear alguna pregunta después de leer el poema. Por ejemplo, estas:

  1. ¿En dónde estaba sentada la reina Batata?
  2. ¿Por qué tenía miedo?
  3. ¿Cómo se escapó del cocinero?
  4. ¿Dónde colocó la niña a la reina Batata?
  5. ¿Qué le salió a la batata al cabo de un tiempo?

Y aviva la imaginación de los niños

También puedes usar esta poesía para trabajar la creatividad y la imaginación de los niños. Puedes hacerlo de todas estas formas:

  • Imagina un diálogo: Ahora que ya conocemos la historia de la reina Batata, ¿te atreves a imaginar un diálogo? Primero, entre la batata y el cocinero y después, entre la niña pequeña y la batata. Deja que los niños imaginen… Podría ser algo parecido a: «Oh, no, cocinero, ¿no me pensarás comer?». «Claro que sí, reina Batata, y bien rica que vas a estar en el grill»… «¿Qué haces ahí escondida, temblando debajo de la cama?». «Me escapé del cocinero que me quería comer a la plancha»…
  • ¡A dibujar!: ¿Te imaginas cómo será la reina Batata? ¿Cómo serán sus ojos? ¿Y la boca? Anímate a imaginar a nuestra protagonista y deja que los niños usen los colores que les apetezca… ¡Te sorprenderán!
  • Inventa la continuación de esta historia: Bien, ya sabemos que la reina Batata pudo escapar del cocinero, y que la niña pequeña de la casa le ayudó. Pero… ¿y qué pasaría después? ¿Crees que regresaría al campo? ¿Tendría algún familiar esperando en el patatal? Veamos qué surge de la imaginación de los niños…

Más poesías cortas y divertidas para los niños

Si te gustó esta poesía, prueba también a utilizar estas otras. ¡Te encantarán!:

  • Se mató un tomate: Este divertido poema habla de un suceso la mar de extraño. Resulta que un tomate cayó a la ensaladera con tan mala fortuna que… Bueno, será mejor que leas el poema entero. ¡Es casi una noticia!
  • Diez perritos: Esta poesía es ideal para ayudar a aprender a contar a los más pequeños. Además, también podrán practicar sus primeras sumas y restas de la forma más entretenida.
Diez perritos, poesía corta para niños
Diez perritos, una divertida poesía para niños
  • La pata mete la pata: No podía faltar la gran Gloria Fuertes, con sus tiernos poemas y tan divertidos como este, que además nos habla de un valor esencial. ¡Descubre cuál es!

Y si buscas cuentos narrados para los niños, aquí encontrarás muchos:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 2

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *