La cola de las lagartijas. Leyenda mexicana para niños

¿Sabes por qué la cola de las lagartijas crecer cuando se la cortan? Pues presta atención a esta original y antigua leyenda mexicana, que nos explica cómo consiguieron este ‘don’ las pequeñas lagartijas y por qué les fue concedido. Una leyenda fascinante para leer con los niños.

TIEMPO DE LECTURA: 3 MINUTOS

La preciosa leyenda mexicana ‘La cola de las lagartijas’

La cola de las lagartijas. una leyenda mexicana para niños
La leyenda de ‘La cola de las lagartijas’

Cuenta una antigua leyenda mexicana que hace mucho, pero que mucho tiempo, los dioses crearon a todos los animales. Y tiempo después, crearon a los hombres.

Al principio, los hombres solo cazaban a aquellos animales que necesitaban para comer. El resto, estaban tranquilos. Pero poco a poco, los hombres comenzaron a molestar también a otros animales, aunque no les sirvieran como alimento. Por ejemplo, a las lagartijas, empezaron a perseguirlas sin más y a golpearlas y cortarles la cola.

Por eso estos pequeños reptiles decidieron esconderse entre las rocas. Pero aún así, temían salir de su escondite, porque en cualquier momento los hombres podían atraparlas y dejarlas sin cola. Y sin ellas… ¡parecían sapos! Y no podían moverse con la misma velocidad…

Desesperadas, decidieron preguntar al resto de animales cómo se protegían de los hombres. Encontraron a un jaguar, y este les dijo:

– El Señor de los Montes me dio unas afiladas garras y un grito que atemoriza al resto de animales, incluidos los hombres.

Después las lagartijas vieron a unos monos saltando entre los árboles.

– Y vosotros, ¿cómo conseguís escapar de los humanos?- preguntaron las lagartijas.

– El Señor de los Montes nos otorgó agilidad para trepar rápido por los árboles, y un sonido estridente para gritar y asustar a los hombres.

Qué les concedió a las lagartijas el Señor de los Montes

Las lagartijas se fueron de allí algo tristes. Ellas no tenían garras, ni una voz chillona. Tampoco podían trepar entre las ramas. Vieron entonces a unos jabalíes pastando y les preguntaron. Ellos respondieron:

– El Señor de los Montes hizo que nos crecieran dos afilados colmillos y nos recomendó que fuéramos siempre en grupo.

Las lagartijas se dieron cuenta de que todos los animales hablaban del Señor de los Montes, así que decidieron ir en su busca para pedirle ayuda. Lo encontraron y finalmente pudieron hablar con él, pero éste les dijo:

– Lo siento, pero ya no puedo añadiros colmillos, ni enormes dientes… Tampoco puedo hacer que trepéis porque no tenéis manos. Pero sí puedo hacer algo por vosotras. Cada vez que un humano os corte la cola, os crecerá otra mucho más larga y hermosa.

Desde entonces, las lagartijas tienen el poder de regenerar su cola, aunque se siguen escondiendo entre las rocas, porque aún temen que los humanos las golpeen.

Reflexiones sobre esta leyenda de La cola de las lagartijas

Las leyendas se han transmitido a lo largo de todas las épocas a través de la cultura de narrativa oral. Gracias a ello han llegado hasta nosotros. Por eso es normal que existan diferentes versiones de una leyenda… no en todos los lugares se contaba de la misma manera. Esta preciosa historia de ‘La cola de las lagartijas’ procede de México, y además de contarnos de forma original por qué la cola de las lagartijas vuelve a crecer, también nos habla de:

  • La necesidad de respetar la Naturaleza: Si te das cuenta, esta leyenda de La cola de las lagartijas recalca al principio que el hombre en sus orígenes solo mataba animales como necesidad para alimentarse, pero pronto empezó a maltratar a otros animales sin motivo alguno. Esta falta de respeto hacia los animales que integran la Naturaleza se convierte en un defecto de los humanos del que el resto de animales deben protegerse. El respeto es un valor esencial que no deberíamos aplicar solo entre nosotros, sino también hacia el resto de seres vivos que forman parte de la Naturaleza. Todos formamos parte del mismo planeta.
  • Cada animal posee una coraza: Todos tenemos una ‘armadura’ que nos ayuda a defendernos de los ataques y peligros que nos acechan. Cada animal tiene la suya. La lagartija, además de ser muy rápida, tiene además la posibilidad de regenerar su cola. En esta leyenda, ‘La cola de las lagartijas’, también se recuerda que el mundo está lleno de peligros, y que todos debemos buscar una forma de escapar de ellos.

Una reflexión más sobre ‘La cola de las lagartijas’

  • El miedo como prudencia: Las lagartijas comenzaron a sentir miedo de los humanos cuando éstos empezaron a maltratarlas. El miedo es lo que hizo que se buscaran un ‘escondite’, para protegerse de ellos. Si no hubieran sentido esta emoción básica, el miedo, nunca hubieran decidido buscar un remedio a su problema. En ‘La cola de las lagartijas’ también nos recuerdan que el miedo es una emoción ‘salvadora’ en muchas ocasiones, y que debemos aprender a diferenciar ese miedo que nos ayuda del otro miedo que nos bloquea y hace daño.

«El mundo está lleno de peligros. Todos debemos buscar la forma de escapar de ellos»

(Reflexiones sobre ‘La cola de las lagartijas’)

Otras preciosas leyendas mexicanas para niños

Si te gustó esta leyenda de La cola de las lagartijas, prepárate a descubrir también estas otras hermosas historias:

Por qué los osos polares tienen la cola corta, una leyenda escandinava
Una curiosa leyenda: por qué los osos polares tienen la cola corta
  • El conejo de la luna: Si te fijas muy bien, verás una curiosa mancha en la luna, que tiene forma de conejo. Sí, sí… y además esta mancha tiene una leyenda azteca que está relacionada con la humildad y el sacrificio. ¡Descúbrela!

Y si lo que buscas son leyendas narradas, encontrarás muchas aquí, en el canal de podcast de Tucuentofavorito.com:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 4

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.