La zorra que nunca había visto un león. Fábula de Esopo sobre la prudencia

Esta es quizás una de las fábulas menos conocidas de Esopo. ‘La zorra que nunca había visto un león’, es una fábula corta que nos habla de prudencia y de cómo conseguir, poco a poco, cierta confianza. Es decir, que nos da un consejo acerca de cómo debemos enfrentarnos a lo que desconocemos.

La fábula de La zorra que nunca había visto un león

Fábula La zorra que nunca había visto un león
Fábula de ‘La zorra que nunca había visto un león’

Había una vez una zorra que no había visto nunca un león. Ni siquiera le habían hablado de él. Así que el día que lo vio a lo lejos, se asustó muchísimo y salió corriendo. ¡Menudo animal, tan grande y con esa melena!

A los pocos días, la zorra volvió a ver a cierta distancia al rey de la selva, pero esta vez no huyó. Decidió quedarse lejos, pero lo estuvo observando durante un rato. El león se tumbó plácidamente a descansar.

El tercer día que la zorra vio al león, se acercó a él muy despacito, y aún a una distancia prudente, decidió hablar con él.

Moraleja: «Ante lo desconocido, prudencia. Acércate poco a poco y encárate a ello cuando sientas que tienes la confianza necesaria, pero sin dejar de ser precavido»

(‘La zorra que nunca había visto un león’)

Qué temas puedes trabajar con la fábula de La zorra que nunca había visto un león

Utiliza esta fábula corta de Esopo, ‘La zorra que nunca había visto un león’ para hablar de:

  • El valor de la prudencia.
  • La confianza.
  • El miedo protector.
  • La paciencia.

Reflexiones sobre esta fábula corta de Esopo

El mensaje, o más bien consejo, de esta fábula corta, ‘La zorra que nunca había visto a un león’, es bien claro: ante lo desconocido, mucha prudencia…

  • Si no conoces algo, no te lances: Está claro que la moraleja de ‘La zorra que nunca había visto un león’ es aplicable a todo en la vida, y no solo a personas. También a trabajos, conocimientos… Lo más sensato ante algo que desconocemos, sea una persona o una materia concreta, es acercarnos poco a poco, ir conociendo más de esa ‘novedad’ para comenzar a conocerla y ganar en confianza. Una vez valorados los peligros, o una vez que consigamos ganar en confianza ante lo desconocido, ya podemos aproximarnos más, pero siempre sin perder el sentido de la prudencia, que nunca deberíamos abandonar en ningún caso.
  • El miedo que nos protege: También te habrás dado cuenta de que esta fábula de ‘La zorra que nunca había visto un león’, encara una de las emociones básicas que nos afecta a todos desde el punto de vista más constructivo. El miedo es bueno para nosotros cuando se convierte en un escudo protector ante amenazas o ante algo que desconocemos y podría significar un riesgo sin saberlo. En este caso, la zorra no conocía al león, y lo primero que sintió al verlo, fue miedo. Es el miedo el que le dio ese mensaje de «cuidado, aléjate, pues no lo conoces ni sabes si es peligroso para ti». Y es ese sentido protector del miedo el que tantas veces nos libra de algún riesgo y nos evita tantos disgustos. Escuchemos al miedo que nos protege e intentemos controlar aquel que nos bloquea y nos hace daño.

Otra reflexión más sobre la fábula de ‘La zorra que nunca había visto un león’

  • El punto justo de confianza: En esta fábula de Esopo de ‘La zorra que nunca había visto un león’, también se habla de cómo ganar confianza ante lo desconocido. Y no es de otra forma que poco a poco, con mucha paciencia. Al igual que en el famoso capítulo del Principito y el zorro, la confianza en este caso se gana al cabo de un tiempo, cuando la zorra ya ha visto y observado bien al león. Según va conociéndolo más, se hace una idea más exacta de los peligros que puede suponer y la confianza que puede tener hacia él. No es sino con el tiempo como se gana confianza y se conoce más a alguien o algo.

«Escuchemos al miedo que nos protege y evitemos aquel que nos bloquea y hace daño»

(Reflexiones sobre la fábula ‘La zorra que nunca había visto un león»)

Otras increíbles fábulas de Esopo por descubrir

Si te gustó esta fábula corta de ‘La zorra que nunca había visto un león’, prueba también a descubrir estas otras, que también son de Esopo. Todas ellas con una buena moraleja comentada mediante reflexiones para entender mejor su mensaje:

  • La corneja y la jarra: Si lo que buscas es una fábula que hable del valor del esfuerzo y de la perseverancia, esta es ideal. Un texto corto de Esopo con el que los niños entenderán por qué es tan importante no rendirse e insistir cuando se quiere lograr un gran objetivo.
  • El león y el toro: De nuevo una fábula que nos habla de prudencia, pero en esta ocasión toma especial importancia la buena observación. ¡No te la pierdas!
El león y el toro, una fábula de Esopo para niños
La fábula de Esopo ‘El león y el toro’
  • La zorra y las uvas: Podemos engañar a otros, pero es bien difícil intentar engañarnos a nosotros mismos. Es lo que esta fábula corta nos recuerda, eso, y que debemos aprender a manejar mejor nuestra frustración ante aquello que no conseguimos a pesar del esfuerzo.

¿Sabías que también puedes escuchar fábulas narradas? Las encontrarás aquí, en el canal de podcast de Tucuentofavorito:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 2

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *