La lengua larga de la lagartija. Cuento corto mexicano

Existe un cuento muy antiguo, ‘La lengua larga de la lagartija’, que explica por qué usamos el dicho ‘tener la lengua larga’ cuando contamos algo que genera algún ‘revuelo’, o cuando difundimos algún secreto o algo que no nos corresponde decir a nosotros. Bien, este cuento, que tiene una versión africana con alguna similitud pero animales diferentes, nos habla de forma divertida del ‘lío’ que organizó una lagartija al dar mal un mensaje.

Un cuento divertido para niños: La lengua larga de la lagartija

La lengua larga de la lagartija, un cuento mexicano
El cuento ‘La lengua larga de la lagartija’

Un día, el Señor de los Montes, apenado por la tristeza con la que los animales encaraban la muerte, decidió entregar una nota a uno de ellos para que transmitiera un importante mensaje al resto. Así, llamó a una rana y le entregó una nota.

– «Entrega este mensaje al resto de animales, rana. En él os explico que la muerte no es el final de la vida. Moriréis para luego revivir«.

La rana tomó el sobre y se fue de allí muy contenta, dando pequeños saltos, pensando que la muerte entonces no era más que un juego. Pero por el camino, un poco más adelante, se encontró con la lagartija, que le dijo:

– ¿Dónde vas con esa nota, rana?

– Me la ha entregado el Señor de los Montes para todos los animales. Y tengo que llevarla a la selva para que todos sepan que morirán, pero luego revivirán.

– ¿Y piensas ir tú con lo despacio que vas? Con esos pequeños saltos, no llegarás hasta la noche… ¡Deja que la lleve yo! ¡Soy muy rápido!

Para demostrar a la rana lo rápido que corría, la lagartija hizo un sprint hasta los árboles.

– ¡Sí que corres, lagartija! Pero el Señor de los Montes me dijo a mí que lo llevara y si no lo hago, se va a enfadar…

– ¡Tonterías!- dijo la lagartija arrebatándole el sobre. – En un periquete estaré allí, tú no te preocupes por nada- dijo mientras se alejaba corriendo con la nota.

La lengua larga de la lagartija: El mensaje

Pero iba taaan rápido la lagartija, que se le cayó el sobre y ni se dio cuenta.

Al llegar a la selva, todos los animales acudieron a ver qué ocurría. La lagartija, al darse cuenta de que había perdido la nota, decidió dar el mensaje de viva voz:

– ¡Atención todos! ¡Tengo un importantísimo mensaje que me ha dado la rana, y que le dio a su vez el Señor de los Montes! Me ha dicho la rana que moriremos todos y no reviviremos.

Sí, resulta que la lagartija no se acordaba bien de la segunda parte del mensaje, así que lo dio mal, con terribles consecuencias, claro. Los animales se enfadaron mucho.

– ¿Y cómo es que ni se atreve la rana a darnos ese terrible mensaje? ¡En cuanto la veamos, se va a enterar!- dijeron los monos.

Y en esto que apareció la rana dando saltitos por allí…

– ¡Ahí está la culpable! ¡Al fuego con ella!– gritaron los monos.

Agarraron a la pobre rana y la acercaron a una fogata que tenían encendida, pero según se acercaban, la rana se iba poniendo más y más contenta, y no hacía más que decir:

– ¡Mi juego, mi juego!

La lengua larga de la lagartija: la fe de la rana

– ¿Qué le pasa a esta rana? ¿Le gustará el fuego?

– ¡Probemos mejor a ahogarla!- insinuó otro mono– ¡La tiraremos al pozo!

Fueron hasta un pozo y lanzaron a la rana, quien iba gritando según caía al agua:

– ¡Mi juego, mi juego!

La escucharon chapotear un rato, y al cabo de unos minutos, de un salto, la rana reapareció ante ellos. Uno de los monos dijo:

– ¿Pero cómo iba a morir ahogada la rana, si es un animal de agua?

Enfadados, se dieron media vuelta y se alejaron, mientras la rana, lanzándose de nuevo al agua, siguió chapoteando de lo lindo.

(Adaptación del cuento popular: ‘La lengua larga de la lagartija’)

Qué temas puedes trabajar con la historia ‘La lengua larga de la lagartija’

Con este divertido cuento mexicano, ‘La lengua larga de la lagartija’, podrás hablar con los niños de:

  • Por qué no debemos hacer el trabajo de otros.
  • Qué significa la expresión ‘tener la lengua larga’.
  • El valor de la prudencia.
  • La responsabilidad.
  • El sentimiento de ira.
  • La fe.

Reflexiones sobre este cuento mexicano

Si leíste el cuento africano de ‘El mensaje’, verás que tiene similitudes con este de ‘La lengua larga de la lagartija’, pero también algunas diferencias. Aquí, quien ‘lía la situación’ es la lagartija. El cuento recalca que este animal tiene la lengua larga…

  • La expresión ‘tener la lengua larga’: No es casual que en este cuento, ‘La lengua larga de la lagartija’, se haya escogido a este animal, precisamente por su gran característica de tener la lengua muy larga. Y seguro que más de una vez escuchaste la expresión: ‘tiene la lengua muy larga’, refiriéndose a alguna persona. No quiere decir que esa persona la tenga de verdad, sino que, como la lagartija en este cuento, suele contar cosas que no debe contar.

Es típico de personas ‘chismosas’, que les gusta contar secretos de otros, que no. piensan antes de contar algo importante… O que sienten una necesidad imperiosa por contar los primeros las noticias importantes. También se dice ‘tener la lengua larga’ cuando se dicen muchas palabrotas o palabras hirientes.

Más reflexiones sobre ‘La lengua larga de la lagartija’

  • Las consecuencias de tener la ‘lengua larga’: Ahora que ya sabemos lo que significa esa expresión, podemos centrarnos en las consecuencias, que también se ven muy bien en esta historia de ‘La lengua larga de la lagartija’. Este animal, al dar mal el mensaje, arma un tremendo revuelo e incita a la ira a los otros animales, no contra ella, pues la lagartija solo ha sido un mensajero del mensajero… sino al que debía llevar el mensaje, la rana. Y es que los rumores, las palabras feas… la ‘lengua larga’, en definitiva, suele generar malestar, confusión y error. Los monos, enfadados, creyeron que el culpable de esa terrible noticia era la rana, y a por ella que fueron.

«Los rumores, las palabras feas e hirientes, generan malestar, confusión, error y sentimiento de ira en otros»

Reflexiones sobre el cuento ‘La lengua larga de la lagartija’
  • El mensaje de la fe: Sorprendidos se quedaron los monos en este cuento de ‘La lengua larga de la lagartija’ al ver la reacción de la rana cada vez que estaba cerca de la muerte. No solo no tenía miedo, sino que se ponía más contenta. Ellos no entendían nada, pero en realidad lo que salvaba a la rana de sentir tristeza o miedo era la fe que tenía en las palabras que había escuchado del Señor de los Montes. Ella sí sabía que tras la muerte volvería a la vida, y se tomaba aquello como un divertido juego. La fe nos libra de sufrimientos, es como un bálsamo en momentos difíciles.

Una última reflexión sobre este cuento mexicano

  • El sentido de responsabilidad: En realidad, la rana no quería entregar el mensaje a la lagartija. Un sentimiento de prudencia y sobre todo, responsabilidad, pesaba sobre ella. Pero, en ‘La lengua de la lagartija’, este inquieto y rápido animal, la lagartija, se salió con la suya, aprovechándose de la tranquila rana, que observó sin poder hacer nada, cómo la lagartija se alejaba de allí con el mensaje. La pobre rana se quedó disgustada, porque sabía en el fondo que ese era su trabajo y que algo podía salir mal.

Otras geniales historias para leer con los niños

¿Te gustó este cuento de ‘La lengua larga de la lagartija? Pues aquí tienes otro igual de sorprendente que este. Todos, por supuesto, con sus explicaciones finales:

  • Los sapos y la lluvia: Esta preciosa leyenda mexicana no solo explica por qué los sapos y las ranas cantan cuando llueve, sino que además nos habla de un valor esencial muy importante: el de la cooperación.
  • Por qué los perros viven con las personas: Un cuento africano que de nuevo nos habla de responsabilidad, y que además explica por qué estos adorados animales domésticos, los perros, viven con las personas y no con el resto de animales en la selva.
Por qué los perros viven con las personas, una leyenda de Benín
Por qué los perros viven con las personas, una leyenda africana con valores
  • Las medias de los flamencos: ¿Por qué será que estos animales, los flamencos, tienen las patas de ese color rosado? ¡Es como si tuvieran medias! Este precioso cuento de Horacio Quiroga nos lo explica, al tiempo que nos habla de las consecuencias de los celos.

Y también puedes escuchar preciosos relatos narrados, mediante todos estos podcast. ¡Descúbrelos!

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 3

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *