Hércules y el león de Nemea. Leyenda griega

Aquí tienes la historia de la lucha entre Hércules y el león de Nemea, el mito completo. Se trata de una leyenda de la mitología griega, que narra el momento en el que el hijo de Zeus y Alcmena, una reina inmortal, consigue derrotar al terrorífico león. No te pierdas este mito y los comentarios finales.

La increíble leyenda de Hércules y el león de Nemea

El mito griego de Hércules y el león de Nemea
El mito de Hércules y el león de Nemea

Hace mucho tiempo, en la región de Nemea, en Grecia, vivía un terrible león que parecía invencible y que tenía atemorizados a todos los habitantes. Unos decían que tal monstruo era hijo de Tifón, el dios de los huracanes, y de la ninfa Equidna; otros, que había caído de la luna.

Lo cierto es que, fuera cual fuera su procedencia, este temible león era prácticamente indestructible. Su piel era tan dura que ningún arma podía atravesarla. Su rugido helaba la sangre del más valiente.

Pero por entonces un hombre, mitad dios, mitad humano, Hércules, poseía una enorme fuerza y gran inteligencia. Decidió liberar a todos los habitantes de esta pesadilla y destruir al león. Para ello, se hizo con tres armas: un arco y sus flechas, un garrote que él mismo talló con la madera de un olivo que arrancó de la tierra y una espada de bronce.

Pero ninguna de estas armas consiguieron matar al monstruo. Las flechas no podían atravesar su piel. Y el garrote, apenas le hacía nada. La espada tampoco era capaz de atravesar el cuerpo del león.

Desesperado, y después de una larga lucha, a Hércules se le ocurrió una idea: golpeó al león para que retrocediera y entrara en su guarida. Hércules se había dado cuenta de que tenía dos entradas, así que se dio prisa en taponar una de ellas. Corrió al otro lado y así pudo acorralar al animal.

Sin armas, solo con sus fuertes manos, consiguió estrangularlo. Y como el león tenía esa piel tan fuerte e impenetrable, Hércules pensó que podía usarla como armadura, pero por más que lo intentaba, no conseguía cortarla.

Entonces llegó junto a él la diosa Atenea, disfrazada de bruja, y le dijo:

– La única manera de cortar la piel del león de Nemea es usando sus propias garras.

Hércules le cortó una pata al león y usó sus garras para hacerse con la piel. Con ella se hizo la armadura que le protegió en todas sus batallas. Y sobre la cabeza, llevaba a modo de yelmo, la cabeza del león.

Comentarios sobre el mito griego de Hércules y el león de Nemea

Esta sorprendente historia que parte de la mitología griega, Hércules y el león de Nemea, narra uno de los 12 trabajos que realizó el poderoso Hércules (o Heracles). Este fue el primero de ellos, de hecho, en donde demostró que no solo tenía la virtud de la fuerza, sino también, la de la inteligencia:

  • Fuerza y astucia, la apuesta ganadora: Al principio, Hércules intentó derrotar al león por la fuerza, utilizando alguna de las tres armas que llevó consigo. Sin embargo, el león era indestructible al arco y las flechas, la espada y el garrote. Pero cuando Hércules trazó un plan para acorralar en un espacio más pequeño y así poder atraparlo con sus manos, es cuando realmente pudo vencer al animal. La astucia aquí se alió con la fuerza y ambas juntas consiguieron vencer al temible animal.
  • Con sus propias manos: Si te fijas, Hércules no derrotó al león con ningún arma. No sirvieron ni las flechas, ni tampoco el duro acero de la espada. No pudo con él el garrote de madera de olivo, que es muy fuerte. Al final, fue con sus propias manos. Hércules consiguió lo que no lograron las armas. Y es que a veces intentamos buscar ayudas externas para conseguir un objetivo, cuando la solución y el valor está en nosotros mismos.
  • La extraña historia del león: En este relato de Hércules y el león de Nemea llama la atención ese tinte ‘sobrenatural’ que parece cubrir a la fiera. Y es que el origen de este animal es todo un misterio. Existen muchas versiones, entre la que se encuentra la de su pertenencia a la luna. Pero otros defienden que era hijo de dos criaturas monstruosas: Orto (el perro de dos cabezas que sirvió durante un tiempo al gigante Atlas) y la famosa Quimera (un monstruo híbrido con cuerpo de cabra, cola de dragón y cabeza de león). Los hay quienes defienden sin embargo, que el león de Nemea era hijo de Tifón y la ninfa Equidna. El misterio continúa y lo único cierto es que era un ser con un poderoso escudo protector (el de su piel), que solo consiguió caer derrotado a manos del grandioso Hércules.

Otros sorprendentes mitos griegos

Si te gusta la mitología griega, tal vez te interesen todas estas otras historias:

Y si quieres algún ejemplo concreto:

  • El caballo de Troya: ¿Quién no ha oído hablar del caballo de Troya? ¿Y del famoso Ulises? Ambos protagonizan esta historia, un relato que de nuevo nos habla de astucia frente a fuerza a la hora de vencer una batalla.
  • Teseo y el Minotauro: Inteligencia, siempre inteligencia. Esta historia también nos lo recuerda, aunque te sorprenderá descubrir que en este caso no fue el guerrero quien tuvo una genial idea, sino la joven que se enamoró de él y quiso ayudarle. Sea como sea, una genial idea que salvó la vida del joven Teseo.
  • Medusa y Perseo: La terrible Medusa tenía aterrorizados a todos. Capaz de convertir a los guerreros en estatuas de piedra, solo uno consiguió derrotarla, y una vez más, usando el ingenio.

Y por supuesto, encontrarás alguna de estas increíbles historias narradas en en canal de podcast de Tucuentofavorito.com:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 3

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *