Fábula para niños de Félix María Samaniego

Está muy bien escuchar los consejos de los más expertos y sabios, pero en la fábula corta ‘El perro y el cocodrilo’, Félix María de Samaniego (1745-1801) nos alerta de lo siguiente: no hagas caso de los consejos del enemigo. Así que confiar sí, pero solo de las personas adecuadas. Ten en cuenta de que el que quiere hacerte daño, siempre intentará camuflar sus intenciones.

Una fábula corta de Samaniego sobre la prudencia: El perro y el cocodrilo

Fábula corta El perro y el cocodrilo
‘El perro y el cocodrilo’, una fábula sobre la prudencia para niños

Intentaba beber un perro en un río, pero no dejaba de moverse de un lado a otro, por lo que le era muy difícil calmar su sed. Sin embargo, no paraba de moverse. Entonces, un cocodrilo que lo observaba dijo:

– Detente de una vez. ¿Es que no te das cuenta de que así no puedes beber tranquilo? Yo que tú paraba unos segundos para beber del río.

El perro, sin dejar de moverse de un lado a otro le dijo:

– Eso es lo que tú quieres, cocodrilo. Te piensas que no sé cuáles son tus intenciones reales… Prefiero beber con más dificultad a que me claves el diente.

Moraleja: “no te fíes de los consejos del que podría ser tu enemigo”

La fábula en verso de Félix María Samaniego

Aquí tienes la fábula real escrita en verso por este fantástico fabulista español:

Bebiendo un Perro en el Nilo, 

al mismo tiempo corría.

“Bebe quieto”, le decía 

un taimado Cocodrilo. 

Díjole el Perro prudente: 

“Dañoso es beber y andar; 

pero ¿es sano el aguardar

a que me claves el diente?”.

¡Oh qué docto Perro viejo! 

Yo venero su sentir

en esto de no seguir 

del enemigo el consejo.

(Félix María Samaniego)

Qué temas puedes tratar con la fábula ‘El perro y el cocodrilo’

Utiliza esta fantástica fábula corta para reflexionar sobre:

– La prudencia.

– Cuándo desconfiar de los consejos.

Las mentiras disfrazadas de buenas intenciones.

Reflexiones sobre esta fábula para niños y mayores

Sin duda, debemos confiar en los consejos de quienes más nos quieren y de aquellos que son expertos en una materia, pero… cuidado con las malas intenciones que a veces se disfrazan de buenos consejos:

No te fíes de todo el mundo: tu instinto te dirá cuándo debes desconfiar. Sobre todo, si quien te da un consejo es un desconocido. Ten en cuenta que la mentira muchas veces llega camuflada de verdad y a nuestros ojos puede crearnos confusión. Los que desean hacernos daño o buscan un interés, usarán la mentira de la forma más astuta para engañarnos. E intentarán ganarse nuestra confianza para conseguir su propósito. Pero para protegernos debemos usar nuestro instinto y la emoción del miedo en forma de prudencia.

Las mentiras disfrazadas: quien busca algún interés en nosotros, usará la mentira para engañarnos. Cuidado porque parecerá una gran verdad o un consejo que busca nuestro bien. Sin embargo, en su consejo se esconderá la verdad y ésta seguramente lleve muy malas intenciones. Hay quien sabe mentir muy bien. Deberás estar alerta para evitar que te engañen.

Otras fantásticas fábulas de Samaniego para niños

Aquí tienes otros ejemplos de fábulas en verso escritas por este genial fabulista:

Fábulas con valores para niños: La cigarra y la hormiga
Fábula la Cigarra y la hormiga
Fábula de la lechera para los niños
La lechera
El águila y el escarabajo, una fábula sobre la humildad para los niños
El águila y el escarabajo

– El esfuerzo y sus recompensas, La cigarra y la hormiga: sin duda, si dejas para mañana lo que puedes hacer hoy, puedes encontrarte con serios problemas en un futuro cercano. El esfuerzo obtiene recompensas, la pereza, no.

– El cuento de La lechera: en realidad aunque muchos conozcan esta historia como un cuento, es una fábula que nos viene a decir que tengamos mucho cuidado con las distracciones, ya que todos nuestros sueños se pueden esfumar por un simple error o por una imprudencia.

El águila y el escarabajo: el humilde escarabajo le dio una buena lección al poderoso águila. Y es que nunca debes subestimar la fuerza del más pequeño.