Este cuento , ‘El Cristo del convite’, es un cuento popular español con valores, que nos habla de caridad y gratitud. Una preciosa historia que incluye también algunas reflexiones finales sobre el mensaje que transmite.

Un cuento para niños sobre la caridad tradicional español: El Cristo del convite

Cuento popular español: El Cristo del convite
El Cristo del convite’, un cuento popular español para niños

Había una vez dos hermanas viudas: una de ellas tenía dos hijos y era muy rica,mientras que la otra, que tenía cuatro hijos pequeños, era muy pobre.

La hermana más pobre acudía a limpiar de vez en cuando a casa de la hermana rica, y ella le pagaba con alimentos.

Un día, limpiando en su buhardilla, encontró un crucifico viejo.

– Quédatelo- dijo la hermana rica- Es un trasto más y no vale nada. Tengo uno de plata mucho más valioso.

Y así, la hermana pobre, se llevó el crucifijo a su casa.

– Mirad qué crucifijo tan bonito me ha dado mi hermana- dijo la mujer a sus hijos- Lo pondremos en la pared del salón junto a la mesa.

Y, después de preparar una sopa de ajos, sirvió a sus hijos, y antes de empezar, se volvió al crucifijo y preguntó:

– Jesús, ¿quieres cenar con nosotros?

El Cristo no contestó, pero entonces, llamaron a la puerta. La mujer salió a abrir y vio a un pobre que pedía limosna. La mujer tomó el pan que había sobre la mesa y se lo entregó.

– Nosotros ya tenemos la sopa– les dijo a sus hijos.

Al día siguiente, a la hora de la comida, la mujer había preparado patatas cocidas, y de nuevo, preguntó al Cristo:

– Jesús, ¿quieres comer con nosotros?

Y el Cristo, una vez más, no dijo nada, pero llamaron a la puerta y al abrir, la mujer encontró un mendigo. Le dio el pan y dijo a sus hijos:

– Nosotros ya tenemos patatas…

La recompensa del Cristo del convite

Y esa misma noche, durante la cena, la mujer volvió a preguntar al Cristo:

– Jesús, ¿quieres cenar con nosotros?

Y una vez más, llamaron al a puerta y al abrir, la mujer encontró un pobre, al que dijo:

– Lo siento, no nos sobra nada, pero puedes entrar y cenar con nosotros.

Y la familia compartió lo que tenía con el pobre.

Al día siguiente, la mujer volvió a preguntar en la comida:

– Jesús, ¿quieres comer con nosotros?

Entonces, el Cristo habló:

– Fuiste muy buena conmigo y me invitaste tres veces a comer. Detrás de la cruz encontrarás tu recompensa.

La mujer descolgó la cruz y la movió. La cruz estaba hueca y de pronto, comenzaron a caer monedas de oro a montones. La mujer, que por fin podría dar alimentos, ropa y educación a sus hijos, le contó a su hermana lo que le había pasado.

– ¿Que después de invitar al Cristo a comer tres veces, apareció tras el crucifijo una montaña de monedas de oro?

La mujer, que era muy avariciosa, decidió hacer lo mismo con su crucifijo de plata.

Lo que sucedió con la hermana avariciosa

– Jesús, ¿quieres comer con nosotros?- preguntó la primera vez.

Entonces, llamaron a la puerta, y la criada, que fue a abrir, le dijo:

– Señora, es un mendigo con hambre…

– Dile que vaya a pedir a otra parte.

Por la noche, volvió a suceder lo mismo, y la mujer, enfadada, dijo a la criada:

– Deshazte de ese mendigo y dile que nos dejen en paz.

Al día siguiente, la mujer volvió a preguntar:

– Jesús, ¿quieres comer con nosotros?

Y volvieron a llamar a la puerta. Esta vez, salió ella, y al encontrar a otro mendigo, le dijo:

– ¡No tengo nada! ¡Váyase de aquí!

La mujer, probó suerte esa misma noche, y tras preguntar, el Cristo habló:

– Tres veces preguntaste pero tres veces me negaste alimento. Obtendrás lo que mereces.

Esa misma noche, su casa se incendió y lo perdió todo. Sin nada de dinero, fue a pedir ayuda a su hermana. Y como era muy caritativa, dejó que se quedara a vivir con ella.

Qué valores puedes trabajar con el cuento ‘El Cristo del convite’

Utiliza este cuento popular español para hablar de estos valores:

La caridad.

– El valor de la generosidad.

– La gratitud.

– El valor de la humildad frente a la codicia.

Reflexiones sobre etse cuento para niños

La caridad siempre obtiene recompensas en forma de gratitud, mientras que la avaricia suele llevarnos por mal camino:

La caridad y sus recompensas: la hermana más pobre era una mujer caritativa y era capaz de sacrificar lo poco que tenía por ayudar a otros. Sin embargo, la hermana más rica, aún teniéndolo todo, era incapaz de compartir nada con los demás. Esa falta de empatía y de caridad le llevó a perderlo todo, mientras que su hermana, más pobre, terminó recibiendo una recompensa equiparable a su bondad.

La avaricia rompe el saco: la hermana más rica solo pensaba en tener más y más y era incapaz de compartir lo que tenía con su propia hermana. Pero por si eso fuera poco, también sintió celos por lo que le pasó a su hermana y rápidamente quiso lo mismo que ella. Sin embargo, esa avaricia le impidió darse cuenta de que en realidad, las recompensas no se dan a quien no demuestra caridad o bondad hacia los más necesitados. La hermana más rica era incapaz de sentir empatía por los necesitados, y eso la incapacitó para poder ser caritativa.

Otros fantásticos relatos para niños sobre la caridad

Si quieres profundizar más en este valor universal, el de la caridad, prueba a leer también estos otros cuentos:

Un precioso cuento de Navidad para niños: El niño descalzo
El niño descalzo

El cuento noruego Por qué el mar es salado
Por qué el mar es salado
El ganso de oro, un cuento para niños sobre la generosidad y la gratitud
El ganso de oro

– Un cuento popular francés, El niño descalzo: este cuento es un cuento de Navidad originario de Francia, una preciosa historia que nos habla del encuentro de dos niños. Uno de ellos, muy pobre, estaba descalzo.

Por qué el mar es salado: este cuento popular noruego no solo nos cuenta un curioso origen de la sal en los océanos, sino que además nos habla de un gesto de caridad y, de nuevo, de otro de codicia con nefastas consecuencias.

El ganso de oro: este cuento clásico de los hermanos Grimm también nos habla de cómo un gesto de caridad o generosidad, consigue grandes recompensas.