Aquí tienes una fábula de Jean de La Fontaine que te hará pensar. ‘El águila y el búho’ nos advierte del peligro de deformar la realidad movidos por la vanidad. En esta ocasión, esta fábula corta habla de un búho que envidiaba al águila. Su envidia y vanidad le juegan una mala pasada.

La fábula corta ‘El águila y el búho’ sobre la vanidad y sus consecuencias

La fábula corta del águila y el búho, sobre la vanidad
‘El águila y el búho’, una fábula de Jean de La Fontaine

Estaban enemistados el águila y el búho. El búho sentía envidia por el águila, y éste a su vez odiaba que el ave nocturna le arrebatara muchas veces sus presas. Pero un día, decidieron sellar la paz y dejar de discutir. Para ello, se comprometieron a respetarse, y también a respetar a los polluelos de cada uno. Pero el águila no conocía a las crías del búho, y le dijo:

– Describe a tus polluelos para que no pueda confundirles. No quiero atacarlos, así que si me dices cómo son, te prometo que les respetaré.

El búho, hinchado de vanidad, respondió:

– Son sin duda las aves más hermosas que existen. Mis polluelos son preciosos, no tendrás ningún problema para reconocerlos, porque su belleza te llamará rápidamente la atención.

El águila se fue de allí con aquellos datos, convencido de que no tendría dificultad en reconocer a unas aves tan hermosas. Sin embargo, un día descubrió entre unas rocas a unos pájaros pequeños y muy feos. De ojos enormes y apenas alguna pluma en su esmirriado cuerpo. Eran tan feos, que no dudó en comérselos a todos. ¡No podían ser las crías del búho!

Sin embargo, cuál fue su sorpresa al ver llegar al búho totalmente colérico.

– ¡Me engañaste! ¡Prometiste que no harías daño a mis crías y te las has comido!- dijo el búho muy enfadado.

– ¿Tus crías? ¿Y cómo iba a saber yo que eran estas, si me dijiste que eran hermosas y las que me comí eran feas?

El búho imploró venganza a los dioses, quienes decidieron sin embargo que el búho era el único culpable.

Moraleja: «muchos pierden por vanidad aquello que más quieren»

La fábula en verso ‘El águila y el búho’, de La Fontaine

Aquí tienes la fábula original de este escritor francés. Es un texto en verso, y dice así:

El águila y el búho

sus querellas depusieron,

y amigos se abrazaron,

ofreciéndose paz en lo futuro.

Y que se sus polluelos al sagrado

ambos respetarían. Dióle señas

de los suyos el águila, pintando

su raza, según era.

Pero el búho la pintó sus polluelos agraciados,

juguetones, bonitos y bien hechos.

Y la encargó tuviese buen cuidado

en no olvidar las señas.

Una tarde, que a buscar qué comer

por esos campos fue el búho, casualmente

en la hendedura de una roca,

vio el águila unos cuantos monstruos horribles,

tristes, hediondos y con voz asperísima.

Qué sucedió con los polluelos del búho

– Comamos- dijo el águila entonces-

no son estos los pollos de mi amigo.

Y fue saciando su apetito muy bien.

Vuelto de su casa el búho,

no encontró de sus amados hijos

sino los pies únicamente.

Clama a los dioses para que un estrago

hagan con quien es causa de su suelo.

Pero uno, que le estaba allí escuchando,

le dijo: – Solo a ti acusarte debes,

que al águila la hiciste un retrato

tan infiel… ¿Por ventura se parecían

tus polluelos al informe en algo?

(Jean de La Fontaine)

Qué temas puedes trabajar con esta fábula corta

Usa esta fábula de Jean de La Fontaine para hablar de:

– La vanidad.

– Las consecuencias de nuestras mentiras.

– El sentido de la justicia.

Reflexiones sobre la fábula ‘El águila y el búho’

Cuidado con la vanidad, calcula sus posibles consecuencias… Esa vanidad que nos lleva a mentir y esas mentiras que nos pueden llevar a la desgracia:

La vanidad y la mentira: Podríamos decir que vanidad y mentiras son primas hermanas. Normalmente van de la mano, ya que el vanidoso transforma la realidad hasta tal punto, que no es consciente ni de sus propias mentiras. En este caso, el búho quería presumir ante el águila de sus hijos, y en lugar de describirlos como eran, mintió sobre su apariencia. El águila no fue culpable de lo ocurrido, porque él en realidad estaba convencido de que aquellos polluelos no eran los hijos del búho.

Las mentiras nos llevan a perder lo que más amamos: Las consecuencias de la vanidad y la mentira pueden ser terribles, no solo para nosotros. También pueden llegar a hacer daño a otros, como sucede en este caso. La historia habla de daños ‘colaterales’, que son esos daños que sufren otros por algo que hicimos mal. Una ‘onda expansiva’ que llega a los más inocentes. El búho pagó caro su error. No supo medir las consecuencias de su ‘pequeña mentira’.

La justicia: Cuando el búho clamó ‘justicia’ a los dioses, tuvieron que ser ellos quienes le indicaran que ya se había hecho justicia, ya que el único culpable era él mismo por haber mentido. El águila era por lo tanto inocente, ya que se comió a los polluelos pensando que no eran los del búho.

Otras fábulas sobre la vanidad para los niños

Aquí tienes otras fantásticas fábulas cortas sobre la vanidad, para seguir hablando de este tema con los niños:

La fábula sobre la vanidad El lobo y el cabrito
El lobo y el cabrito
Fábula corta sobre la prepotencia: El vendedor de lanzas y escudos
El vendedor de lanzas y escudos
La fábula del sapo y el buitre sobre la vanidad
Fábula El sapo y el buitre

– Descubre esta fantástica fábula corta, El lobo y el cabrito: Una fábula de Hesíodo que de nuevo nos habla de las consecuencias de la vanidad.

El vendedor de lanzas y escudos: Cuando el vanidoso miente, lo que hace es provocar la desconfianza del resto. Al final, lo único que consigue es quedarse solo…

El sapo y el buitre: Esta fábula chilena nos habla de vanidad y soberbia, malas compañeras que suelen terminar muy mal.

No dejes de leer estas fábulas de La Fontaine

Si te gustan las fábulas de Jean de La Fontaine, disfrutarás con todas estas. Recuerda que todas van acompañadas por explicaciones sobre sus moralejas.

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 0 / 5. Votos: 0

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *