Cuento de un conejo. Un cuento popular mexicano para niños sobre la desconfianza

Aquí encontrarás un hermoso cuento corto, el Cuento de un conejo, un cuento popular mexicano que habla a los niños de la desconfianza ante promesas que esconden una mentira, y sobre las consecuencias de las imprudencias.

El cuento de un conejo: no te fíes de todas las promesas

Cuento de un conejo, un cuento para niños con valores
Cuento de un conejo

Paseaba un lindo conejo blanco por el campo cuando de pronto se encontró una reluciente moneda de plata.

– ¡Vaya! ¡Una moneda!- exclamó el conejito- ¡Nunca me había encontrado nada! ¡Qué ilusión!

Se puso tan contento el conejo que comenzó a pensar qué podría hacer con ella:

– Si compro pan, zanahorias o cualquier dulce, me lo comeré rápido y me quedaré enseguida sin nada. ¿Qué puedo comprar y que me dure mucho más?

Pensando y pensando, al conejo se le ocurrió una cosa:

– ¡Ya lo tengo! ¡Compraré una guitarra!

El conejo compró una guitarra, y se sentó bajo un árbol a tocarla. ¡No se le daba nada mal! La música era tan hermosa, que en nada aquel lugar se llenó de espectadores: un ciervo, un gorrión, una pequeña ardilla…

De pronto, llegó una mofeta, y embelesada por aquel sonido, le pidió al conejo prestada la guitarra.

– No puedo dejártela, porque te gustará tanto, que te la quedarás– le dijo el conejo.

– No es verdad, te la devolveré- insistió la mofeta.

Al final, el conejo se la prestó, pero pasó lo que tanto temía: a la mofeta le gustó tanto la guitarra, que ya no se la quiso devolver.

– ¡Dame la guitarra, que es mía!- protestó el conejo.

– De eso nada… ¡me la regalaste!- mintió la mofeta- Y si me la arrebatas, te rociaré con mi mal olor…

El conejo entonces comenzó a llorar de impotencia… Pero quiso el destino que la mofeta se sentara sobre un hormiguero sin darse cuenta. Las hormigas comenzaron a picarla y ésta, dando un grito, soltó la guitarra y comenzó a correr.

El conejo recuperó aliviado su guitarra y se sentó de nuevo bajo un árbol para disfrutar de su melodía.

Qué temas puedes trabajar con este cuento de un conejo

Utiliza este ‘Cuento de un conejo’ para reflexionar con los niños sobre todos estos temas:

  • No te creas todas las promesas que te hagan.
  • Las imprudencias y sus consecuencias.
  • Las buenas inversiones.
  • El ‘karma’.

Reflexiones sobre ‘Cuento de un conejo’

No te fíes de todo lo que te prometan… muchas veces son falsas promesas que esconden un interés y una mentira. En este caso, en ‘Cuento de un conejo’, a pesar de que nuestro protagonista desconfiaba de la mofeta, terminó por hacerle caso y luego ya ves lo que pasó…

  • Mantente firme en tus decisiones: En ‘Cuento de un conejo’, el pequeño conejo no se fiaba mucho de la mofeta. Sabía lo que podía pasar, y aún así, aunque no quería dejarle su guitarra, terminó haciéndola caso. ¿El resultado? Sus sospechas se confirmaron y la mofeta después quiso quedarse la guitarra. Cuando tengas dudas o sospeches de algo, mantente firme en tus decisiones. Déjate llevar por ese ‘instinto’ que te alerta de un peligro. Es ese ‘miedo’ que nos ayuda a no caer en trampas y mentiras.
  • La sabia decisión del conejo al invertir la moneda: En este ‘Cuento de un conejo’, el protagonista tiene muchas opciones para gastar su moneda. Pero no se deja llevar por los primeros impulsos, que le hablan de dulces, comida y demás manjares perecederos. Piensa bien, madura su decisión y decide buscar algo que le guste y pueda disfrutar no un minuto, sino toda su vida. La mejor inversión, sin duda, es aquella que podemos ‘saborear’ por siempre. Un instrumento de música fue una excelente opción.

«Cuando tengas dudas o sospeches de algo, mantente firme en tus decisiones.»

— (Reflexiones sobre ‘Cuento de un conejo’)

Más reflexiones sobre ‘Cuento de un conejo’

  • La tentación y los impulsos que nos ciegan: Por otra parte, en este ‘Cuento de un conejo’, tenemos otro personaje contrapuesto al conejito. Se trata de la mofeta, que se deja llevar por los celos y decide hacer todo lo posible por arrebatar al conejo la guitarra. Primero con zalamerías y después, con amenazas. Se deja llevar por los impulsos cegadores de la codicia, aunque termina mal, ya que precisamente esa ‘ceguera’ causada por estos impulsos, le impiden ver dónde se sienta.
  • El ‘karma’ o castigo a las malas acciones: La mofeta no se libra en este ‘Cuento de un conejo’ de un merecido castigo. Intenta apropiarse de mala manera de algo que no le pertenece. Y al final recibe su castigo: al sentarse sobre un hormiguero, las hormigas terminan por ayudar al conejito, que finalmente puede recuperar su guitarra. Él, por su parte, también habrá aprendido una buena lección, y es que no puede fiarse de una promesa tan ‘sospechosa’.

Más cuentos infantiles llenos de valores

¿Te gustó este cuento de un conejo? Descubre otros cuentos infantiles llenos de valores, cuyos protagonistas son animales:

  • Un duro invierno: Un precioso cuento que nos habla de empatía, generosidad y trabajo en equipo. Sus protagonistas también son unos pequeños conejos que buscan la ayuda de otros animales del bosque para salvar a un gato atrapado bajo el hielo.
  • El conejo quejumbroso: Érase que se era un conejo que se pasaba el día quejándose por todo. ¿Cuál piensas que fue su aprendizaje? ¡No te pierdas este genial cuento infantil!
El conejo quejumbroso, un cuento sobre las sombras para niños
Cuento del conejo quejumbroso
  • Pronto, el perro fiel: Esta es la entrañable historia de un hombre y su perro, fiel como ninguno, capaz de demostrar que es incapaz de separarse de su dueño, por muchos obstáculos que le pongan en el camino.

¿Sabías que también puedes escuchar muchos cuentos infantiles narrados? Utiliza el canal de Ivoox o Spotify de podcast de Tucuentofavorito.com:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 4

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Publicado por Estefania Esteban

icono tucuentofavorito
Soy Estefania Esteban y soy periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *