Un fantástico cuento corto sobre la paciencia para los niños

‘Trisca Trusca, Trusca Trisca’ es un cuento infantil sobre la paciencia y la perseverancia. La paciencia es uno de esos valores ‘difíciles’ de entender para los más pequeños.

Cuando quieren algo lo quieren … ¡ya! Y les resulta muy difícil entender que la mayoría de conocimientos necesitan tiempo, dedicación, esfuerzo, perseverancia y sobre todo… ¡mucha paciencia! Descubre con tu hijo por qué estaba enfadada esta brujita y cómo encontró la solución.

Un cuento infantil sobre la paciencia y la perseverancia: Trisca Trusca, Trusca Trisca

Cuento sobre la paciencia para niños: Trisca Trusca
‘Trisca Trusca’, un cuento para niños sobre la paciencia

Trisca Trusca era una brujita pequeña y muy buena pero sin una pizca de… ¡paciencia! Ella quería aprender rápido y ser como las demás brujitas. Porque Clotilde ya sabía convertir las piedras en amapolas. Y Margarita hacía que la crema de verduras supiera a… ¡chocolate! Y ella aún no lo conseguía.

Su amiga Matilde le había anotado las palabras mágicas en un papel, pero ella aún no sabía leer. Y no quería que su amiga se enterara. Así que intentaba decirlo de carrerilla según escuchaba al resto de brujas:

-Trisca Trusca, Trusca Trisca.

Y nada de nada. No pasaba nada. Así que la pobre brujilla se enfadaba.

Todas las demás brujas comenzaron a llamarla ‘Trisca Trusca’, sin entender muy bien por qué su amiga siempre decía esas palabras y por qué cada día estaba más triste y a veces tan enfadada.

Un día, su amiga Matilde le preguntó. Y ella, muerta de vergüenza, le confesó que no le salían los conjuros… ¡porque no se sabía las palabras mágicas! Y que no se sabía las palabras mágicas… ¡porque no sabía leer!

– ¡Ah!- dijo Matilde- ¿Y por qué no me lo dijiste antes? Lo que necesitas entonces es ¡crecer! Aún tienes que aprender a leer.

A la brujilla eso no le hizo nada de gracia. ¿Y cuánto tardaría en crecer? ¿Un minuto? ¿Dos minutos? ¿Un día?

– Un año- le dijo su amiga Matilde- Y en un año aprenderás a leer.

La pobre brujilla agachó la cabeza y se quedó un poco triste.

– Pero en un año- le prometió su amiga, adivinando por qué estaba un tanto tristona- ¡serás la mejor brujita de todas!

Y entonces se le encendió la cara de contenta. ¡La mejor brujita! Desde luego, eso sonaba mucho mejor.

De cómo se convierte en la mejor bruja

La pequeña bruja se emocionó tanto que comenzó a estudiar y a estudiar sin parar. Y al cabo de un año, la brujilla volvió a coger la hoja de su amiga y leyó en voz alta:

– Tirisca Turusca Turunca Tisca.

Y… ¡Zasss! ¡Todas las piedras del camino se transformaron en amapolas!

– ¡Soy una brujita! ¡Una bruja! ¡Soy una brujita!- gritaba dando saltos de contenta.

Y así fue como la pequeña bruja se convirtió, con un poco de paciencia, estudio y práctica, en la mejor brujita de todas, y de cómo todas las demás, cada vez que se ponían nerviosas y perdían la paciencia soltaban un ¡Trisca Trusca! que resonaba en todo el planeta.

( ‘Trisca Trusca, Trusca Trisca’ ©Fanny Tales 2013)

Valores que puedes trabajar con el cuento Trisca Trusca

Con este cuento trabajarás:

La paciencia como un valor esencial que hay que trabajar.

La importancia del valor del esfuerzo y la perseverancia para conseguir grandes logros.

– La necesidad de creer en uno mismo y tener ilusión para conquistar los sueños.

Reflexiones sobre este cuento corto para niños

Sin duda, este es un cuento ideal para los más pequeños, los niños que están aprendiendo a leer y aún no consiguen entender todas las palabras. Con este cuento entenderán que solo es cuestión de tiempo. Bueno, de tiempo, de esfuerzo, de perseverancia y de mucha paciencia.

Lo que uno es capaz de hacer con esfuerzo: Explica a tu hijo por qué esta brujilla no era capaz de convertir las piedras en amapolas y cómo después de estudiar y esforzarse mucho, lo logró.

Por qué se debe trabajar la autoestima: Además, no hay nada como la ilusión para incentivar a un niño a conquistar un sueño. Solo necesita creer en sus posibilidades. Para ello, hace falta una buena dosis de autoestima. Potencia la confianza en sí mismo de tu hijo. Aquí puedes leer algunos consejos.

Preguntas para mejorar la atención y comprensión lectora de tu hijo

Puedes mejorar la atención y concentración de tu hijo si además le haces alguna pregunta sobre la historia de Trisca Trusca al terminar el cuento. Por ejemplo, estas:

1. ¿Por qué estaba triste y enfadada la brujilla?

2. La brujita no era capaz de decir las palabras mágicas… ¿por qué?

3. ¿Qué le dijo su amiga que tenía que hacer para aprender las palabras?

4. ¿Supo esperar ella un año?

5. ¿Consiguió al final decir las palabras mágicas la brujilla?

Otros maravillosos cuentos para niños con valores

¿Te gustaría leer más cuentos infantiles como este? ¿Quizás alguna fábula sobre la paciencia? Aquí tienes alguno más que seguro que te gustan:

La zorra con el vientre hinchado, una fábula de Esopo
La zorra a la que se le llenó el vientre
El cuento infantil de Winnie the Pooh atrapado en la casa de Conejo
Winnie the Pooh atrapado en la casa de Conejo
Un cuento sobre el esfuerzo y la generosidad para niños: Shawneen y el ganso
Shawneen y el ganso

– Más paciencia con La zorra a la que s ele llenó el vientre: esta fantástica fábula corta de Esopo nos recuerda que muchas veces, la única forma de solucionar un problema es… ¡teniendo paciencia!

Winnie the Pooh atrapado en la casa de Conejo: al pobre de Winnie le jugó una mala pasada su impulsividad. Se dejó llevar por el amor hacia la miel y después… tuvo un pequeñi problema que puso a prueba su paciencia.

– Paciencia y esfuerzo con Shawneen y el ganso: las metas no llegan porque sí, sino que precisan de dos ingredientes esenciales, que son el esfuerzo y la paciencia. Quien persevera, consigue sus sueños. Este cuento es algo más largo pero realmente merec la pena leerlo.