- Publicidad -

Un cuento infantil originario de México sobre la cooperación

En realidad este cuento infantil popular, ‘Los sapos y el venado’, nos lo encontramos en muchos países diferentes con pequeñas variaciones, pero siempre con el mismo mensaje: cuidado con la prepotencia, porque el ingenio y la cooperación de otros pueden darte al final una buena lección.

El cuento de Los sapos y el venado para leer con los niños

Los sapos y el venado’, un cuento con valores para niños

Había una vez un venado muy hermoso, fuerte y ágil. Era el más veloz de todos. Pero tenía un defecto, y es que era muy, pero que muy vanidoso. Le encantaba presumir delante de otros animales, a los que consideraba muy inferiores a él. Vio el venado un día a un sapo y se acercó a él para decirle:

– ¿Has visto lo ágil que soy, sapo, y lo rápido que puedo correr?

- Publicidad -

El sapo, sin inmutarse (pues estaba descansando sobre una hoja en el estanque), dijo:

– ¿Tú mejor que yo? No creo que sea para tanto…

– ¿No? ¿Piensas que podrías ganarme en una carrera?

– Claro que sí- respondió el sapo, para sorpresa del venado.

– Está bien, pues tendrás que demostrarlo. Mañana mismo haremos una carrera. Te espero por la mañana en las faldas de la colina…

El sapo, pensó cómo podría ganar al veloz venado, hasta que se le ocurrió una excelente idea. Fue a buscar a sus mejores amigos, Gordo, Bocón y Ojón, y les dijo:

– Escuchadme bien, necesito vuestra ayuda para dar una lección al vanidoso venado. Me retó a una carrera y demostraré que puedo ganarle. Pero no podría conseguirlo sin vosotros.

– ¿Y cómo podemos ayudarte?- dijo Bocón.

– Yo soy bastante torpe corriendo- añadió Gordo.

– No os preocupéis, que no necesitaremos correr mucho. Cada uno de nosotros nos colocaremos en un tramo del trayecto de la carrera. Así, cada vez que el venado pregunte que dónde estoy, uno de vosotros contestará por mí y siempre le llevaremos la delantera…

– ¡Qué buena idea, Sapo!- dijo entusiasmado Ojón.

La carrera y los sapos

Y así hicieron: los amigos de Sapo se colocaron en diferentes puntos. Gordo en el primer tramo de la carrera, Bocón en la mitad y Ojón en la meta.

Al día siguiente, Sapo se presentó puntual al encuentro del venado.

– Bien, veo que no te has arrepentido, Sapo- dijo el venado- Lo siento por ti, porque harás el ridículo… ¿Estás listo?

– Claro, cuando quieras- dijo tan tranquilo el Sapo.

La carrera empezó y el venado comenzó a correr como él sabía… ¡a toda velocidad! Pero cuando al cabo de un rato llamó al Sapo:

– Sapo, ¿estás ahí?

Y oyó una voz que llegaba de un poco más adelante:

– Aquí estoy, venado… a ver si me pillas.

El venado apretó más a pesar del cansancio, y a mitad de carrera volvió a preguntar:

– Sapo, ¿estás ahí?

– Claro, venado, pero corre, que te quedas atrás…

El venado no podía creer que el Sapo le ganara, y aunque estaba agotado, corrió aún más. Pero justo antes de llegar, vio en la meta al Sapo, descansando.

– Vamos, venado, que te estoy esperando…

– Es imposible!- protestó el venado- ¡No puedes haber llegado antes!

– Pues ya me ves… y bien descansado. Lo creas o no, te he ganado.

Y el venado, avergonzado, se dio media vuelta y no volvió a presumir de sus habilidades.

Qué temas puedes trabajar con el cuento Los sapos y el venado

Puedes usar este cuento popular para hablar con los niños de:

– El valor de la humildad.

– La vanidad y a prepotencia.

– Qué se puede conseguir con la cooperación.

– El ingenio y la inteligencia.

– La amistad.

Reflexiones sobre este cuento infantil con valores

Como verás, este cuento encierra muchos valores esenciales sobre los que podemos reflexionar. Entre ellos:

La vanidad nos termina pasando factura: si el venado hubiera sido más humilde, al Sapo no le hubiera costado reconocer sus cualidades. Pero la vanidad y prepotencia de este animal provocaba el rechazo del resto de animales. Y aunque era cierto que era el más rápido, el resto de animales (en este caso los sapos), querían demostrarle que a pesar de su agilidad y velocidad, no era mejor que el resto. Nadie es más ni menos. Cada cual tiene unas cualidades particulares. La lección de los sapos fue como una ‘cura de humildad’ para el venado.

Juntos, mejor: Sapo no hubiera conseguido vencer en la carrera al venado si no llega a ser con la ayuda de sus amigos, quienes no dudaron en echar una mano a Sapo. Entre todos, y gracias al ingenio de Sapo, consiguieron vencer al venado. La cooperación consigue cosas increíbles que uno solo no podría conseguir. – La inteligencia, esa gran habilidad: en realidad Sapo ganó la carrera gracias a su inteligencia. Y es que el ingenio es capaz de vencer a la fuerza, a la velocidad o a la agilidad.

Otros fantásticos cuentos infantiles

Aquí tienes otros cuentos fascinantes para leer con los niños. Todos con sus reflexiones finales sobre los mensajes que transmiten:

Cuento para niños sobre la picaresca: Pedro y el árbol del dinero
Pedro y el árbol del dinero
Cuento infantil sobre el esfuerzo: La abeja haragana
La abeja haragana
Cuentos para niños sobre las mentiras: La semilla
La semilla

– Cuidado con los engaños, ‘Pedro y el árbol del dinero’: nunca debemos olvidar que siempre habrá quien quiera aprovecharse de nuestra inocencia, o bien… de nuestra codicia. Fantástico cuento sobre la necesidad de ser precavidos.

La abeja haragana: el trabajo y el esfuerzo en el trabajo tiene su recompensa, todo lo contrario que la ‘holgazanería’. No te pierdas este cuento infantil.

La semilla: es fácil ‘pillar al mentiroso’ usando el ingenio. Aquí tienes un cuento fantástico sobre esas ‘mentirijillas’ que terminamos confesando casi sin querer…