Fantástica fábula de Esopo sobre las alegrías y las penas alterna

La vida no es fácil, no es llana, sino que está repleta de cuestas, atajos, calles sin salida y baches. ‘Los pescadores y las piedras’ es una fábula corta de Esopo que nos habla de los vaivenes de la vida. ¡Imprescindible para adolescentes y adultos!

Una fábula corta sobre los vaivenes de la vida: Los pescadores y las piedras

Los pescadores y las piedras, fábula corta para adolescentes y adultos
‘Los pescadores y las piedras’, una fábula corta de Esopo

Un grupo de pescadores notó que la red que habían echado al agua pesaba mucho. Llenos de alegría (pues pensaban que estaba repleta de peces), comenzaron a cantar y a bailar, y hasta celebraron una pequeña fiesta.

Pero al recoger la red, vieron con tristeza que no eran peces, sino piedras. Entonces, comenzaron a a lamentarse y a llorar. Sentían rabia, no tanto por las piedras que encontraron en la red, sino por lo que habían esperado encontrar y no encontraron.

Sin embargo, uno de los pescadores, el más viejo de todos, no lloraba, ni maldecía, sino que les dijo:

– Dejad ya la tristeza y el enfado. No sirve de nada. Sabed que la alegría tiene como hermana a la tristeza. Y así también vivimos buenos momentos, también debemos vivirlos malos de vez en cuando.

Moraleja: «En la vida, a buenos momentos les siguen malos y a los malos, buenos. Estemos preparados para cuando llegue el momento»

Qué temas puedes trabajar con la fábula ‘Los pescadores y las piedras’

Con esta fábula de Esopo, podrás reflexionar acerca de estos temas:

– La alegría y la tristeza.

– El sentimiento de frustración.

– El pensamiento positivo.

Reflexiones sobre esta fábula corta de Esopo

Según nos cuenta esta historia, no se trata de ser conformistas con la vida, sino de aceptar las ‘estocadas’ que nos lleguen con positivismo:

La vida no es un camino de rosas: cuanto antes entendamos que la vida es un equilibrio de fuerzas opuestas, antes entenderemos que no podemos vivir ajenos a ciertos problemas. La alegría viene de la mano de la tristeza y la felicidad, de la frustración.

La vida no es plana, sino que ofrece todo tipo de emociones contradictorias que debemos manejar de la mejor manera posible. El miedo nos puede llevar a la prudencia, el enfado, a la autoreflexión… La vida es una alternancia de vaivenes. Alegrías seguidas de tristezas y tristezas seguidas de alegrías.

Siempre positivos: lo importante es enfrentarnos a los malos momentos recordando todos los buenos que vivimos. De esa forma, no dejaremos que la tristeza se transforme en esa melancolía que nos paraliza y nos impide avanzar. ‘Sí, pasamos por un mal momento, pero pronto vendrá uno bueno’. Esa es la actitud positiva que nos ayuda, que aporta y no destruye.

Más vale estar prevenido: como ya sabemos que la felicidad completa no existe y que tendremos que enfrentarnos a problemas, lo mejor es estar prevenido, intentar adelantarse a ellos. Ante el primer indicio, tomar las herramientas necesarias para salir airoso y poder hacerle frente con fortalezas y no debilidades. Cuando una ola te pilla desprevenido, te arrastra sin que puedas evitarlo. Pero si la ves venir y te preparas, tal vez te de tiempo a zambullirte y pasar por debajo.

Otras fantásticas fábulas de Esopo para adolescentes y jóvenes

Esopo tiene infinidad de fábulas. Muchas son ideales para inculcar valores en los más pequeños y otras, para hacer pensar a niños más mayores, adolescentes y adultos. Por ejemplo, estas:

Las dos cabras: cuando dos discuten y quieren imponer sus ideas, al final no se llega a nada. Y cuando hay un problema y ambos quieren imponer su postura, mucho peor…

Hermes y el leñador: la honestidad es un valor esencial de que nos tenemos que sentir orgullosos, un valor que suele traer recompensas.

Bóreas y el Sol: puede más la persuasión que la imposición. Debemos aprender a usarla con inteligencia.