Un popular cuento de hadas británico para los niños

Este popular cuento de hadas inglés, ‘De aquí en adelante’, fue recogido de la tradición popular por Joseph Jacobs. Su mensaje se centra en cómo debemos afrontar las dificultades con optimismo y pensar que todo puede cambiar y mejorar.

Un cuento infantil sobre el pensamiento positivo: ‘De aquí en adelante’

Un cuento de hadas inglés sobre el pensamiento positivo: De aquí en adelante
‘De aquí en adelante’, un cuento para niños sobre le pensamiento positivo

Había una vez un granjero llamado Jan que un día conoció a una mujer de la que se enamoró. Se casaron y aunque ambos eran muy humildes, eran felices.

Un día, Jan le dijo a su mujer que por qué no compraban con algunos ahorros algunas vacas para ordeñar. A ella le pareció buena idea y el granjero compró diez vacas.

– ¡Qué bien! Con la leche que den nuestras vacas podremos ganar más dinero- dijo su mujer.

Pero un día, la mujer de Jan llevó las vacas a beber hasta el río y aquel día había tanta corriente que las vacas cayeron y se ahogaron.

– ¡Oh, no ¡qué desastre!- pensó ella.

Pero cuando se lo dijo a su marido, Jan le dijo:

– No te preocupes, mujer, de aquí en adelante todo irá bien.

Poco después decidieron comprar con los ahorros unos cuantos cerdos. La mujer estaba ilusionada con ellos, pero un día ella pensó que los cerdos debían comer más para engordar más rápido y les dio tanta comida que murieron de una indigestión.

– ¡Jan, lo siento mucho! ¡Menuda calamidad! Pero Jan le dijo:

– No te preocupes, mujer, de aquí en adelante, todo irá bien.

‘De aquí en adelante’: Los granjeros siguen pasando calamidades

Días después, Jan le propuso hacer ricos panes.

– ¡Se me da muy bien hornear! ¡Me parece muy bien!

Y ella comenzó a hornear panes. Pero un día decidió trasladar todo el trigo que tenían guardado en la granja hasta la cocina y ese día hacía tanto viento que ella perdió el equilibrio y cayó al suelo. La bolsa con el trigo se abrió y el viento se lo llevó todo.

– ¡Oh, no! ¡Qué calamidad!- se lamentó la mujer.

Pero su marido dijo:

– No te preocupes, mujer, de aquí en adelante todo irá bien.

Poco después decidieron comprar una máquina para hacer cerveza. La verdad es que a ella se le daba muy bien y la cerveza que hacía era excelente. Pero una vez que llenó un barril entero, apareció en su casa un enorme perro negro. Ella se asustó y comenzó a perseguirlo amenazándolo con el barril. Al abrir el tapón, la cerveza comenzó a salir del barril y en nada se vació.

– ¡Oh, no… qué calamidad!- dijo ella.

Pero Jan al ver aquello, le dijo:

– No te preocupes, mujer. De aquí en adelante todo irá bien.

Los ladrones que se hicieron con los ahorros de los granjeros

Un día, la mujer vio que su marido guardaba unas monedas en una bolsa que guardaba bajo la cama.

– ¿Qué es eso?- preguntó.

– Es una bolsa donde guardo nuestros ahorros para cuando los necesitemos.

Pero resulta que un ladrón andaba justo en ese momento por allí y lo escuchó todo. Decidió engañar a la mujer para hacerse con el botín y al día siguiente, aprovechando que Jan no estaba en la casa, se acercó para hablar con la mujer.

– ¡Buenos días, señora! Vengo del pueblo en nombre del banco más importante de allí… Estoy ofreciendo guardar los ahorros de los campesinos. A cambio de ello cada día que yo guarde el dinero, recibiréis unos intereses y al final de mes habréis ganado más dinero…

– Oh- respondió la mujer- Pues no sé si debería… pero si es algo bueno para nosotros, pues adelante…

La mujer fue a por la bolsa que su marido guardaba debajo de la cama y se lo dio al impostor. Cuando regresó Jan y le contó lo que había asado, él dijo:

– ¡Oh, no! ¡Eran todos nuestros ahorros! ¡Creo que te han engañado!

Entonces, la mujer le dijo:

– ¿En serio? ¡Pues recuperaremos el dinero!

La aventura de los granjeros para recuperar el dinero

Decidieron ir en busca del ladrón y para poder dormir en algún seguro, decidieron llevarse la puerta de la casa a modo de cama. Después de caminar mucho, se hizo de noche, y subieron a las ramas de un árbol, en donde colocaron la puerta para poder dormir encima.

A la mañana siguiente les despertó un ruido: unos hombres llegaron hasta el árbol y colocaron bajo la copa una mesa. Entonces se sentaron en torno a ella y comenzaron a poner sobre la mesa bolsas llenas de monedas.

– ¡Uno de ellos es el ladrón!- dijo ella a su marido.

Entonces ambos hicieron fuerza hacia abajo y la puerta se cayó con estrépito sobre la mesa de los ladrones. Asustados, comenzaron a huir y Jan y su mujer aprovecharon para agarrar todas las bolsas y volver a su casa. Con todo ese dinero, volvieron a comprar vacas, cerdos, trigo y cebada. Y con todo ello fueron muy felices.

Qué valores puedes trabajar con este cuento para niños

Utiliza este cuento de hadas inglés para reflexionar con los niños sobre:

– La buena o mala suerte.

– La importancia de pensar en positivo.

– La resolución de problemas.

– La confianza en uno mismo.

Perseverancia y esfuerzo.

Reflexiones sobre este cuento para los niños

Las cosas a veces parecen torcerse y tendemos a pensar en negativo. Pero… ¿y si le damos la vuelta a esto? ¿Y si en lugar de pensar en lo mal que nos va pensamos en que todo mejorará?:

La suerte es cambiante… ¡piensa en positivo!: es cierto que muchas personas se hunden en cuanto empiezan a tener problemas. Y parece que los problemas crecen y crecen sin parar. Pero el ejemplo de Jan es importante. En momentos de dificultad, en lugar de centrarse en lo negativo, Jan siempre pensaba en que las cosas iban a cambiar. Esto le daba fuerzas para seguir intentándolo y seguir avanzando. Con el desánimo solo se hubieran estancado.

La suerte cambia si buscas cambiarla: cuando los ladrones se llevaron el dinero ahorrado por Jan, tenían dos opciones. Una de ellas era lamentarse y conformarse con ‘su mala suerte‘. La segunda, buscar una solución a su problema y recuperar su dinero. Ese optimismo, esa confianza de creer en que podían cambiar su suerte, es la que les ayudó a conseguirlo y a solucionar el problema. El esfuerzo y la perseverancia contribuyeron y el ingenio remató la faena.

Más reflexiones sobre este cuento

El pensamiento positivo nos da fuerzas para seguir luchando: cuando las cosas van mal, la esperanza, la confianza y el pensamiento positivo son esenciales para cambiarlo todo. Porque es la única forma de seguir adelante, de continuar perseverantes para alcanzar nuestras metas. No se trata de taparse los ojos ante la realidad, sino asumirla y pensar que todo lo malo pasará y que somos capaces de alcanzar cosas buenas.

Otros cuentos infantiles con valores para reflexionar

En realidad, los cuentos de hadas incluyen numerosos valores. Solo hay que aprender a ‘leer entre líneas’. Aquí tienes otros buenos ejemplos:

Al este del sol y al oeste de la luna: este cuento de origen escandinavo nos habla de esfuerzo y perseverancia para conseguir nuestros objetivos. ¡Te sorprenderá!

La novia arbusto: un cuento noruego que nos muestra la diferencia entre el bien y el mal y apuesta por las recompensas a todos los que se muestran bondadosos.

La hojita de abedul cantante y tintineante: un cuento alemán con muchas reflexiones, entre las que se encuentra la honestidad de cumplir las promesas.

Author

Estefanía Esteban es periodista y escritora de literatura infantil. Ha publicado el libro 'Cebricornio' con la editorial Babidibú.

TU COMENTARIO