Una preciosa ñeyenda dsobre la vanidad y la humildad

La cultutra maya nos ha dejado infinidad de hermosas leyendas sobre animales de todo tipo. En esta caso, la leyanda de ‘La xkokolché‘ habla de un pájaro de apariencia vulgar con un canto tan hermoso que todos los demás se detienen a escuchar. Descubre cómo aprendió a cantar.

Una preciosa leyenda maya: La xkokolché

La leyenda de la xkokolché para niños y mayores
La increíble leyenda maya de la xkokolché

Habitaban en el Mayab (la zona de Yucatán) numerosas aves de hermoso plumaje. Otras, sin embargo, eran grises y algo más ‘feas’.

Algunas eran ricas y vivían con muchos lujos. Otras sin embargo, eran pobres y tenían que trabajar para las más pudientes. Es lo que le sucedía a la xkokolché.

La xkokolché era un pájaro pequeño y de plumas de un gris cenizo un tanto ‘tristón’. Era pobre y buscaba en la Mayeb trabajo.

Un día llamó a la casa de una familia de pájaros muy adinerados y al ver el aspecto de la xkokolché, les dio pena. Así que decidieron contratarla de criada, con la condición de que jamás se cruzara con su hija, la chacdzidzib, o ‘pájaro cardenal’, un ave hermoso pero muy vanidoso. Y la xkokolché tuvo que vivir en la cocina, en un lugar oscuro y apartado de todos.

Las clases de canto

La hija Cardenal era muy caprichosa y un día, escuchando el canto de los pájaros, decidió que quería aprender a cantar tan bien como ellos.

Su padre contrató al mejor maestro de canto, el pájaro Clarín. Y la verdad es que era un buen maestro y cantaba muy bien, pero la Cardenal era bastante torpe como estudiante y no era capaz de repetir las notas que su maestro le enseñaba. Más bien se pasaba las horas mirándose al espejo en lugar de atender la lección.

Sin embargo, bajo su habitación, escondida, la xkokolché escuchaba muy atenta. ¡Por fin algo interesante que hacer en medio de su soledad! Y cuando el maestro se iba, repetía con soltura las notas musicales, una y otra vez, hasta conseguir la perfección.

Llegó el día en el que Cardenal, desesperada por no conseguir cantar como quería, dijo a su padre que abandonaba las lecciones. Su voz ronca y áspera sonaba realmente muy desagradable… así que el pájaro Clarín dejó de visitar a la rica familia.

El hermoso canto de xkokolché

La xkokolché entristeció un poco. ¡Las lecciones del pájaro Clarín era lo mejor que tenía! Pero con todo lo aprendido hasta entonces, comenzó a inventarse sus propias canciones. Siempre por las noches. Los pájaros nocturnos escucharon atónitos y comenzaron a difundir la noticia de que en las noches un misterioso pájaro cantaba con un voz tan dulce que hasta conseguía hechizarlos.

Esto llegó a oídos del cenzontle, que era un pájaro muyyy curioso. Decidió encontrar a aquel ave misteriosa y recorrió muchos rincones del Mayeb sinb éxito. ¡No conseguía encontrala!

Pero un día, el cenzontle fue invitado por la familia del pájaro Cardenal a una cena y ese mismo día, ya cuando salía de allí para su casa, escuchó de pronto el melodioso canto.

El descubrimiento del cenzontle

Atraído por las dulces notas, regresó a la casa de la familia del pájaro Cardenal y al fin encontró en la cocina lo que buscaba.

Realmente su aspecto no es el que imaginaba, pero su voz… ¡era tan hermosa! Convenció a la xkokolché para irse con él y al día siguiente le presentó ante el resto de aves.

Todos quedaron maravillosos ante aquel canto y decidieron que debía quedarse con ellos.

La xkokolché fue muy bien acogida por todos y desde entonces su trabajo es regalar su canto al resto de pájaros. Bueno, a casi todos. El único que se escondía cada vez que ésta cantaba era el Cardenal, cuyos celos le llevaban a sufrir cada vez que la escuchaba.

Qué valores puedes trabajar con esta preciosa leyenda maya

Utiliza esta increíble leyenda del pájaro xkokolché para hablar de:

– El valor de la humildad.

– La atención en el aprendizaje.

– La generosidad.

– El valor del esfuerzo.

Reflexiones sobre esta leyenda maya para niños y mayores

Las apariencias engañan, ¡y de qué manera! Así que bajo esa ‘triste’ apariencia de la xkokolché, se escondía un pájaro con una cantidad de dones increíbles. Está claro que la ‘riqueza’ no está relacionada con losbienes materiales:

Tenía más la xkokolché que el pájro Cardenal: aunque la hija de la familia que acogió al pájaro pobre era muy hermosa, en realidad todos sus dones eran artificiales y su hermosura, transitoria. Su criada sin embargo tenía muchas virtudes: humilde, trabajadora, buena estudiante y además, poseía una hermosa voz que no dudó en compartir con todos.

Todo esto demuestra que en realidad, las apariencias engañan, y que lo realmente importante no está en ‘la fachada’ exterior de cada uno.

Con esfuerzo, se consigue todo lo que te propongas: esfuerzo y perseverancia es lo que el pájaro xkokolché invirtió para cantar de esa forma tan maravillosa. El Cardenal, sin embargo, no quiso esforzarse, y abandonó demasiado pronto. Sin esfuerzo y perseverancia, ¿cómo iba a conseguir su propósito? Para aprender hay que esforzarse y atender, cosa que tampoco hacía la despistada alumna, que prefería desviar su atención hacia el espejo de la vanidad.

La vanidad frente a la humildad: al pájaro xkokolché no dejaban cruzarse con la vanidosa Cardenal. El orgullo del pájaro carmesí era tal, que no podía ‘ver’ a un pájaro que no fuera tan hermoso como ella. Su vanidad crecía a la par de su soledad. Los pájaros prefirieron quedarse con la humilde xkokolché y su hermoso canto, premiando de esta forma al trabajo y la humildad frente al desprecio de la vanidad.

Otras preciosas leyendas mayas para niños y mayores

La luciérnaga: resulta que la sluciérnagas eran insectos similares a las moscas o mosquitos. Pero algo que hicieron obtuvo una recompensa. Desde entonces, se iluminan por la noche. Descubre su hermosa historia.

La flor de loto: aquí tienes una historia de amor, en donde también sale como uno de los protagonistas el pájaro Cardenal, solo que en esta ocasión, su papel es muy diferente al de la leyenda que acabas de leer.

El colibrí: existen muchas leyendas mayas relacionadas con las aves. Esta explica cómo nació el colibrí y cuál es su misión en el mundo. ¡Preciosa historia!