La piel del cocodrilo. Leyenda de Namibia

Te contamos una historia, una leyenda de Namibia, África. Se llama ‘La piel del cocodrilo’, y explica por qué este animal tiene la piel tan rugosa y dura. Pero también nos habla de vanidad, prepotencia y de esas imprudencias que se pagan…

TIEMPO DE LECTURA: 2 MINUTOS

La increíble leyenda de La piel del cocodrilo

La piel del cocodrilo, leyenda africana
La leyenda africana de ‘La piel del cocodrilo’

Cuentan los más ancianos de Namibia, que hace mucho, pero que mucho tiempo, los cocodrilos tenían la piel lisa y dorada como el sol. Se pasaban el día bajo el agua, en zonas pantanosas y embarradas, y solo salían durante la noche, cuando la luna reflejaba sus rayos en su piel y la hacían brillar mucho más.

Es el momento que el resto de animales aprovechaba para acercarse a beber al lago y contemplar extasiados la hermosa y brillante piel del cocodrilo.

El animal, al darse cuenta de la atracción que su piel provocaba, empezó a salir también durante el día. Los animales entonces empezaron a acercarse a beber al lago, para observar el brillo del sol sobre la piel del cocodrilo. ¡No podían dejar de admirarlo! ¡Era realmente hermoso!

Pero el sol era mucho más potente que la luna, y poco a poco, fue cuarteando la piel del cocodrilo. El resto de animales, al ver que ya no era tan lisa y brillante, empezaron a dejar de ir al lago.

Cuando la piel del cocodrilo se terminó por cuartear, ningún animal apareció más por aquel lugar durante el día.

El cocodrilo, que antes presumía de su hermosa piel, se moría de la vergüenza. No podía con tanta humillación, así que decidió esconderse del resto. Por eso, cuando ve acercarse algún animal, se esconde bajo el agua, dejando ver tan solo sus ojos y nariz.

Qué temas podemos trabajar con la leyenda de La piel del cocodrilo

Utiliza esta increíble leyenda africana, ‘La piel del cocodrilo’, para reflexionar acerca de: – La vanidad y arrogancia.

  • El valor de la humildad.
  • La admiración que viene… y va.
  • El sentimiento de humillación. La vergüenza.
  • La prudencia.
  • La belleza externa es pasajera.

Reflexiones sobre la leyenda de La piel del cocodrilo

La vanidad nos lleva a cometer imprudencias… y es lo que le pasó al protagonista de esta historia. Se dejó llevar por la arrogancia y olvidó que podía echar todo a perder:

  • Conserva tu don y no presumas demasiado de él: Está claro que la piel del cocodrilo en esta historia era un gran don con el que este animal había nacido. Su piel era realmente bella y causaba admiración entre el resto de los animales. Sin embargo, en lugar de estar orgulloso y seguir llevando su vida de siempre, el cocodrilo quiso más… y buscó la forma de presumir no solo de noche, sino también de día, de su piel. Esto le llevó a cometer una gran imprudencia.
  • La vanidad nos ciega: Todos sabemos que el sol en exceso puede estropear la piel. El cocodrilo olvidó esto, cegado como estaba por la vanidad. Quería seguir presumiendo de su hermosa piel, y no se conformaba con unas horas… Eso le llevó a olvidar del todo el sentido de la prudencia. Al final, ‘La piel del cocodrilo’ nos recuerda que los errores, las imprudencias, se pagan. Y no hay vuelta atrás. Por mucho que nos arrepintamos, hay decisiones que no pueden deshacerse, cuyas consecuencias nos afectan para siempre.

«La vanidad nos lleva a cometer grandes imprudencias.»

— (Reflexiones sobre ‘La piel del cocodrilo’)

Más reflexiones sobre ‘La piel del cocodrilo’

  • La abrumadora vergüenza: El cocodrilo en esta leyenda de ‘La piel del cocodrilo’ se sintió realmente humillado. De tener la piel más hermosa de todos los animales, pasó a tener la piel más fea… Fue un duro golpe, una vergüenza que le llevó a ocultarse del resto. Muchas veces, como los cocodrilos, cometemos errores y estos nos afectan tanto, que somos incapaces de enfrentarnos a sus consecuencias.
  • La belleza exterior pasa: Otro de los mensajes de esta leyenda de la piel del cocodrilo podemos leerlo entre líneas, usando la historia a modo de metáfora. En realidad, no debemos centrarnos únicamente en nuestro aspecto exterior.

La belleza cambia, se estropea, se agrieta… Si todo nuestro esfuerzo se centra en resaltar la belleza exterior, cuando ésta se marchite, ¿qué nos quedará? Sí, la belleza exterior, que se nos es dada sin esfuerzo desde que nacemos, es un don, pero es pasajero. De ahí que debamos cuidar también la otra belleza, la que no envejece, la que cuidamos y mimamos en nuestro interior.


«La belleza exterior es un don, pero es pasajera…»

— (Reflexiones sobre ‘La piel del cocodrilo’)

Otras preciosas leyendas africanas que te sorprenderán

Si te gustó esta leyenda de Namibia, ‘La piel del cocodrilo’, prueba a leer también estas otras historias africanas igual de interesantes:

  • El hipopótamo y la tortuga: ¿Sabes por qué los hipopótamos se pasan el día en el agua? Nos lo explica esta divertida leyenda en donde hay otro animal protagonista… ¡la tortuga!
  • Por qué los monos son ágiles: Pues sí, según esta curiosa leyenda africana, los monos antes eran animales muy torpes y algo tontos. Sin embargo, otro animal intentó aprovecharse de ellos y esto les ayudó a aprender una sabia lección…
Por qué los monos son ágiles, una leyenda de Sudáfrica
Leyenda africana Por qué los monos son ágiles
  • Por qué el facóquero es feo: Esta historia nos habla de un animal (similar al jabalí), que siendo muy hermoso en sus principios, terminó siendo feo, como castigo a su enorme vanidad.

Y recuerda que también puedes escuchar fantásticas leyendas narradas mediante podcast. Las encontrarás aquí en el canal de Tucuentofavorito.com en Ivoox:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 4.8 / 5. Votos: 6

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Publicado por Estefania Esteban

icono tucuentofavorito
Soy Estefania Esteban y soy periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *