Un cuento para grandes y pequeños sobre la imaginación y el sistema educativo

Este precioso cuento de Helen Buckley, ‘La flor roja con tallo verde’, invita a grandes y pequeños a reflexionar sobre la importancia de ofrecer alas a la creatividad, en lugar de cortarlas. La imaginación es libre y si le ponemos moldes  dejaremos de ser únicos. Un cuento para niños.. y para mayores. Una reflexión también sobre el sistema educativo que queremos para nuestros hijos.

Un precioso cuento corto para niños sobre la creatividad: ‘La flor roja con tallo verde’ 

Cuento para niños y mayores sobre la imaginación: La flor roja con tallo verde
‘La Flor roja con tallo verde’, un cuento sobre la creatividad (Ilustración de Victoria Cabedo)

Un niño llegó junto a su familia a una ciudad nueva para él. El primer día en su nuevo colegio, estaba un poco nervioso, pero en cuanto se sentó en su pupitre y escuchó a la maestra decir ‘Hoy vamos a dibujar’, se puso muy contento.

– ¡Qué bien! – pensó- ¡Me encanta dibujar!

Y el pequeño pensó en la cantidad de dibujos que haría: un castillo, unas nubes de colores, ¡un dragón! Pero entonces, la maestra dijo:

– Pero esperar a que todos estén listos… Ninguno puede empezar antes.

Y el pequeño se detuvo y esperó con paciencia.

– Bien- dijo entonces la maestra- Hoy vamos a dibujar flores.

– ¡Qué bien! – pensó el niño- ¡Me encantan las flores!

Y el pequeño empezó a pintar hermosas flores de colores. Pero la maestra dijo:

– Espera. Aún no dije cómo las quiero. Fijados bien.

Y entonces dibujó en la pizarra una flor roja con un tallo verde. El niño miró la flor del encerado y luego sus flores. Le gustaban mucho más las suyas, pero no dijo nada, y comenzó a pintar la flor roja con tallo verde.

El niño vuelve a cambiar de colegio

Al día siguiente, la maestra les dijo:

– Hoy jugaremos con plastilina.

– ¡Qué bien! – dijo el niño- ¡Me encanta la plastilina! Haré serpientes, caracoles y hasta un árbol.

– Esperad- dijo entonces la maestra- Aún no dije qué tenéis que hacer. Hoy haremos una serpiente.

– ¡Bien! – pensó el niño- ¡Se me da fenomenal hacer serpientes!

Y el niño empezó a hacer una serpiente, pero la maestra dijo:

– ¡Espera! Aún no te enseñé a hacerla…

Y la maestra aplastó un trozo de plastilina e hizo una serpiente alargada. El niño miró la suya. Le gustaba mucho más, pero no dijo nada. Hizo una bola con ella e imitó la serpiente de la maestra.

Y así, al cabo de varios días, el niño aprendió a esperar y repetir lo que le decían. Pero al cabo de un tiempo, su familia se volvió a mudar y el niño cambió de nuevo de colegio. El primer día, la maestra dijo:

– Hoy quiero que hagáis un dibujo.

El niño esperó paciente a recibir más indicaciones. La maestra, al cabo de un rato, le preguntó:

– ¿No te gusta dibujar?

– Sí, claro que sí- respondió el niño.

– ¿ Y a qué esperas?

– No me has dicho qué hay que dibujar.

– Lo que se te ocurra.

– ¿Y cómo lo dibujo?

– Como tú quieras.

– ¿De cualquier color?

– Claro. Si todos pintárais lo mismo, ¿cómo sabría de quién es cada dibujo?

Y el niño escogió dos colores y dibujó una flor roja con tallo verde. 

El vídeo de este precioso cuento de La flor roja y el tallo verde

No te pierdas el vídeo con este precioso cuento de Helen Buckley, que nos hace pensar en qué educación queremos para los niños. El vídeo es de Ojo al cuento. Está narrado por Jorge Ratia e ilustrado por Victoria Cabedo. Su Instagram es ojoalcuento 🔽

Qué temas puedes trabajar con el cuento La flor roja con tallo verde

Utiliza este precioso cuento corto para hablar de:

– La creatividad.

– Por qué no debemos tener miedo a expresar nuestras ideas.

– La importancia de dar libertad a la imaginación

Reflexiones sobre este cuento corto para niños y mayores

La creatividad es lo más parecido a un pajarito silvestre que vuela de un lugar, a otro, libre y sin ataduras. Si le cortas las alas, muere:

No coartemos la creatividad que nos hace especiales: cada uno imaginamos la realidad, de una forma diferente, pero muchas personas se encargan de darnos unas pautas o un camino sobre cómo debemos verla. Si todos hacemos lo mismo, si todos expresáramos nuestra realidad de la misma forma, no existiría la creatividad y nuestro mundo sería aburrido, ¿no crees? Por eso, debemos potenciar en los niños la imaginación y la creatividad desde bien pequeños, ofreciéndoles libertad para, que puedan expresar como ellos quieran su realidad tal y como la imaginan.

Un buen maestro es el que enseña a pensar... No cómo pensar: sin duda, la labor de un buen maestro es conseguir que cada niño crezca según sus particularidades y ser capaz de potenciar su habilidades. Todos los niños son diferentes, y pretender que hagan lo mismo es convertirlos en un grupo sin personalidad y totalmente moldeables. Enseñemos a pensar, en libertad, nos dice Helen Buckley con este cuento, pero no qué pensar. 

Algunos cuentos para potenciar la imaginación de los niños

Aquí encontrarás cuentos cortos maravillosos que te ayudarán a potenciar la imaginación de los más pequeños:

El cuento de Poppet para los niños
Poppet
Gamusinos: un cuento para niños sobre la imaginación y la fantasía
Gamusinos
Un cuento sobre el esfuerzo y la generosidad para niños: Shawneen y el ganso
Shawneen y el ganso

– Deshazte del miedo con Poppet: un niño se arma de valor una noche y decide ir en busca de un oso. Para la aventura se lleva a sus dos mascotas, un perro y un gato. No te pierdas este precioso cuento que nos habla de cómo vencer los miedos.

– La imaginación con Gamusinos: ¿alguna vez escuchaste hablar de estos seres? Los gamusinos son invisibles a los ojos de los mayores, pero sí los pueden ver los niños, siempre que busquen bien y tengan mucha paciencia.

Shawneen y el ganso: resulta que el pequeño Shawneen desea comprar una trompeta, pero no tiene dinero suficiente. ¿Qué hará para conseguir la? Disfruta de esta increíble historia de duendes, secretos y sueños que a veces, se cumplen.