La flor del linoral. Cuento popular español para niños

Este cuento, ‘La flor del linoral’, es un cuento popular español para niños, originario de la región española de Murcia. Un cuento de hadas que ha llegado hasta nosotros gracias a la tradición oral, y que nos habla, entre muchas otras cosas, de generosidad, honestidad, traición, celos, codicia, justicia y perdón.

TIEMPO DE LECTURA: 4 MINUTOS

El cuento español La flor del linoral

La flor del linoral, un cuento tradicional español
Cuento de ‘La flor del linoral’

Existió hace mucho tiempo un rey, que tenía tres hijos. El rey ya era mayor y pensó que había llegado el momento de entregar el trono a uno de sus hijos. Para decidir cuál de ellos merecía gobernar, pensó en ponerles a prueba:

– Hijos- les dijo a los tres un buen día el rey– Llegó el momento de pasar mi corona a uno de vosotros. Heredará el trono aquel que consiga traerme la flor del linoral.

– Pero padre- dijo el mayor de los hijos- Esa flor no existe… Son invenciones de la gente.

– Existe, claro que sí- respondió el padre- Pero solo aquel con las suficientes virtudes, la podrá ver.

La madre de los muchachos les preparó alimentos para el viaje, y los tres marcharon al día siguiente. A punto de cruzar un puente, una anciana se acercó a ellos:

– Por favor- le dijo al hermano mayor- ¿Podría darme algo de comer? ¡Tengo mucha hambre!

– ¡Aparta, vieja mendiga! Si te doy parte de mi comida, seré yo quien pase hambre…

El hermano mayor se alejó, y la anciana se dirigió entonces al mediano:

– ¿Y tú? ¿podrías darme algo de comer?

– ¡Claro que no! No soy un chiflado… El viaje es largo y no sé si encontraré más adelante alimentos…

Y el hermano mediano siguió su camino. Solo le quedaba a la anciana una oportunidad:

– Por favor, gentil joven… ¿Podrías darme tú algo para comer?

– Claro que sí- respondió el hermano menor.

Y sacando la hogaza de pan que guardaba en su bolsa, le dio la mitad.

Las indicaciones de la anciana para encontrar la flor del linoral

– ¡Dios te lo pague! Tienes buen corazón– dijo la anciana- Y dime, ¿a dónde te diriges?

– Voy en busca de la flor del linoral. Pero no sé ni por dónde empezar…

– Oh, la flor del linoral… Yo sé dónde está.

– ¿De veras?

– Sí, y como has sido tan amable conmigo, te lo diré. Debes ir hacia el este, y después de una luna de camino, encontrarás un castillo sobre una colina. Pasa hasta el jardín que esconden sus muros. Allí verás un hermoso naranjo con tres naranjas. Escoge la de en medio. Esa naranja lleva la flor del linoral.

El joven, muy agradecido, siguió todas las indicaciones de la anciana. Efectivamente, llegó hasta el jardín del castillo, vio el naranjo y escogió la naranja que ella le dijo. ¡Ahí estaba la flor del linoral!

Decidió guardarla en su bota, y tomó el camino de regreso a su casa. Pero a mitad de camino se encontró con sus hermanos, quienes le preguntaron:

– Hermano, ninguno de nosotros logró encontrar la dichosa flor del linoral. ¿Y tú? ¿La viste?- preguntó el hermano mayor.

– Oh, sí, la vi…

Los hermanos, muertos de celos, le obligaron a confesar dónde la guardaba. Registraron sus bolsillos, su bolsa… y al no encontrarla, le dieron una paliza tal, que pensaron que lo habían matado.

Cubrieron su cuerpo con algo de arena y colocaron encima una caña que vieron en el camino. Al atravesar la puerta de su hogar, su madre se extraño ante la ausencia del hijo menor.

– ¿Dónde está vuestro hermano?

– Oh… se quedó atrás, rezagado- mintió el hermano mediano.

La caña mágica y la verdad de lo ocurrido

Su madre, que notó enseguida la mentira, salió inmediatamente en busca de su hijo, pero solo encontró, en mitad de un camino, un montón de arena con una caña encima. Al acercarse a ella, oyó que la caña decía:

«No me toques madre mía
ni me dejes de tocar
que mis hermanos me mataron
por la flor del linoral».

La mujer regresó entre lágrimas al castillo. Su marido, al escuchar lo que había pasado, salió para verlo con sus propios ojos. Al acercarse el rey a la caña sobre aquel montón de tierra, una voz dijo:

«No me toques padre mío
ni me dejes de tocar
que mis hermanos me mataron
por la flor del linoral».

El rey regresó al castillo. Enfurecido por lo que sus hijos mayores habían hecho, ordenó que les encerraran en las mazmorras.

– ¡Ninguno de vosotros sois dignos de llevar una corona!- dijo el rey– ¡Prefiero que entregar el trono a un desconocido antes de hacerlo a alguien capaz de matar a su propio hermano!

Pasaron los meses y un buen día, un joven llamó a la puerta del castillo… ¡era el hijo menor! Entre lágrimas, sus padres le abrazaron sin creer lo que veían.

Su hijo entregó la flor del linoral y les contó su historia: sus hermanos le dieron por muerto cuando aún vivía. La caña que depositaron sobre la tierra era la anciana a la que ayudó, que se convirtió en caña para que ellos pudieran escuchar la verdad. Después, le curó de sus heridas y le cuidó hasta que estuvo recuperado.

El rey entregó la corona a su hijo pequeño, quien gobernó con justicia y clemencia en el reino. Incluso cuentan que llegó a perdonar a sus hermanos, a pesar de que estos quisieron en su día matarle.

Qué valores puedes trabajar con el cuento La flor del linoral

Utiliza este cuento popular para reflexionar acerca de:

  • El valor de la caridad.
  • La gratitud.
  • A dónde nos lleva la codicia.
  • La justicia.
  • El perdón.
  • Las mentiras.

Reflexiones sobre el cuento de hadas ‘La flor del linoral’

No busques la imagen de la flor del linoral. Es un nombre inventado que expresa algo así como ‘lo imposible’. Una flor imaginaria, que existe solo para aquel que es capaz de ver con otros ojos… En este caso, la anciana, al comprobar las virtudes y valores del hermano menor, decidió que él era el más indicado para lograr tal preciado premio:

  • El reino, para el más virtuoso: Llama la atención en este cuento el hecho de que el rey no siga los cánones establecidos que dictan que el hijo mayor se convierte en heredero del trono. Él prefiere que gobierne el hijo con más capacidad para hacerlo. Una decisión justa y sabia. Por eso les encarga una difícil misión, la de encontrar la extraña flor del linoral, de la que tanto se ha hablado pero que pocos han conseguido ver…
  • La prueba de la anciana: La mujer anciana pone a prueba a los tres jóvenes, una prueba que decidirá cuál de ellos está capacitado para encontrar la flor del linoral. De los tres, solo uno es caritativo y generoso con la anciana. Su corazón es bondadoso, y es el claro candidato a alzarse con el trono. Por eso la anciana le indica dónde encontrar la flor. y le ayuda después convirtiéndose en caña para poder contar la verdad. Algo que recuerda mucho al cuento de Hans el escudero.

Más reflexiones sobre este cuento popular

  • La codicia cegadora de los hermanos: Los dos hermanos del menor están dispuestos a todo por el trono. La codicia y sed de poder les lleva a la ira y entre los dos, creen matar a su hermano pequeño por no revelar el paradero de la flor del linoral. Y no solo eso, sino que esta codicia también les lleva a mentir ante sus padres, ocultando lo que en verdad había pasado con el hermano menor.
  • La verdad sale a la luz: La verdad siempre termina saliendo a la luz, y es lo que sucede en este cuento que impone la justicia sobre la mentira. El hijo menor regresa a su hogar con la flor del linoral, y sus padres, además de recuperar a su hijo, descubren que es la persona más indicada para heredar el trono. La decisión fue sin duda la mejor. El nuevo rey poseía valores imprescindibles para gobernar con justicia… los de la generosidad, la honestidad y también, la virtud de la clemencia y el perdón.

«La verdad siempre termina saliendo a la luz»

(Reflexiones sobre el cuento de La flor del linoral)

Otros preciosos cuentos de hadas para niños

¿Te gustan estos cuentos llenos de fantasía y valores esenciales? Pues descubre también estos otros:

  • Los cisnes salvajes: Uno de los cuentos menos conocidos de Hans Christian Andersen, que habla de amor filial entre hermanos. ¿Quiénes serán esos misteriosos cisnes blancos que podían verse cerca de la orilla del mar?
  • Al este del sol y al oeste de la luna: Aquí tienes un original cuento noruego que narra las aventuras de una joven en busca de su amor… un enorme oso polar. Descubre el significado de todo esto.
Al este del sol y al oeste d ela luna o el rey oso blanco
Al este del sol y al oeste de la luna, un cuento de hadas para niños
  • Jack y las habichuelas mágicas: Todo un clásico de la literatura infantil inglesa. Es la historia de un niño dispuesto a cambiar el futuro de su pobre vida. La fe y el coraje le ayudarán a conseguir sus sueños.

Y si buscas cuentos infantiles narrados, encontrarás muchos aquí:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 4

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *