El silbato. Historia inspiradora de Benjamin Franklin

No forma parte de su biografía, pero esta inspiradora historia del político e inventor estadounidense Benjamin Franklin es muy famosa. ‘El silbato’ se presenta como una lección que en su día aprendió el protagonista siendo niño: no pagues más de la cuenta por nada, ni te dejes llevar por un impulso. Piensa muy bien cada una de las decisiones que vas a tomar en la vida, porque no habrá vuelta atrás…

TIEMPO DE LECTURA: 3 MINUTOS

La motivadora historia de Benjamin Franklin: ‘El silbato’

El silbato, una historia inspiradora sobre Benjamin Franklin
‘El silbato’, una inspiradora historia sobre Benjamin Franklin

Cuando Benjamin Franklin cumplió siete años, su madre le dio un día unos centavos. La familia era muy humilde, porque los padres de Franklin tenían muchos hijos… ¡nada más y nada menos que 17! Benjamin hacía el número quince. Así que su madre le advirtió:

– Benjamin, compra algo que desees con este dinero por tu cumpleaños, pero piensa muy bien lo que vas a comprar.

– Y cuando gaste las monedas, ¿me darás más?- preguntó inocentemente el niño.

– No, cariño, no podré darte más. Por eso debes pensar bien qué deseas como regalo de cumpleaños. Venga, marcha al pueblo y busca algo que te guste.

¡Qué contento estaba el pequeño Franklin! Escuchaba al saltar el tintineo de las monedas en su bolsillo e iba soñando con algo que podía comprar: ¿golosinas?, ¿un juguete?… Nunca había tenido un juguete, así que no sabía bien qué deseaba. Hasta que vio a un niño mayor con un silbato. ¡Qué dulce sonaba aquel pitido! Era poderoso, grandioso…

Ojalá tuviera un silbato– pensó.

Se acercó al niño y le dijo, mostrando todas sus monedas:

– Te doy todas estas monedas por tu silbato.

El niño le miró sorprendido. Era una auténtica ganga. Al fin y al cabo, el silbato ya estaba viejo…

– Trato hecho- dijo sin pensar más.

El chico se fue feliz con las monedas y Benjamin regresó dando brincos de contento a su casa. Estaba deseando mostrarles a todos su regalo de cumpleaños.

La lección del silbato para Benjamin Franklin

Pero al llegar, observó la cara de desilusión de sus hermanos mayores.

– ¿De verdad cambiaste todos tus centavos por ese silbato viejo? ¡Te han tomado, tonto!

La madre le miró comprensiva. Él era pequeño, y no tenía por qué saber cuánto cuesta un silbato:

– Benjamin- le dijo- Debes conocer bien el valor de las cosas. Pagaste mucho más por este silbato de lo que en realidad cuesta… Con el dinero que te di, podías haber comprado seis silbatos. No dejes nunca que nadie te engañe. Pero para ello, debes de estar bien preparado. No pasa nada. Por eso te dije que pensaras muy bien antes de comprar nada… Ahora eres pequeño, y lo importante es que aprendas la lección.

Benjamin entendió su error y se puso a llorar. Tiró al suelo el silbato y no quiso volver a verlo. Pero nunca olvidó aquello. Estudió mucho y se convirtió en un gran observador. Con el tiempo, no solo fue un excelente político, sino también uno de los más grandes inventores de Estados Unidos.

Qué temas puedes trabajar con la historia ‘El silbato’

Utiliza esta inspiradora anécdota de Benjamin Franklin, ‘El silbato’, para reflexionar acerca de:

  • El valor de las cosas.
  • La prudencia.
  • Las lecciones que nos da la vida.
  • Por qué debemos aprender a controlar nuestras emociones e impulsos.

Reflexiones sobre la historia ‘El silbato’

Dejarse llevar por un impulso puede tener sus consecuencias. Luego llega el arrepentimiento… pero es tarde. Cada una de nuestras acciones tiene una repercusión de la que luego no podemos retractarnos.

  • Cuidado con dejarse llevar: La importancia de aprender a controlar las emociones tiene que ver con la necesidad de evitar consecuencias indeseables de nuestros actos. Tanto la ira como la tristeza o la alegría… Los impulsos a los que nos llevan siempre son irracionales, y pueden precipitarnos a una situación de la que luego podemos arrepentirnos.

Es lo que le pasó en ‘El silbato’ a nuestro protagonista, el inventor del pararrayos, Benjamin Franklin. Era pequeño y aún no conocía el valor de las cosas. Pero además, fue incapaz de pensar cuando sintió el deseo ardiente de hacerse con un silbato. No se paró a pensar si realmente merecía la pena. Mucho menos recapacitó sobre cuál podía ser su precio. Quería ese silbato y en ese momento no le importó el precio. Ese impulso le llevó a entregar todo lo que tenía. Salió perdiendo, pues pagó tres veces más del valor que le correspondía.

Más reflexiones sobre el relato ‘El silbato’

  • Nuestros ‘errores’ son lecciones de vida: En ‘El silbato’ no se quiere evidenciar el error cometido en su momento por un Benjamin pequeño, de tan solo siete años. Se intenta dejar constancia de las lecciones que podemos aprender gracias a nuestros errores. Benjamin más adelante se convirtió en uno de los ‘padres de Norteamérica’. Y un gran inventor. Si conseguimos aprender de nuestros errores y utilizarlo de forma positiva como peldaños, y no como una piedra que nos deja herida… al final conseguiremos llegar mucho más lejos en nuestro camino.

«Nuestros errores son grandes lecciones de la vida que nos ayudar a crecer, nunca a tropezar.»

— (Reflexiones sobre ‘El silbato’)

  • La importancia de informarnos bien para que nadie nos engañe: Es importante conocer el valor de las cosas, le dijo la madre de Benjamin en esta historia del silbato. Viene a decirnos que en la vida debemos estar bien informados de todo para que nadie pueda aprovechar nuestra ignorancia para engañarnos. La única arma contra el engaño es el conocimiento. Por eso, Benjamin estudió para convertirse en una de las personas más eruditas, un inventor y político que apostaba por la unidad, la educación y el ahorro como pilares de la prosperidad del país. Fundó desde el primer cuerpo de bomberos de Filadelfia hasta una universidad (la de Pensilvania) y un hospital.

Más inspiradoras historias sobre personajes muy conocidos

Si te gustó esta anécdota de ‘El silbato’, de Benjamin Franklin, prueba a leer también estas otras historias:

  • El joven Alejandro y Bucéfalo: Esta historia nos habla del gran Alejandro Magno, y describe el primer encuentro con su famoso caballo, Bucéfalo. ¿Sabes cómo logró domarlo? Por supuesto, nunca con imposición…
  • El discurso de Edward Everett: No es lo que somos, sino lo que podemos llegar a ser… Con esta reflexión intuirás de qué va esta preciosa historia sobre uno de los más grandes oradores que han existido en Estados Unidos.
Und iscursos obre el futuro, historia inspiradora de Edward Everett
La anécdota de Edward Everett ‘Un discurso sobre el futuro’
  • Algo no anda bien: La sinceridad es básica en una relación, bien sea de pareja, entre padre e hijo… ¿qué pasa cuando no hay sinceridad? ¿De quién es la culpa? Fantástica reflexión sobre una historia del nieto de Gandhi.

Y recuerda que también puedes escuchar muchos relatos ideales para reflexionar narrados en forma de podcast. Los encontrarás aquí:

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 11

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.