Cuento corto hebreo para niños, adolescentes y adultos

Este maravilloso cuento hebreo, ‘El anillo del equilibrio’, nos ayudará a reflexionar acerca de la importancia de controlar las emociones, y la posibilidad de hacerlo mediante la reflexión. Una historia que se refiere tanto a la tristeza, como a la alegría. Las emociones no son buenas o malas de por sí. Son una expresión natural de los sentimientos. Cuando perdemos el control, pueden lastimarnos y lastimar a otros. No dejes de leer este precioso cuento. Te dará la clave para dominarlas.

Un maravilloso cuento sobre el control de las emociones: El anillo del equilibrio

Un cuento sobre las emociones: El anillo del equilibrio
‘El anillo del equilibrio’, un precioso cuento hebreo sobre las emociones

Había una vez un rey que tenía un problema: era incapaz de controlar su alegría y su tristeza. Ambas emociones le llevaban a perder el control y a caer en un desequilibrio que luego lamentaba. Cuando estaba contento, lo celebraba de forma desmedida, sin atender a los gastos ocasionados. Fiestas lujosas, ostentosas y muy largas… Y cuando estaba triste, se hundía en una profunda depresión de la que le era muy difícil salir.

El rey, consciente de su gran problema, ordenó repartir este mensaje por todo el reino:

– “Se hace saber, de parte del rey, que se ofrecerá una gran recompensa de mil monedas de oro a quien consiga entregarle un anillo capaz de conseguir el equilibrio en sus emociones”.

Inmediatamente, decenas de orfebres, médicos y hechiceros, llegaron al castillo con un prometedor anillo. Eran realmente hermosos: algunos de oro, otros de hermosas piedras preciosas. Anillos con supuestos encantamientos y otros tan brillantes como el sol. Pero ninguno de ellos consiguió lo que el rey tanto anhelaba.

El anillo del equilibrio y su misterioso mensaje

Hasta que un día, un viajero, que llegaba de muy lejos, se postró ante el rey y le dijo:

– Majestad, vengo de un lejano reino donde también llegó su mensaje. Deje que le entregue un anillo que yo he usado durante mucho tiempo. Cada vez que me sentía triste o por lo contrario, eufórico, lo observaba durante unos minutos, y recuperaba la calma. Solo tiene que leer el mensaje inscrito en su interior. Cuando lo necesite, solo cuando lo necesite…

Con estas misteriosas palabras, el monarca tomó el humilde anillo que el viajero le entregaba. Estaba hecho de bronce y un tanto oscuro ya. No parecía tener ningún valor económico. Sin embargo, decidió aceptarlo, a la espera de ponerlo a prueba.

Y ese día no tardó en llegar. Casi por sorpresa, un ejército enemigo invadió el reino y el rey tuvo que huir del castillo. Cabalgó por el bosque, perseguido por algunos guerreros. Pero el monarca consiguió esconderse y el enemigo no lo encontró. Sin embargo, estaba solo en el bosque, y comenzó a sentirse triste, acabado:

– Ya no tengo nada, y estoy solo… ¿Qué me queda para seguir viviendo?

El poder del anillo

Su profunda tristeza hizo acordarse del anillo. Entonces, se lo quitó del dedo y leyó la inscripción de la que le habló aquel misterioso viajero. Entonces, sonrió. Al cabo de unos minutos, decidió lo siguiente:

– ¡Recuperaré mi reino!

Buscó, en un reino amigo, guerreros que quisieran acompañarle. Y, de esta forma, consiguió recuperar lo que le habían quitado.

Eufórico como estaba, preparó una fiesta de agradecimiento. Pero esa misma noche, vio entre los invitados al viajero del anillo.

– También para este momento se utiliza el anillo, majestad- le recordó entonces.

El rey, asintiendo, volvió a leer las tres palabras que estaban inscritas en el anillo: “Esto también pasará”. Y al día siguiente, todo volvió a la normalidad.

Qué temas puedes trabajar con el cuento ‘El anillo del equilibrio’

Utiliza este precioso cuento hebreo para reflexionar acerca de:

– Las emociones. Cuándo debemos dominarlas.

– La tristeza.

– Cuándo debemos controlar la alegría.

El poder de las palabras.

Reflexiones sobre este precioso cuento sobre las emociones

Todas las emociones pueden ser negativas si no conseguimos dominarlas. La virtud se encuentra en el equilibrio, o como decía Aristóteles, “en el justo medio”:

Todo termina, tenlo presente: nada es eterno, ni mucho menos, las emociones. Todas ellas tienen un momento de exaltación pero debemos ser conscientes en todo momento que la vida en realidad es un constante vaivén y que tras un momento de felicidad puede llegar uno de tristeza, y por el contrario, tras un momento difícil, llegará uno mucho más agradable. Si conseguimos pensar en esto cada vez que sintamos que la alegría nos desborda o la tristeza nos hunde, podremos controlar mucho mejor estas emociones y permanecer en equilibrio.

Por qué necesitamos controlar las emociones: las emociones son necesarias, nos hacen humanos y sobre todo, son las que nos ayudan a avanzar en la vida. Las mismas que nos alertan y protegen (como el miedo), que nos llenan de ilusión para seguir creyendo en un sueño (como la alegría), que nos animan a reflexionar para aprender de nuestros fallos (como la tristeza), o que nos alertan sobre aquello que nos perturba (como la ira). Pero si no conseguimos dominarlas, ese maravilloso trabajo de las emociones se desequilibra y nos hace daño, al tiempo que puede hacérselo a otros. De ahí la importancia de vivir las emociones de forma equilibrada, para utilizarlas a nuestro favor y no en nuestra contra.

Tres simples palabras: es curioso, pero el remedio para conseguir el equilibrio de las emociones resultó ser una inscripción formada por tres simples palabras. Ese ‘Esto también pasará’ que hace que de pronto recordemos que tanto la alegría como la tristeza, tanto lo bueno como lo malo, es transitorio. Tres palabras que nos bajan de una nube o nos levantan del suelo, que nos colocan en el lugar en donde debemos estar, con los pies en la tierra pero sin perder las ilusiones.

Disfruta del cuento narrado con este precioso vídeo

Aquí tienes la versión del cuento ‘El anillo del equilibrio’ en vídeo, que nos llega vía ‘Ojo al cuento’. Las ilustraciones son de Victoria Cabedo, y la narración, de Jorge Ratia. Si quieres seguirles en Instagram, su cuenta es @Ojoalcuento:

Otros maravillosos cuentos para reflexionar sobre las emociones

Aquí tienes otros cuentos que pueden ayudarte a reflexionar sobre las emociones:

El secreto de la serenidad, un cuento para enseñar a los niños a controlar el enfado
El secreto de la serenidad
Fábula sobre la ansiedad y los nervios: El elefante que perdió su anillo de boda
El elefante que perdió su anillo de boda
La historia del ermitaño y los animales
El ermitaño y los animales

– No dejes que la ira te pueda, con El secreto de la serenidad: este cuento nos da la clave para controlar la ira, esa emoción que nos hace cometer locuras cuando se desborda. No te pierdas el gran secreto (que está en tus manos) para dominarla.

– El estrés no nos deja pensar, con El elefante que perdió su anillo de boda: es imposible resolver un problema si la ansiedad y el estrés no nos dejan pensar. La mejor manera de recuperar en esos momentos la calma es… Deja que el protagonista de esta historia te lo cuente.

– Todos tenemos muchos animales que dominar, con El ermitaño y los animales: en cierta manera, cada uno de nosotros tenemos muchos animales que cuidar, tal y como nos cuenta esta curiosa historia. Te servirá para recapacitar sobre todas esas emociones que debemos controlar.