Un fantástico poema de Rubén Darío para los niños

Ya sabes que las poesías tienen muchísimas utilidades para los niños. En este caso, ‘Del trópico’ es un precioso poema de Rubén Darío con el que podemos trabajar las descripciones (a parte de muchas otras cosas, claro). Te proponemos leerla y te damos algunos consejos para sacarle el máximo partido.

Una poesía infantil para trabajar la descripción con los niños: Del trópico

Del trópico, una poesía de Rubén Darío para niños
‘Del trópico’, una poesía para niños de Rubén Darío

Utiliza esta fantástica poesía del poeta nicaragüense Rubén Darío (1867-1916) para trabajar con los niños las descripciones. Primero lee el poema y después te diremos cómo hacerlo:

¡Qué alegre y fresca la mañanita!

Me agarra el aire por la nariz:

los perros ladran, un chico grita

y una muchacha gorda y bonita,

junto a una piedra, muele maíz.

Un mozo trae por un sendero

sus herramientas y su morral:

otro con caites y sin sombrero

busca una vaca con su ternero

para ordeñarla junto al corral.

Sonriendo a veces a la muchacha,

que de la piedra pasa al fogón,

un sabanero de buena facha,

casi en cuclillas afila el hacha

sobre una orilla del mollejón.

Por las colinas la luz se pierde

bajo el cielo claro y sin fin;

ahí el ganado las hojas muerde,

y hay en los tallos del pasto verde,

escarabajos de oro y carmín.

Sonando un cuerno corvo y sonoro,

pasa un vaquero, y a plena luz

vienen las vacas y un blanco toro,

con unas manchas color de oro

por la barriga y en el testuz

Y la patrona, bate que bate,

me regocija con la ilusión

de una gran taza de chocolate,

que ha de pasarme por el gaznate

con la tostada y el requesón.

(Rubén Darío)

Cómo utilizar la poesía ‘Del trópico’ con los niños

Ahora sí, vamos a ver cómo usar este poema con los niños:

1. Mejora la atención de los niños: para mejorar la atención de los niños, procura leer el poema modulando muy bien la voz, usando las manos o incluso cambiando el tono de voz cuando lo creas necesario.

Escenifica y usa los gestos y la expresión corporal. Añade sonidos, onomatopeyas (por ejemplo, cuando dice ‘los perros ladran’, haz el sonido de los perros… o en el momento en el que dice ‘sonando un cuerno corvo y sonoro’, puedes hacer el sonido del cuerno ‘uuuuuuuuuuh’, o cuando se dice ‘vienen las vacas‘, añadir un ‘muuuuuu’).

2. Amplía su vocabulario: habrá palabras que los niños no entiendan. Ya sabes que es el momento de buscarlas en el diccionario. Les estarás ayudando a ampliar su vocabulario. Por ejemplo… ¿sabes que son las ‘caites’? Se trata de las sandalias. ¿Y qué será el morral? Haz una lista con las palabras que los niños no entiendan y… ¡a buscarlas!

3. Preguntas de atención y comprensión lectora: al finalizar la lectura, puedes jugar con los niños a las preguntas. Así sabrás si se enteraron de lo que acabas de recitar. Te damos algunos ejemplos de preguntas:

a) ¿Qué está moliendo una chica con una piedra?

b) ¿Quién se come el pasto en la colina?

c) ¿Qué animales escalan por el tallo de la hierba?

d) ¿Quién acompaña al vaquero?

e) ¿Qué come y bebe al final quien narra esta descripción?

Más formas de utilizar esta poesía con los niños

4. Mejora la memoria: puedes pedir a los niños que intenten memorizar este poema. Es un trabajo muy bueno para el cerebro.

5. Aviva su imaginación: tal vez los niños imaginen la escena a su manera… prueba a pedirles que incluyan más personajes en este poema. ¿Qué más animales puede haber? ¿Algún personaje más que llegue de improviso? Crea con ellos una historia utilizando a todos estos personajes. Con ello estarás trabajando la imaginación.

6. Trabaja la descripción: si te das cuenta, la poesía es en sí misma una descripción. El poeta describe un momento en la vida de los aldeanos de una colina. Explica qué animales pastan en ella. qué personas forman parte de este escenario. Es similar a lo que los Beatles hacen en la canción Penny Lane, en donde los cantantes describen un momento en la vida cotidiana de esta famosa calle.

¿Podrían los niños describir de esta misma manera? ¡Prueba! Pide que describan cómo es la calle donde viven, que personas pasean por allí, qué tiendas hay, qué objetos… Usa los máximos adjetivos posibles y busca alguno en el diccionario para ampliar el vocabulario de los niños.

Un vídeo de la poesía ‘Del trópico’ para los más pequeños

¿Necesitas escuchar cómo se recita este poema? ¡Muy fácil! Aquí tienes un fantástico vídeo en donde se recita la poesía ‘Del trópico’. Además va acompañada de una recreación animada fantástica para los niños. Esto les ayudará a comprobar si imaginaron la escena tal y como la imaginó el poeta:

Otras preciosas poesías cortas para niños

Usa también estos otros poemas para trabajar la atención, la memoria o la imaginación con los niños. ¡Te encantarán!

Ay, señora mi vecina: con esta genial poesía de Nicolás Guillén, podrás trabajar las emociones con los niños. Además incluye una canción muy animada.

Diez perriros: ¿poesía y matemáticas unidas? ¡Sí! Descubre cómo puedes trabajar los números con esta poesía corta que además es muy divertida. ¡Te encantará!

Sapito y Sapón: esta tierna poesía nos ayuda a hablar del valor de la amistad. Es fantástica para leer con los más pequeños.

Author

Estefanía Esteban es periodista y escritora de literatura infantil. Ha publicado el libro 'Cebricornio' con la editorial Babidibú.

TU COMENTARIO