Un curioso relato sobre el origen del día y la noche y el croar de las ranas cuando se pone el sol

Este relato, ‘Por qué croan las ranas al anochecer’, es una antigua leyenda de los indios de norteamérica, que nos habla no sólo de este curioso animal, sino también de cómo se originó la duración del día y la noche tal y como los conocemos hoy. Una historia que además trae implícitos algunos valores esenciales sobre los que podemos reflexionar, como la asertividad o la empatía.

Una sorprendente leyenda india sobre las ranas y el día y la noche: Por qué croan las ranas al anochecer

Una preciosa leyenda de los incios de norteamérica: POr qué croan las ranas al anochecer
La preciosa leyenda que explica Por qué croan las ranas al anochecer

Cuentan que hace mucho tiempo, el día y la noche se sucedían sin orden ninguno. De esta forma, la duración de ambos no era equilibrada, y los animales no sabían cuánto iba a durar el día y cuándo terminaría la noche.

Todos se mostraron de acuerdo en que debían hablar con el Hermano Sol para pedirle que regulara la duración del día y la noche. Así que, un buen día, los animales se reunieron para formar un comité. Entre todos, escogieron a los dos animales que presentarían las propuestas para votarlas entre todos: uno sería el oso pardo, y el otro, la rana.

Ambos animales querían cosas diferentes. Así, mientras que el oso pardo quería días y noches muyyy largos, la rana prefería días y noches muyyy cortos.

– A mí me gusta dormir mucho y comer mucho durante mucho tiempo… Estaría bien que el día durara seis meses y la noche, otros seis- dijo el oso pardo.

– No, no, no… eso es demasiado. A mí me gusta dormir y comer por espacios más reducidos de tiempo… Creo que es mejor que haya muchos días y muchas noches en cada mes… – apostilló la rana.

Lo que hicieron el oso pardo y la rana para conseguir votos

El oso pardo estaba muy enfadado, y con su planta y su fiereza, fue en busca de todos los animales para exponerles su propuesta y amenazarlos para que votaran en la Asamblea por ella.

– ¡Un día de seis meses y una noche de seis meses!, recuérdalo bien, Hermano zorro- dijo el oso Pardo. – ¡Que no se te olvide, Hermano búho! ¡Un día de seis meses y una noche de seis meses!- le dijo también al búho.

Y así, el oso pardo, enseñando bien sus dientes y sus garras, fue diciendo esto mismo a todos los animales y después, se fue a dormir a su cueva.

Por su parte, la rana, ágil y pizpireta, y mucho más sociable y amistosa, fue a preguntar a todos los animales qué preferían ellos. Y así se enteró por ejemplo de que el zorro prefería un día y una noche corta, y que al pez le daba lo mismo porque para él siempre era de noche, o que el búho cazaba de noche y descansaba por el día, con lo que también quería que ambas duraran poco.

La votación final y por qué croan las ranas al anochecer

Al día siguiente, los animales se reunieron en Asamblea, pero el oso no acudió, porque seguía durmiendo y además estaba convencido de que con sus amenazas, todos los animales votarían su propuesta.

Pero ahí estaba sin embargo la rana, que defendió su postura con firmeza ante todos los animales:

– Y después de haber hablado con todos vosotros, creo que la mayoría preferimos unos treinta días y treinta noches por mes, con una duración similar.

Todos asintieron y después de votar, la rana comenzó a dar saltos de alegría y a gritar:

– “¡Un día, una noche, un día, una noche!”.

Ese grito pasó a ser su particular ‘croar’. Y cómo no, fue la encargada de dar la noticia al Hermano Sol:

– Queremos que los días y las noches tengan una duración determinada, para que sea más equilibrado y todos los animales puedan beneficiarse por igual.

El Hermano Sol aceptó la petición y desde entonces, los días y las noches tienen una duración muy parecida, siendo los días más largos en verano y las noches más cortas y al contrario, los días más cortos en invierno y las noches más largas.

Dicen que desde entonces cada vez que se pone el sol, las ranas repiten contentas:

– “Un día, una noche, un día, una noche”.

Y por eso las oímos croar.

Qué temas puedes trabajar con la leyenda ‘Por qué croan las ranas al anochecer’

Esta fantástica leyenda de los indios de norteamérica también nos sirve para reflexionar acerca de:

La empatía.

– El valor de la cooperación.

– La asertividad.

– Por qué huir de la imposición.

– La generosidad.

– Qué sucede cuando la vanidad nos lleva a confiarnos demasiado.

Reflexiones sobre esta preciosa leyenda para niños

Frente a la imposición, mejor optar por la asertividad y el acuerdo, en donde cuentan las opiniones y necesidades de la mayoría frente a la de uno solo:

Lo más justo, contar con la opinión de todos: la rana demostró su buena disposición para representar de forma justa las necesidades de todos los animales. No pensó solo en ella de forma egoísta, como hizo el oso pardo, sino que buscó la forma de entender las necesidades de los demás animales para llegar a un consenso y una decisión equilibrada y con la que prácticamente todos podían beneficiarse. Utilizó para ello la empatía.

La imposición y el egoísmo del oso pardo: por su parte, el oso pardo solo pensaba en sí mismo y sus necesidades. Y, sin preguntar al resto qué preferían, intentó buscar el voto del resto de animales mediante la imposición. ¿Cómo? Proyectando su fuerza para generar miedo y conseguir que el resto le votara… por temor a las represalias. Sin embargo, su vanidad y prepotencia le llevaron a cometer un error, el de confiarse demasiado. Creyó que ya lo tenía todo hecho y al final perdió la votación.

El triunfo de la justicia: sin duda, en esta ocasión ganó la opción más justa, que es aquella que beneficia a un mayor número de animales. La rana se comportó de forma correcta y consiguió canalizar la opinión y deseos de todos.

Otras increíble leyendas de los indios de norteamérica para niños

Si te gustó esta leyenda de las ranas, prueba a leer también estas otras historias que nos llegan de relatos de los indios de norteamérica:

Leyenda dellobo bueno y el lobo malo en nuestro corazón
Los dos lobos que luchan
La serpiente y la noche
La serpiente y la noche
La increíble leyenda del algodón
La leyenda del algodón

– Sobre la lucha del bien y el mal, Los dos lobos que luchan: dicen los indios cherokees que todos tenemos dentro dos lobos que luchan. ¿Sabes qué representan? Descúbrelo leyendo esta increíble historia.

– Sobre el origen de la noche, La serpiente y la noche: esta curiosa leyenda no solo nos cuenta cómo el hombre consiguió la noche, sino también por qué las serpientes de cascabel son venenosas.

La leyenda del algodón: esta historia explica cómo consiguió el hombre la planta del algodón. Una preciosa leyenda que te sorprenderá.