Esta fábula china, ‘Los rumores sobre Zeng Shen’, es ideal para adolescentes y adultos, y nos advierte del peligro de los rumores, que son capaces de hacer creer una mentira al que más confía en la persona sobre la que se vierte la sospecha. Este peligro aumenta por ejemplo, con las redes sociales. Un rumor que crece y crece… puede ser muy, pero que muy peligroso. Tal vez te parezca un lío, pero después de leer esta fábula y las reflexiones finales, lo entenderás todo.

La fábula china sobre los rumores: ‘Los rumores sobre Zeng Shen’

La fábula china Los rumores sobre Zeng Shen
La fábula china ‘Los rumores sobre Zeng Shen’

Una vez, el bueno de Zeng Shen fue al distrito de Fei. Dio la casualidad que justo cuando él estaba allí, un hombre con su mismo nombre cometió un crimen. Entonces, alguien fue a casa de la madre de Zeng Shen y le dijo:

– Tu hijo ha cometido un crimen.

– ¡Imposible!- dijo ella- ¡Mi hijo jamás haría nada así!

Y la anciana siguió cosiendo.

Pero al día siguiente, otro vecino visitó a la mujer y le dijo:

– Siento mucho que tu Zeng Shen haya cometido ese crimen

La anciana le miró impasible y siguió cosiendo, mientras pensaba ‘qué tonterías dicen algunos’. Pero al tercer día entró un vecino más y dijo:

– ¿Te enteraste ya de que Zeng Shen cometió un crimen?

La mujer entonces dejó lo que estaba haciendo y asustada, huyó de allí.

Moraleja: «no difundas rumores qe no contrastaste, porque pueden hacer mucho daño»

Qué temas puedes trabajar con esta fábula china

Esta fábula china que procede de las ‘Anécdotas de los reinos combatientes’, ‘Los rumores sobre Zeng Shen’, es fantástica para tratar estos temas:

– El daño que pueden hacer los rumores.

Los prejuicios.

– La necesidad de contrastar las noticias que nos llegan.

– Lo necesario que es el espíritu crítico.

Reflexiones sobre la fábula ‘Los rumores sobre Zeng Shen’

¡Qué daño pueden llegar a hacer los rumores cuando son sostenidos por muchas personas! Antes de soltar ‘la noticia’ que nos llega, ¿por qué no la contrastamos? Estas son algunas de las reflexiones que podemos sacar de la fábula ‘Los rumores de Zeng Shen’:

El gran error de ‘deducir’ sin tener pruebas: sospechar de algo sin pruebas puede llevarnos a cometer grandes errores que a su vez pueden tener graves repercusiones. Tal vez no seamos conscientes del tremendo daño que podemos llegar a hacer a otros a partir de un rumor. Cuántas más personas lo difundan, más poder tendrá ese rumor y más daño podrá hacer. De hecho, si te fijas, la madre de Zeng Shen al principio no creía en esa noticia, porque confiaba en su hijo. Pero ante el tercer hombre que le daba esa misma noticia, terminó creyéndola, aunque no era cierta.

No porque lo digan muchos, es verdad: la mentira puede estar sostenida por una o por muchas personas. La confusión, también. Por el simple hecho de que crean en un rumos muchas personas o que den la misma noticia muchas personas, no tiene por qué ser cierto, porque todas ellas pueden estar equivocadas. Contrasta muy bien la noticia antes de creerla.

El espíritu crítico: Aquel que no se deja llevar por lo primero que oye, aquel que desconfía y busca la verdad, que compara, que se cerciora, que tiene un espíritu crítico… es realmente inteligente y además, justo. No nos dejemos llevar por lo que digan otros sin tener pruebas suficientes, y como decía Sócrates, antes de difundir un rumor, haz que pase por los tres tamices…

Aquí puedes leer la historia de los tres tamices de Sócrates

Si quieres profundizar más en este tema sobre los rumores y el daño que pueden llegar a hacer, nada como este popular relato de Sócrates. ¡No dejes de leerlo!

Otras fantásticas fábulas chinas para adolescentes y adultos

Disfruta también de estas otras fábulas chinas. Todas incluyen sus reflexiones finales:

El hombre que no vio a nadie, una fábula sobre la codicia
El hombre que no vio a nadie
La carpa en el camino, fábula china para adolescentes y adultos
La carpa en el camino
Fábula corta sobre la prepotencia: El vendedor de lanzas y escudos
El vendedor de lanzas y escudos

– Sobre la codicia, ‘El hombre que no vio a nadie’: ¡Qué tendrá la codicia que nos pone una venda en los ojos! No te pierdas esta fábula china que nos advierte del peligro de la avaricia.

La carpa en el camino: la inteligencia y la astucia están muy bien, pero a menudo los problemas necesitan una respuesta rápida, porque son urgentes…

El vendedor de lanzas y escudos: Esta fábula china nos habla de cómo la prepotencia o vanidad pueden llegar a hacer que los demás dejen de confiar en nosotros.

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 0 / 5. Votos: 0

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *