Esta historia, ‘Sócrates y los tres tamices’, nos ayudará a reflexionar sobre la información que damos a los demás. En realidad, el gran filósofo griego viene a decirnos: antes de dar una información sobre otra persona, cerciórate de que no es un ‘chisme’ sin más.

Presta atención a los tres ‘filtros’ que según Sócrates, debería pasar la información que damos antes de hablar. 

Una historia para pensar y recapacitar: ‘Sócrates y los tres tamices’

El relato de Los tres tamices de Sócrates
‘Los tres tamices’, un relato de Sócrates sobre los bulos y las noticias que debemos desechar

Cuentan que Sócrates un día recibió la visita de un hombre. Llegaba algo alterado y le dijo:

Necesito darte una información sobre uno de tus amigos.

Pero Sócrates le contestó:

– ¿Y ha pasado esa información ya por los tres tamices?

¿Tres tamices?– repitió el hombre- No sé de qué me hablas… ¿de qué tamices se tratan?

– Toda información debe pasar por tres tamices antes de compartirla con el resto- le explicó el filósofo- El primer tamiz es el tamiz de la VERDAD. ¿Estás totalmente seguro de que eso que vas a decirme es verdadero?

– Bueno, en realidad lo oí de otra persona. Yo supongo que no mentirá…

– Vaya- dijo Sócrates- No sabes por tanto si es o no es verdad… Vayamos al segundo tamiz, el tamiz de la UTILIDAD. ¿Eso que me vas a contar sirve para algo?

– No sé, Sócrates- dijo él- Supongo que es solo una opinión…

– Y por lo tanto no es práctico… no pasa el segundo tamiz. Igual pasa el tercero. El tercer tamiz es el de la BONDAD. ¿Eso que me vas a decir le hace bien a esa persona?

– Uy, no, todo lo contrario… es más bien algo malo.

– Entonces, si eso que me quieres decir tal vez sea mentira, no sirve para nada y además hace daño a la persona en cuestión… es mejor que no me lo digas y lo guardes solo para ti.  

Qué puedes trabajar con este historia de Sócrates y los tres tamices

Con esta historia trabajarás:

A veces compartimos información que no sirve para nada… son solamente chismes, rumores, cotilleos, que no benefician a nadie.

– Por qué debemos filtrar la información que vamos a dar de otra persona antes de compartirla con el resto.

– Antes de contar algo, piénsatelo al menos tres veces. No una ni dos, sino tres.

Reflexiones sobre la historia de Sócrates y los tres tamices

Esta es una historia que nos ayuda a reflexionar sobre las cosas que decimos de los demás. Sócrates nos advierte: no toda la información que se cuenta de los demás es válida. Mucha sólo es cotilleo, chismes, sin fundamento ni veracidad

Los tres filtros que debe pasar una información: los tres filtros de los que habla Sócrates son: la verdad, la utilidad y la bondad. Hay personas que aceptan los dos primeros tamices, pero no entienden por qué deben pasar una información por el filtro de la bondad.

El polémico filtro de la bondad: es cierto que cuesta entender esto: ‘si la información que voy a dar es verdad y además útil… ¿por qué no voy a darla aunque haga daño a esa persona?’. Es el filtro más complejo, sí, pero en él, precisamente en él, radica la ética y el buen corazón de la persona que da la información.

Evidentemente, hay información que hay que dar, por lo valiosa que es, siempre que sea verdad y que sea útil, aunque haga daño a una persona. Es información que implica a otros y si es para sacar un tema relevante a la luz, deberá compartirse.

Más reflexiones sobre este relato de Sócrates

Pero cuando no hay más intermediarios, cuando la información se centra en una única persona, ¿para qué compartirla solo vas a conseguir hacer daño? Sin duda, aquí Sócrates se refiere a los ‘chismes’ o rumores, información personal que sí, puede ser verdad, y sí, puede aportar algún dato relevante pero que hace un terrible daño a esa persona.

Reflexiona y da tu opinión: como siempre, Sócrates nos invita a reflexionar. Puedes estar o no estar de acuerdo. Pero al menos te ayudará a recapacitar sobre la información que quieres y estás dispuesto a compartir con los demás. Recuerda: que sea veraz, útil y no haga un daño irreparable en otro. Te ahorrarás un problema, una situación ‘bochornosa’ o una angustia inmensa.

Otros interesantes relatos sobre la verdad y la bondad

Existen muchos relatos que hablan de verdad, pero de una verdad contrastada, no de sospechas. A eso se refería Sócrates con sus tres tamices: solo la da aquella información veraz, contrastada y útil:

La sospecha, una fábula china sobre los prejuicios para niños y mayores
‘La sospecha’
Fábula de Esopo para niños
El lobo y la oveja
Cuento sobre la sinceridad para niños
El traje nuevo del emperador

La sospecha: ¡cuántas veces opinamos y sospechamos de otros sin saber! No te pierdas esta fantástica fábula china sobre los prejuicios que tantas veces nos llevan a equivocarnos.

El lobo y la oveja: ahora bien, cuando se trata de ser sincero, la cosa cambia. Lo mejor siempre es decir la verdad a la hora de intentar salir de un problema.

El traje nuevo del emperador: a menudo mentimos porque nos dejamos llevar por los demás. ¡Incluso sabiendo que es mentira! Es lo que sucede en este fantástico cuento.

Caza, una fábula moderna para adultos sobre la simplicidad de las cosas
Caza, una fábula moderna

– Sobre la simplicidad de las cosas, Caza: cuando sacamos conclusiones antes de tiempo, corremos el peligro de equivocarnos estrepitosamente. No dejes de leer esta fábula moderna.

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 4.4 / 5. Votos: 8

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Una respuesta

  1. La verdad leer esto me parecio facisnante y más con ver como se desarrollo la situacion de Socrates y su amigo. Me ha dado mucho que pensar y estoy de acuerdo con el tamiz de la bondad, a veces debemos ser personas de buen corazon para no perjudicar a alguien que posiblemete haya hecho algo mal, pero esto cambia cuando queremos prevenir que alguien cercano a nosotros sufra algun daño.
    Como mencione esto deja mucho que analizar y me gusto mucho leerlo :D.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *