Una fábula corta sobre la astucia para convencer a otros

Esta fábula china, ‘Los monos y las castañas’, en realidad nos demuestra cómo algunas personas pueden ser tremendamente astutos para convencer a otros que al principio no estaban conformes con alguna decisión. Son fantásticos oradores con un gran poder de persuasión mediante sus trucos de palabras.

Una fábula china sobre el engaño y la persuasión: Los monos y las castañas

Los monos y las castañas, una fábula china sobre la persuasión
Los monos y las castañas, una fábula china sobre le poder de persuasión

Existió una vez un famoso amaestrador de monos en el reino de Song. Sus monos estaban muy bien cuidados y vivían felices. Él se encargaba de reservar algo de comida para ellos cada día.

Pero el hombre pasó por una mala racha económica y no tenía suficiente comida, así que decidió entregar menos comida a los monos. A

l llegar ante ellos les dijo:

– He tenido que reducir un poco el alimento porque no tengo dinero suficiente. A partir de ahora os daré tres castañas por la mañana y cuatro por la tarde.

Los monos comenzaron a gritar muy enfadados. No estaban para nada de acuerdo con esa decisión. El hombre esperó un momento y dijo:

– ¡Está bien, está bien! Lo dejaremos en cuatro castañas por la mañana y tres por la tarde.

Y los monos comenzaron a aplaudir. Estaban conformes y muy contentos.

Moraleja: “Con astucia y buen uso de las palabras, el mismo mensaje puede parecer totalmente distinto”

Qué puedes trabajar con la fábula Los monos y las castañas

Con esta fábula china tan corta podrás reflexionar sobre:

– La capacidad de persuasión para convencer a otros.

– El ingenio.

La mentira o engaño.

Reflexiones sobre esta fábula china

Puede que en realidad aquello que tanto te convence ahora y que antes no lo hacía, sea en realidad la misma cosa:

Lo que las palabras esconden: a veces basta con cambiar el orden de las palabras en una frase para que parezca una oración totalmente distinta. Los grandes oradores tienen un gran dominio del lenguaje y sobre todo de cómo exponen sus ideas para convencer a otros. Son astutos y no se puede decir que estén engañando a nadie, ya que lo que dicen es lo mismo solo que de forma diferente.

La importancia de entender muy bien lo que nos dicen: lo importante es no quedarnos en las apariencias sino analizar muy bien lo que nos están diciendo. Aparentemente puede parecer una cosa, pero bien analizado, puede suponer otra bien distinta. Cuando alguien te proponga algo o te ofrezca algo, piensa muy bien en lo que te está diciendo y analiza siempre si esconde alguna intención. Ser desconfiado a veces es el único arma posible para desmontar las frases bonitas con mensajes ‘feos’.

Las apariencias engañan: este fantástico refrán popular es muy útil para todo. Nunca lo olvides y úsalo para desmontar mensajes encubiertos en frases prometedoras. Descubre qué significan algunas palabras dentro de una frase y qué esconden. De esta forma nunca te sentirás engañado.

Otras fábulas chinas para pensar

Usa también estas otras fábulas chinas para reflexionar sobre importantes aspectos y valores esenciales:

El hombre que no vio a nadie: la avaricia es cegadora, tanto, que podemos hacer cualquier cosa por conseguir lo que tanto anhelamos. Y si no, mira lo que le sucedió al protagonista de esta fábula china.

La rana en el pozo: la prepotencia o la vanidad a veces están relacionadas con la ignorancia. Si no conoces algo lo suficiente, puedes caer en la tentación de presumir de lo que sabes de forma equivocada.

La sospecha: los prejuicios sin fundamentos nos llevan a sospechar de forma equivocada del inocente, a pesar de no tener pruebas suficientes para inculparlo. Es lo que le sucedió al protagonista de esta fábula.

Author

Estefanía Esteban es periodista y escritora de literatura infantil. Ha publicado el libro 'Cebricornio' con la editorial Babidibú.

TU COMENTARIO