El experimento de los monos y los plátanos que explica por qué obedecemos normas absurdas

Este relato es en realidad una fábula moderna que demuestra lo manipulable que es nuestro cerebro y nuestros comportamientos. ‘La trampa de los monos’ o el experimento de los monos y los plátanos, nos explica cómo se consiguió un comportamiento de unos monos sin que ellos mismos supieran el origen y el porqué de su comportamiento. Presta atención, porque es lo mismo que nos sucede a los humanos.

Un experimento sobre lo fácil que es manipular el cerebro: ‘La trampa de los monos’

Experimento de los monos y los plátanos explicado
El experimento de los monos y los plátanos o la trampa de los monos

Un hombre decidió un día hacer un experimento: encerró cinco monos en una jaula en donde había colocado una escalera y arriba, un plátano.

En seguida uno de los monos comenzó a subir la escalera para conseguir su banana, pero en cuanto el mono aventurero pisó la escalera, el resto de monos fue rociado con agua helada.

Otro mono intentó también subir la escalera y al instante el resto de monos fueron duchados con el agua fría.

Llegó el momento en el que los monos se lanzaban a por el osado que intentaba subir la escalera para detenerle, ya que ninguno quería que les empaparan una vez más con agua helada.

La trampa de los monos experimenta un cambio

Entonces el hombre retiró uno de esos monos y metió un mono nuevo. Este mono al ver la banana sobre la escalera, se lanzó a la por el primer peldaño, pero sin saber por qué, el resto de monos se lanzó a por él y comenzó a pegarle para detenerle.

El hombre de nuevo retiró otro de los primeros monos e introdujo uno nuevo. ¡Pobre infeliz! ¡Pensó que podría subir la escalera y conseguir el maravilloso plátano! Pero para su sorpresa, el resto de monos le atacó, incluyendo el mono anterior al que habían pegado sin saber por qué. Si todos lo hacían… debía ser que había que comportarse así.

Resultado final del experimento de los monos y los plátanos

De nuevo el hombre retiró a otro de los primeros monos que sí habían experimentado el frío de la helada ducha e introdujo otro mono nuevo que corrió la misma suerte que el anterior.

Y por fin el hombre retiró el último de los primeros monos e hizo entrar en la jaula a otro nuevo al que también pegaron al intentar acercarse a la escalera.

Al final, todos pegaban al que osaba a acercarse a esa escalera y ninguno de ellos había recibido la ducha de agua helada.

Moraleja: “Muchas veces obedecemos normas estúpidas sin saber por qué lo hacemos, solo porque lo hacen los demás”

Reflexiones sobre esta fábula moderna ‘La trampa de los monos’

Esta increíble fábula de los monos y los plátanos nos ayuda a entender cómo podemos llegar a ser manipulados solamente aprendiendo lo que vemos e imitando sin más a los demás:

El poder del ejemplo de otros: llama mucho la atención en esta historia cómo los monos que iban entrando nuevos y que no sabían absolutamente nada del castigo con agua fría a los que fueron sometidos los monos antiguos, terminaban actuando de la misma forma que los otros.

Ellos, al ver que cada vez que otro mono intentaba subir la escalera era atacado, asumieron esta norma como algo que debían respetar y seguir. Es lo mismo que nos pasa a las personas, que aprendemos de pequeños lo que vemos en los demás. El ejemplo que nos dan moldea nuestro comportamiento.

La necesidad de ser aceptados en sociedad: Los monos nuevos aprendieron de lo que veían en los demás, porque todos en definitiva necesitamos sentirnos integrados en la sociedad y si hay que cumplir una norma para que nos acepten, por estúpida que parezca, se cumple.

Más reflexiones sobre la fábula La trampa de los monos

Lo manipulables que somos: está bastante claro que es muy fácil manipular a una persona, igual que se hizo con los monos. Basta con que desde pequeño le enseñes que hay que respetar ciertas normas o creer en ciertos paradigmas. La mayoría terminará respetando esas normas porque es lo que ha visto a su alrededor y quiere ser aceptado por todos. Solo unos pocos ‘rebeldes’ intentarán ir contra corriente. En este caso, serán rechazados por la mayoría y todo se les pondrá muy ‘cuesta arriba’.

Cómo saber si obedecemos una norma absurda: si uno de los monos nuevos se hubiera planteado ‘¿por qué me pegan? ¿Qué hice mal? ¿Por qué no puedo subir la escalera?’, tal vez las cosas hubieran cambiado. Le hubieran pegado, sí, pero él tal vez no hubiera pegado al nuevo, ni el siguiente al ver que uno no participaba en la pelea, se hubiera unido.

Basta con que uno de los monos se hubiera planteado la posibilidad de no seguir la norma para que el experimento hubiera tenido un final muy distinto. Pero para eso alguien debe ser el primero en abrir los ojos y hacerse preguntas. Ante todo, buscar el origen de esa norma. ¿Tiene sentido? ¿De verdad es necesario actuar así? ¿Qué se consigue con ello? Preguntas que abren la mente y pueden llegar a cambiar muchas cosas.

Otras fábulas modernas fascinantes para reflexionar

Aquí encontrarás otras fábulas modernas que dan mucho que pensar. ¡Descúbrelas!:

Cuánto pesa un vaso con agua: resulta que un vaso con agua puede pesar de forma diferente a cada persona. Dirás que esto no es posible, pero… descubre qué simboliza el agua y por qué puede pesar más o menos. Un relato que tiene que ver con el estrés.

Sherlock Holmes y el campamento: ¿cuántas veces no habremos dejado pasar por alto algo que era de sentido común? Nuestra manía de intentar buscar la respuesta más compleja a veces nos impide ver lo más simple…

Los dos loros sabios: está muy bien que aprendamos de los libros. La teoría nunca está de más, pero… no olvidemos que la sabiduría real reside en nuestras experiencias y sobre todo, en la práctica. Fantástica fábula, sin duda.

Author

Estefanía Esteban es periodista y escritora de literatura infantil. Ha publicado el libro 'Cebricornio' con la editorial Babidibú.

TU COMENTARIO