Este cuento tradicional español te recordará mucho al de la Bella durmiente. Solo que en este, ‘La infantita que se convirtió en almendro‘, la princesa no se duerme… Tendrá varios pretendientes, pero solo aquel cuyo amor sea sincero y sin ningún tipo de dudas, podrá deshacer el hechizo… No te pierdas este interesante cuento de hadas para niños.

El increíble cuento infantil ‘La infantita que se convirtió en almendro’

Un cuento de hadas para niños: La infantita que se convirtió en almendro
El cuento de ‘La infantita que se convirtió en almendro’

Había una vez un rey y una reina que deseaban con todas sus fuerzas ser padres. Se lo pidieron tanto al cielo, que después de mucho esperar, la reina tuvo una hija, a la que puso de nombre Margalida.

Estaban tan contentos los reyes que decidieron dar una fiesta para celebrar su bautizo, e invitaron a todas las hadas del reino. A todas… menos a una, Isaura. La verdad es que se olvidaron de ella porque ni sabían que existía, pero el hada, furiosa, acudió al convite a pesar de no haber sido invitada.

Las hadas allí presentes concedieron maravillosos dones a la infantita: inteligencia, belleza, elegancia, bondad… Pero Isaura estalló en un grito atroz y dijo:

– ¡Cuando cumplas los 15 años, te convertirás en almendro!

Su hada madrina, Mafalda, apenada al saber que no podía deshacer del todo ese hechizo, se acercó a la pequeña y dijo:

– Sí, te convertirás en almendro, pero solo hasta que encuentres el amor.

Y el maleficio se cumplió. Margalida cumplió los quince años, y una mañana salió al bosque a buscar mariposas. Nunca más volvió. Se había transformado en almendro.

Los reyes, apenados, confiaban en que en algún momento alguien consiguiera romper el maleficio. Pero el tiempo pasaba y perdían las esperanzas. ¿Quién iba a enamorarse del un almendro?

Los primeros pretendientes de Margalida, la infantita que se convirtió en almendro

En plena primavera, el almendro floreció, y un pastorcillo que pasaba por allí se tumbó bajo las olorosas flores. Entonces, escuchó que el árbol decía:

– Pastorcillo, pastorcillo… soy la princesa Margalida. ¿Quieres ser mi esposo?

El joven miró hacia la copa del árbol y vio el rostro angelical de la princesa. Huyó de miedo pensando que aquel lugar estaba encantado.

Al día siguiente, pasó por allí un escudero, y el almendro le dijo:

– Escudero, escudero, soy la princesa Margalida. ¿Quieres ser mi esposo?

El escudero vio entonces la imagen de la princesa, con su cabello dorado y sus ojos azules como el cielo.

– Me gustaría, pero antes debo consultar si puedo

Y el escudero se fue.

Pasó por allí entonces un caballero y el almendro aprovechó para preguntar:

– Caballero, caballero, soy la princesa Margalida. ¿Quieres ser tú mi esposo?

El caballero, vanidoso, vio la imagen de la infanta y dijo:

– Solo si me muestras tu figura real… ¡odio ser engañado!

Y el caballero se fue.

El verdadero amor

Por último, se acercó hasta el almendro un príncipe que regresaba a su palacio. El almendro dijo entonces:

– Príncipe, príncipe, soy la princesa Margalida. ¿Quieres ser tú mi esposo?

Y el príncipe vio el rostro de la infanta, y sus trenzas de oro, y se enamoró de ella. Se inclinó de rodillas y sin dudar respondió:

– Sí, quiero.

Entonces la infanta salió del árbol, quedando roto el maleficio. Margalida vestía un hermoso vestido blanco y portaba una preciosa corona de flores de almendro.

Por el camino hacia su casa, y acompañada por su futuro esposo, el príncipe, se encontró con el pastor, el escudero y el caballero, que regresaban a por ella. Margalida le dijo al pastor:

– Tarde, muy tarde, pastorcillo…

Y dijo al escudero:

– Haber escogido sin tantas dudas, escudero…

Y al caballero, ni le miró, giró la cabeza como si tuviera enfrente a una sabandija.

Qué temas puedes trabajar con el cuento ‘La infantita que se convirtió en almendro’

Utiliza este cuento de hadas para hablar con los niños de todos estos temas:

– El sentimiento de rencor.

– El poder del amor.

La vanidad.

– La necesidad de confiar en nuestras emociones.

Reflexiones sobre este cuento de hadas para niños

Si te das cuenta, solo el amor verdadero, el que no duda, el que decide con el corazón con rapidez, es el que logró romper el maleficio que el hada Isaura había jurado por rencor y envidia. El amor, que todo lo puede:

El amor, antídoto contra las emociones negativas: Resulta que la madrina de nuestra protagonista no era capaz de romper el maleficio de Isaura, un hechizo muy poderoso porque nació de una emoción negativa muy fuerte: el rencor. Sin embargo, sabía que sí había algo capaz de destruir todo aquello que nace del odio, la venganza, la envidia o el rencor. Y ese algo es el amor. Siempre y cuando fuera amor verdadero. El amor puede vencer las más poderosas emociones negativas. Y así es cómo nuestra princesa consiguió deshacer el sortilegio.

El amor verdadero no duda: Hay algo muy curioso en este cuento, y está relacionado con los tres pretendientes que no pudieron romper el hechizo. Ni el pastor, ni el escudero ni el caballero lo lograron. ¿Por qué? Porque ninguno pudo sentir amor verdadero. El primero, por miedo. El segundo, por sumisión ante su amo, y el tercero, por vanidad. Estas tres características impiden florecer el amor: el miedo, las dudas que nacen de falta de confianza en uno mismo y que te obligan a pedir opinión a otros constantemente, y por supuesto, la vanidad y la soberbia. Sin duda, son los grandes obstáculos del amor.

Otros preciosos cuentos de hadas para niños

¿Te gustan los cuentos de hadas, como este de La infantita que se convirtió en almendro? Disfruta también de estos otros:

cuentos clásicos para niños
La Bella durmiente
Al este del sol y al oeste d ela luna o el rey oso blanco
Al este del sol y al oeste de la luna
Cuento para niños de los hermanos Grimm: El agua de la vida
El agua de la vida

– El cuento en el que está basado este, La bella durmiente: Sí, este famoso cuento de los hermanos Grimm tiene muchas similitudes con el de La infantita que se convirtió en almendro, aunque no es igual, por supuesto. Descubre en qué se diferencia.

Al este del sol y al oeste de la luna: Este cuento noruego narra una historia llena de fantasía y aventuras del que podemos sacar reflexiones sobre algunos valores esenciales.

El agua de la vida: Este es un cuento de los hermanos Grimm, que habla de generosidad y bondad frente a la codicia. ¡No te lo pierdas!

No dejes de leer estos cuentos tradicionales españoles para niños

Aquí encontrarás una buena selección de cuentos para niños originarios de España. Son cuentos tradicionales que normalmente tratan valores esenciales como la generosidad, la caridad, la empatía… ⏬

¿Te ha gustado el contenido?

Puntuación media 5 / 5. Votos: 1

¡Todavía no hay votos! Sé el primero en valorar el contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on pinterest
Estefania Esteban
Estefania Esteban
Periodista y escritora de literatura infantil.

¡Es tu turno! Deja un comentario y opina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *