Cuentos para adolescentes y adultos llenos de misterio

Este cuento, ‘Juan soldado’, es un popular cuento mexicano, que habla de cómo un valiente soldado consiguió vencer al mismísimo diablo. Un cuento de miedo ideal para adolescentes, jóvenes y adultos.

Un inquietante cuento de miedo para adolescentes: Juan soldado

Cuentos de miedo para adolescentes: Juan soldado
Juan soldado, un cuento de miedo para adolescentes y adultos

Cuentan que hace mucho tiempo, existió un joven soldado apuesto y valiente que un día pidió dejar el ejército para probar otras cosas en la vida. Su nombre era Juan. Pero pronto se le acabó el dinero. Y un día, pensaba en voz alta, cuando dijo:

– ¡Daría hasta mi alma al diablo por tener dinero!

Y de pronto, apareció junto a él el mismísimo diablo, con su traje rojo y sus cuernos que se veían por debajo del capuchón.

– Tal vez yo pueda ayudarte- le dijo meloso-, aunque antes debes demostrar que eres realmente valiente.

Juan le enseñó sus cicatrices de haber combatido en las batallas, pero al diablo no le pareció bastante, así que hizo aparecer un enorme orangután con un garrote imponente en la mano, al que Juan mató con su bayoneta sin dudar.

– Vaya, veo que sí eres tan valiente como dices ser… Está bien- dijo el diablo- Te concedo tu deseo, pero con condiciones. Tendrás que ponerte la piel del orangután y encima, mi traje. No podrás lavarte ni cortar pelo ni barba. De esta forma, cada vez que metas la mano en el bolsillo, lo tendrás lleno de dinero. Pero si incumples alguna de estas condiciones, tu alma será mía para siempre.

Juan soldado comienza a hacerse muy rico

Juan aceptó el trato, y empezó a convertirse en una persona muy pero muy rica. Sin embargo, le costaba mucho acercarse a la gente. Con esa apariencia, pocos querían estar cerca de él. Normalmente solo lo hacían por el dinero.

Juan llegó a tener tanto dinero, que decidió enterrarlo. Buscó un buen árbol en medio del bosque y cavó un buen agujero. Pero cuando estaba vertiendo las monedas, apareció un bandido con una pistola en la mano.

– ¡Manos arriba! ¡Dame todo lo que tienes de dinero!

Pero Juan, sin ningún miedo, saltó encima del hombre y le quitó la pistola. Después intentó ahogarlo. Pero el bandido, que era en realidad el diablo, le arrojó llamas y el abrigo de piel de Juan comenzó a arder. Tuvo que rodar por el suelo para apagar el fuego, pero quedó chamuscado.

– Vaya, realmente eres valiente y cumples las normas que te impuse- dijo el diablo- Pero añadiré algo más antes de que puedas librarte de esta apariencia. Serás aún más feo con ese abrigo de piel chamuscado. Veremos si alguien quiere acercarse a ti…

Diciendo esto, el diablo se alejó.

El bosque encantado

Desde entonces, Juan lo pasó realmente mal, ya que las personas pensaban que era un monstruo e intentaban matarlo. Pero él no incumplió ninguna de las normas impuestas por el diablo. Es más, decidió alejarse y vivir en soledad para no acabar apedreado.

Encontró unas tierras rojas, con los árboles negros.

– Aquí viviré- dijo.

Pero entonces vio un hombre labrando y se acercó a él.

– ¿Cómo es que vives por aquí en este lugar tan espantoso?- le preguntó Juan.

El hombre se asustó al verlo, pero al fin le contestó.

– Soy el rey de este lugar. Fue encantado por el terrible gigante Barbas de plata. Convirtió a mis súbditos en árboles y a mis hijas en fuentes de agua. A mí, en labrador al cuidado de estas tierras encantadas.

– Pero… algo se podrá hacer para romper el hechizo…

– Sí, arrancarle un colmillo a Barbas de plata, pero tiene la fuerza de mil hombres y nadie lo ha conseguido. Todos terminan transformados en animales.

– Deja que lo intente- dijo al fin Juan.

En ese momento apareció el gigante, lanzando chispas de fuego:

– ¿Quien osa en desafiarme de esa forma? ¡Te convertiré en culebra!- dijo Barbas de plata.

El triunfo de Juan soldado

Pero Juan no contestó. Agarró el azadón del labrador con rapidez, saltó sobre el gigante y de un certero golpe le arrancó un colmillo. Fue tan rápido que Barbas de plata no pudo defenderse.

El gigante entonces dio un terrible grito, se convirtió en lechuza y se fue volando. No era otro que el diablo. En ese momento el bosque dejó de estar encantado. Todos recuperaron su forma anterior. El rey estaba tan agradecido que le dijo a Juan:

– Te daré todo el dinero que desees. O si lo prefieres, gobernar conmigo el reino.

– Señor, tengo mucho dinero, no deseo más… Y soy demasiado ignorante para gobernar un reino.

– Entonces, te concedo la mano de una de mis tres hijas.

Pero cuando Juan, con su horrible aspecto, llegó al castillo, tanto la hija mayor como la mediana salieron corriendo. Solo la más pequeña miró a su padre y se acercó con delicadeza a Juan. Le tomó de la mano y dijo:

– Yo estoy dispuesta a pagar la deuda de mi padre.

Pero Juan, al que le gustaba mucho esa muchacha, le dijo, tendiendo la mitad de una medalla en su mano:

– Eres realmente bondadosa. Toma esta media medalla. Si en tres años no he regresado, podrás hacer con tu vida lo que quieras.

Juan entonces se alejó, esperando que el diablo le devolviera por fin la libertad. Y al cabo de un tiempo decidió desenterrar su dinero. Estaban a punto de cumnplirse los tres años desde que dejara en el castillo a su prometida.

El final de Juan

Pero cuando Juan llegó al árbol, se encontró con el diablo, que le dijo:

– Has cumplido tu palabra, Juan soldado. Y has ganado tu recompensa. Dame mi traje y toma tu uniforme.

Entonces, Juan recuperó su aspecto humano. Recogió todo su dinero y se fue al castillo.

Al principio, nadie le reconoció, pero con ese uniforme y tan apuesto, fue muy bien acogido. Las hijas mayores del rey no dejaban de mirarle. La pequeña, sin embargo, parecía distraída… Hasta que Juan le dijo:

– Tengo algo para ti- Y le mostró la mitad de su medalla.

A la joven entonces se le encendieron los ojos y fue corriendo a su lado. Al fin se dio cuenta de quién era. La boda se celebró en unos días y Juan su la hija del rey fueron felices el resto de sus días.

Reflexiones sobre este cuento para adolescentes y adultos

Está claro que las promesas están para cumplirlas, aunque a veces encontremos muchas ‘tentaciones’ por el camino:

Cuidado con las tentaciones: Juan deseaba algo pero tenía un precio, una serie de condiciones que no todos estarían dispuestos a cumplir. Tenía que renunciar al amor y el cariño de la gente con tal de atesorar dinero. Muchos hubieran sucumbido a la necesidad de recibir atención de los demás, pero Juan se mantuvo firme en su promesa. En la vida muchas veces encontramos tentaciones que nos impiden cumplir normas, apuestas, y hasta alcanzar metas. Si nos mantenemos firmes y nos concentramos en el objetivo, si valoramos las consecuencias de caer en esa ‘tentación’, tal vez consigamos vencerlas.

La ausencia de miedo de Juan: este cuento se parece en su base al de ‘Juan sin miedo’, en el sentido de que el protagonista era tan valiente que no sentía miedo por nada. Solo lo sintió al final… su miedo era a hacer daño a una persona que quería. Fue al conocer a la hija del rey cuando se dio cuenta de que en realidad con su aspecto, la joven podía recibir burlas de los demás. Ese miedo a hacerla daño es el que le hizo alejarse. Tras liberarse de su terrible apariencia fue cuando decidió regresar.

La honestidad: Juan cumpliño su promesa. Fue honesto y demostró al diablo que era en el fondo más fuerte que él. No solo más valiente, sino inteligente y leal. Valores que el diablo no puede tolerar. Por eso tuvo que liberarle del ‘encantamiento’. En realidad no podía quedarse con un alma tan pura.

Más cuentos de miedo para adolescentes realmente increíbles

Si te gustan las historias de miedo, atrévete a leer también estas otras:

Cuento de miedo para adolescentes: el espectro y el salteador de caminos
El espectro y el salteador de caminos
El rey y la peste, fábula árabe sobre le miedo
El rey y la peste
La garita del diablo, una leyenda de Puerto Rico
La garita del diablo

El espectro y el salteador de caminos: una extraña y misteriosa historia de Daniel Defoe, en donde nos advierten de las falsas apariencias y el peligro de lo desconocido.

El rey y la peste: en esta ocasión te proponemos leer una fábula corta sobre la muerte que te dará qué pensar…

La garita del diablo: una leyenda que hace que cada año miles de personas vayan a visitar esta garita de Puerto Rico. Descubre qué tremendo suceso ocurrió allí.