Un fantástico cuento de Daniel Defoe sobre una misteriosa aparición

El gran escritor británico Daniel Defoe nos dejó numerosos cuentos en donde quiso indagar en misterios y sucesos paranormales, relacionados con lo desconocido. Es el caso de este cuento, ‘El espectro y el salteador’, un cuento de miedo para adolescentes y adultos en donde una vez más, el escritor de ‘Robinson Crusoe’ juega con el miedo que nos producen los sucesos inexplicables. No te pierdas esta fantástica versión.

Un asombroso cuento de miedo para adolescentes: ‘El espectro y el salteador’

Cuento de miedo para adolescentes de Daniel Defoe: el espectro y el salteador de caminos

Cuentan una historia realmente asombrosa y espeluznante acerca de Hind, el salteador de caminos más conocido tras Robin Hood. Y lo que cuentan tiene que ver con el mismísimo demonio. O al menos eso piensan los que han oído el relato.

La historia de Hind narra cómo un espectro se le apareció en uno de los caminos donde el bandido solía perpetrar sus fechorías.

Lo cierto es que el espectro conocía bien a Hind, y sabía en qué posadas descansaba. Así que fue hasta una de ellas vestido con un simple traje de ganadero. Llevaba consigo una pesada maleta que hizo llevar hasta su habitación, con la intención de que todos supieran que transportaba algo importante en ella.

Hind contaba con ojos en todas partes, personas a las que pagaba a cambio de información, y pronto le llegó la noticia de que aquel humilde ganadero transportaba en realidad una buena suma de dinero. De hecho, le habían visto sacar el dinero de la maleta y repartirlo en dos bolsas de igual peso. Colocó cada una a cada lado de su caballo.

Hind planeó esa noche el asalto a ese forastero en uno de los cruces de su camino favorito. Lo haría a la mañana siguiente.

El asalto al forastero y la espeluznante sorpresa

Hind se escondió tras unos árboles en medio del camino por donde debía pasar el ganadero aquel día. En cuanto vio que se acercaba, salió a su encuentro, con una pistola en cada mano.

– ¡Baja ahora mismo del caballo y entrégame todo el dinero!-gritó Hind amenazante.

– No llevo nada de valor. Solo soy un humilde ganadero…- lloraba y se quejaba el demonio.

– ¡No me vengas con cuentos! ¡Sé que llevas a cada lado del caballo un saco lleno de monedas! ¡Baja, te digo!

El salteador tomó las riendas del caballo y lo sacó del camino. Lo llevó hasta una explanada oscura del bosque y volvió a amenazar al hombre.

Y aunque en un principio el espectro se negaba a bajar del caballo, finalmente Hind cortó los estribos e hizo bajar a trompicones al hombre, que aparentemente, parecía muy asustado.

El bandido cortó las cuerdas que ataban los sacos al caballo y se dispuso a abrirlos, mientras el espectro contemplaba todo tras él.

Pero, lejos de encontrar lo que esperaba, a Hind se le encogió el corazón, se le paralizó toda la sangre y un fuerte nudo pareció apretar al instante su garganta. Al abrir los sacos que transportaba el ganadero, en lugar de dinero, encontró una cuerda y un trozo de latón con la forma exacta de una horca. Lo peor fue cuando escuchó tras de sí, con una profunda voz cavernosa:

– ‘He aquí tu destino, Hind… ¡ten cuidado!’.

El ganadero le había llamado por su nombre. ¿Cómo lo sabía? Cuando el bandido se dio la vuelta, no encontró nada más que unas monedas en el suelo. Las monedas sumaban el total del sueldo que recibe un verdugo para hacer su trabajo.

Reflexiones sobre el cuento de Daniel Defoe ‘El salteador de caminos’

Aquí tienes uno de los increíbles cuentos de Daniel Defoe (1660-1731), un escritor al que le gustaba narrar hechos inexplicables y sucesos paranormales, esos que atemorizan a la mayoría de personas: los espectros, la aparición del diablo, incluso el desdoblamiento durante el sueño.

Este, en concreto, cuenta la aparición del demonio en forma de espectro:

La advertencia moralista en forma de espectro: Si te das cuenta, el espectro, que representa al diablo, llega con un mensaje, con una advertencia. No hace ningún daño al bandido, sino que se aparece para indicarle que debe cambiar de vida o terminará en la horca.

El simbolismo del camino donde se le aparece el demonio: El camino es todo un símbolo para remarcar el mensaje del demonio. El espectro es interceptado en el camino que utiliza el bandido para realizar sus fechorías. El demonio lo utiliza para indicarle que va por un camino directo hacia sus garras. Si no quiere terminar en la horca, deberá cambiar de camino, que viene a decir ‘deberás cambiar tu forma de ganarte la vida’.

El pago del espectro y su similitud con el pago a Judas Iscariote: Las similitudes entre esta historia y la traición a Jesucristo de Judas Iscariote es más que evidente, ya que Judas, según los evangelios, recibió a cambio de su traición unas monedas de plata y después, ahogado por el remordimiento, terminó ahorcándose en un árbol. Y es precisamente junto a un árbol donde el bandido de esta historia recibe la cuerda y la horca, junto a las monedas por su servicio a favor del demonio. De nuevo, Defoe intenta trasladarnos el sentimiento de angustia, de culpa y de arrepentimiento de alguien que es consciente de que no está a favor del bien.

Otros fantásticos relatos de Daniel Defoe para adolescentes y adultos

Disfruta con los perturbadores cuentos de Daniel Defoe, que siempre concluyen con un mensaje bastante claro acerca de la distinción entre el bien y el mal. Si te gustó este cuento, disfrutarás también con estos otros:

La extraña experiencia de dos hermanos: ¿Puede alguien ser capaz de trasladarse en sueños hasta otro lugar? El escritor británico investiga uno de los sucesos paranormales más estudiados: el desdoblamiento en sueños. No te pierdas esta increíble historia.

La historia de los 22 bandidos: Ni una veintena de bandidos sangrientos podrán con el bien. Increíble historia en donde los espíritus del bien tendrán que librar una auténtica batalla campal.

La aparición de Mrs Veal: La amistad puede ser tan poderosa y capaz de atravesar la débil frontera entre la vida y la muerte. ¿No te lo crees? Después de leer esta espectacular historia, no te quedarán dudas…

El adivino de la feria de Briston: En esta ocasión, Defoe relata el comportamiento de los falsos adivinos, que utilizan toda clase de astucias para conseguir lo que desean.

El acusador fantasmal: El remordimiento puede convertirse en un verdugo. Y sino, que se lo pregunten al protagonista de esta historia, que se encaminó tranquilo a un juicio hasta que ocurrió lo que vas a leer en este cuento…

Author

Estefanía Esteban es periodista y escritora de literatura infantil. Ha publicado el libro 'Cebricornio' con la editorial Babidibú.

TU COMENTARIO

Pin It