Esta preciosa leyenda peruana, ‘El pájaro carpintero y el tucán’, nos llega a través del pueblo indígena de los huambisas, que habitaban hace cientos y cientos de años la zona peruana de la selva amazónica. Además de hablarnos de cooperación y solidaridad, esta leyenda explica por qué los pájaros carpinteros tienen en la cabeza unas plumas de alegre colorido, normalmente, rojo y amarillo.

La leyenda de la Amazonia del Pájaro carpintero y el tucán

La leyenda ‘El pájaro carpintero y el tucán’

Cuentan los más ancianos que hace mucho, mucho tiempo, recién creado el planeta y los animales, los pájaros carpinteros, que eran de un color oscuro todos ellos, tenían la gran habilidad de hacer agujeros en los troncos de los árboles para construir sus nidos. En cambio, los tucanes, fueron creados con hermosas plumas de colores y un largo y robusto pico. Pero eran incapaces de construir nidos, y se veían obligados a vivir en la intemperie. Y eso, en medio de la selva Amazónica, donde llueve tantos días al año, no era una buena idea…

Un día, un joven pájaro carpintero picaba sin cesar el tronco de un árbol en medio de la selva. Tenía prisa por hacer un nido, porque quería poner allí un huevo y criar una familia. Estaba el pájaro carpintero muy atareado y no paraba de picar:

– Toc, toc, toc…

Atraído por el ruido, un elegante y hermoso tucán se posó sobre una rama cercana. No podía dejar de admirar al pájaro carpintero, que seguía trabajando sin distraerse ni un instante:

– Toc, toc, toc… toc, toc, toc…

Entonces, el tucán le dijo:

– No te molestará que te mire, ¿no? Me dijeron que vosotros, los pájaros carpinteros, sois los mejores haciendo nidos. Y creo que no mienten….

La propuesta del pájaro carpintero al tucán

El pájaro carpintero, sin dejar de trabajar, respondió:

– Creo que sí, amigo tucán, que somos los más hábiles haciendo nidos.

– Yo en cambio, con este pico tan grande que tengo, soy incapaz de hacer un nido. Y me veo obligado a vivir con miedo, en plena Naturaleza, sin un lugar donde resguardarme de la lluvia y criar seguro a mi familia. Ojalá tuviera tu habilidad.

– Bueno, tucán, pero tienes unas plumas muy hermosas… – dijo entonces el pájaro carpintero- Mira, se me ocurre una idea. ¿Qué tal si hacemos un trato? Tú me das unas plumas de colores para realzar un poco mi cabeza y yo a cambio te construyo un nido para que puedas utilizar con tu familia.

– ¡Me parece una idea estupenda!- respondió el tucán entusiasmado.

Entonces, el tucán se arrancó las plumas más bonitas que tenía en la cabeza y se las ofreció al pájaro carpintero. Eran unas plumas rojas. A cambio, el pájaro carpintero terminó en muy poco tiempo el nido que estaba haciendo y se lo regaló a su nuevo amigo.

Desde entonces, los pájaros carpinteros tienen un gracioso y colorido penacho de plumas rojas en la cabeza, y los tucanes, aunque perdieron esas plumas tan hermosas, tienen un lugar seguro donde guarecerse de la lluvia en la selva. Ambas especies son muy buenas amigas.

Qué valores puedes trabajar con la leyenda ‘El pájaro carpintero y el tucán’

Utiliza esta leyenda peruana para hablar de:

– La cooperación.

– La generosidad.

– Cómo salir beneficiados con un trueque.

Reflexiones sobre esta leyenda para niños

En lugar de presumir de una habilidad o don, se puede compartir con los demás, de tal forma que todos salgan beneficiados:

Un trueque que beneficia a las dos partes: si los protagonistas de esta leyenda hubieran sido vanidosos o celosos, hubieran competido entre ellos en lugar de cooperar. Uno hubiera presumido de su gran habilidad haciendo nidos en los árboles mientras que el otro hubiera hecho lo mismo pero respecto a la belleza de sus plumas. Y por supuesto, no hubieran querido compartir su don con el otro. Sin embargo, lejos de competir o creerse más que el otro, los dos pájaros nos dan un gran ejemplo de lo que se puede conseguir con generosidad y cooperación. Compartir con los demás nuestras habilidades siempre resulta más beneficioso que intentar presumir sin más de ellas.

Juntos, mucho mejor: desde el momento en el que los dos pájaros hacen ese trueque, se forja entre ellos una gran amistad. La generosidad une y por supuesto, nos ayuda a mejorar. Tanto el tucán como el pájaro carpintero, a partir de entonces salieron ganando. Uno al conseguir un lugar seguro donde vivir, gracias a su amigo el pájaro carpintero, y este ’embelleciendo’ su aspecto gracias a las plumas cedidas por el tucán. Los dos hacen un gran equipo.

Otras interesantes leyendas con valores para niños

Aquí tienes más leyendas tan asombrosas como la que acabas de leer, y que además de contarnos una interesante historia, transmiten valores esenciales sobre los que puedes reflexionar tras la lectura:

Leyenda de Perú sobre el cóndor
La leyenda del cóndor
Una interesante leyenda de Brasil: Los loros
Los loros
Leyenda de Bolivia para niños: Los niños y el fuego
Los niños y el fuego

– Sobre los celos y sus consecuencias, la Leyenda del cóndor: los celos nos llevan a cometer actos muy peligrosos. Pero sobre todo, el celoso suele terminar quedándose solo. Descubre por qué el cóndor es un ave tan solitaria…

Los loros: la soberbia termina siendo castigada de una u otra manera. Al menos es lo que les sucedió a los loros, que hace tanto tiempo, según esta leyenda, eran capaces de hablar y razonar como los humanos.

Los niños y el fuego: la solidaridad es un valor esencial que no solo ayuda a los demás… La solidaridad termina devolviéndonos de alguna forma lo que damos. No te pierdas esta preciosa leyenda de Bolivia.